Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C EN WASHINGTON: MR. JACK, EL GANADERO MAS FELIZ Y FAMOSO EN DALLAS Posee elsemental ideal Y con él tratará de mejorar la ganadería de la América española r j ASHINGTON. (Crónica de nues tro corresponsal. Por unos amiV V gos comunes entré en relación, hace un tiempo, con Mr. Jack Asi le llama todo el mundo en Texas, en Nuevo México, en México, en muchas Repúblicas hispanoamericanas, Mr. Jack, con una mezcla de cariño y respeto. En el gran Estado de Texas, que es como una nación, Mr. Jack es conocido desde Dallas a San Antonio y desde San Antonio a Amarillo, que es más que decir de Barcelona a Cádiz y de Zaragoza a La Corona. Su nombre es Jack Danciger y nació en la sierra de Taos, Estado de Nuevo México, donde todavía se habla un castellano del Quijote. De niño (pastoreaba el ganado de su padre, un modesto agricultor de las montañas, y traficaba con los indios de la sierra. A los dieciocho años fue a Chicago, se colocó en una compañía conservera de carne y aprendió inglés. Luego se fue a Surtamérica a vender tuberías, regresó a Estados Unidos y montó una fábrica de cerveza, hasta que la prohibición le arruinó. Entonces funde un periódico en español, en Kansas, El Cosmopolita dedicado a promover las relaciones con la América del Sur. México le nombró cónsul honorario en la ciudad de Kansas. Con sus cuatro hermanos entra en negocios de petróleo y se hizo rico. Pero las ilusiones en la vida de Mr. Jack eran otras. El petróleo es un negocio rudo, implacable y sin espiritualidad. Se gana dinero y nada más... decía Jack Danciger con un gesto de cansancio. Cuando hubo ganado bastante, se dedicó a sus ilusiones. Estas eran dos: el ganado y la América española; el ganado, que había pastoreado en su niñez, y la América cue hablaba la lengua de la vieja casona de la sierra de Taos. Ahora, en un rancho de 1.000 hectáreas situado al oeste de la ciudad de Dallas, The Half Circle Rancia el Semicírculo, Mr. Jack atiende a los que considera los ideales de su vida. Es un hombre extraordinario, del cttal los sudamericanos- -y desde luego, los españoles- -tendremos que hablar mucho un día... El otro día me enteré del suceso en una revista de ganadería y llamé a Mr. Jack por teléfono a su rancho: ¿Es cierto, Mr. Jack, -Como usted lo ha leído. ¡Soy el hombre más feliz del mundo! Venga a Texas y me dará usted la razón... ¿Cuándo viene? Me era imposible hacer el viaje- -lo haré el próximo verano- -y me prometió escribirme dándome detalles de lo que sucedía Detalles, fotografías, recortes de los diarios de Texas, lo que quisiera. ¡Soy un hombre feliz! A los dos días recibía un voluminoso sobre aéreo de Mr. Jack. Una carta de muchas páginas, escrita en excelente castellano, papeles, revistas ganaderas. Era la explosión de un hombre satisfecho que necesita hacer a los demás partícipes de su fortuna... La carta de Mr. Jack Danciger, fechada en Fort Worth, Texas, empezaba así: Durante las últimas décadas he tenido la fortuna de recibir honores y distinciones de los Gobiernos y entidades de varios países hispanoamericanos. Ello me ha emocitxiado mucho. Pero ahora he experimentado una emoción similar, si no más gran a de convertirme en propietario de iv- tercera parte del interés de un maravilloso animal, Prince 105 S. A. F. el toro más valioso del mundo. Desgraciada Si Mr. Jack valorase el tero Prince 105 por su puro valor financiero, como semental, su compra sería sensacional de todos modos, pero no pasaría de una operación de ganadero atrevido. Pero hay mucho más. La aspiración de Mr. Jack Danciger es más ambiciosa. Quiere mejorar la ganadería de la América española. Hasta ahora se había limitado a comprar un pulmón de acero ipara tal hospital sudamericano; MEDIO MILLÓN BE DOLARES POR UN a pagar un monumento a tal héroe de la SEMENTAL Independencia; a sufragar unas becas de estudio en Estados Unidos, a propagar la Lo que ha hecho la felicidad de Mr. Jack, idea de la indispensable solidaridad inganadero de Texas, criador de Angus- -me- teramericana. Aspira a más. Quiere traer Üor dicho, Aberdeen- Angus que los ga- a sus ranchos a jóvenes estudiantes agrónaderos de esta raza son ¡muy puntillo- nomos de Hispanoamérica, pagarles todo sos- ha sido la adquisición de la tercera el gasto de su estancia, ofrecerles gratis la ¡parte de la propiedad del semental Prin- experiencia de la cría de ganado de raza, ce 105 por 100.000 dólares. Dicho de otro enviarlos después a las mejores Escuelas modo: -Mr. Jack es hoy copropietario de Agrícolas norteamericanas. Quiere que un ejemplar bovino cotizado en 300.000 dó- aprendan el inglés y propaguen el español, lares. SI semental más caro del mundo. Y quiere ¡más: cuando el estudiante, ya Los otros dos propietarios son un ranchero graduado, regrese a su país, Mr. Jack le rede Kansas, Simón, y un ranchero de Te- galará un novillo Angus, hijo de Prinxas, Hampton. ce 105 y unas vaquillas- -vaconas, dice Mr. Jack, que cree primero en Dios él- y un caballo, y unas gallinas de raza. y después, inmediatamente después, en la Haré esto- -me escribe- -y además disraza Angus para la cria de ganado de car- frutaré de la suerte de ser copropietario ne, se pasó largos meses tratando de com- del Colmo de los colmos obsequiando prar Prince 105 a sus dos propietarios. con algunos de sus más ilustres vastagos Llegó a ofrecer por el toro 500.000 dólares. a los presidentes de todos los países sud- Fracasó y tuvo que conformarse con la ter- americanos... Naturalmente, no me olvicera parte de la propiedad, cuya cabeza, daré de Ike, en caso de que él no tenga levantada por la mano firme de Mr. Jack, tiempo de reunir lo suficiente para adquipodrán admirar los lectores de A B C en la rir la clase de toro con que yo le quiero fotografía que ilustra esta crónica. obsequiar para agregarlo a su ya famoso Mr. Jack, que había organizado ya en ganado Angus de su feudo de Gettysburff. José María MASSIP su rancho una ganadería extraordinaria, e s p e r a conseguir, cen Prince 105 una g a n a d e r í a ideal. La estirpe paterna y materna de este toro es impresionante. El valor de un toro- -me dice en su carta- -está determinado por el tipo de iterneros que p u e d e producir... En la línea genealógica superior del p e d i g r e e de Prince 105 se encuentran los sementales más famosos de la raza Angus. Su padre produjo más de quinientos terneros y novillas, por los que se han pagada más de un millón de dólares; su. abuelo, Prince Sumbean 29 produjo seis campeones internacionales y más de dos millones de dólares en hijos e hijas... Las hembras pertenecen a aquellas vacas famosas de la familia Hartley Edella... Mi toro es el ejemplar perfecto del Angus, al que no puede encontrarse falta... El 14 de este mes cumple cuatro años... Su estirpe es perfecta... Mr, Jack con su Prinee 105 un fantástico ejemplar Angus, del que posee Ja tercera parte: 100.000 dólares. (Poto Lee ngl mente, el idioma inglés carece de superlativos para describir algo tan extraordinario como Prince 105 S. A. F. y, por lo tanto, formaré una frase que llenará esta deficiencia llamándole Cohno de los colmos Este príncipe y su familia constituyen la Familia Real del reino vacuno...