Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
r A B C. M A R T E S 3 DE MAYO DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG. 34 concertar en muchas ocasiones al trío defensivo blanco, casi siempre descolocado delante de sus propias posiciones. Sobró lentitud a Muñoz, incapaz de arrebatar el balón a un contrario, tardo en el corte y desacertado en el disparo desde lejos; anduvo como una tortuga OÍsen, que fue el que más tiró, pero también, dicho sea en su honor, el que peor lo hizo, y si no acertó nunca, que perdió dos preciosas ocasiones de marcar, solo ante la puerta, en una. con Saso batido, tampoco Genio coronó nunca sus avances con una internada verdaderamente efectiva. Sólo Rial por juego y Pérez Paya, por estar encima, fueron peligrosos, pero para ellos tuvieron calidad de sobra Matito, Lesmes y Losco, que se mostraron infranqueables. El momento culminante del aburrido encuentro fue el minuto veinticinco del segundo tiempo, en que como réplica a un fuera de iu go de Pérez Paya, el balón lanzado largo por Lesmes fue a poder de Morro, a los pies mismos de Oliva, que fallaba y no encontraba manera de retener al interior camuflad de ariete vallisoletano. Morro avanzó a trompicones y tiró antes de jue Alonso consumara su salida, para lograr el gol que parecía el de la inevitable derrota del mejor equipo sobre el campo. Nadie creía ya ni en el empate madridista, pt ¡rque cumplidameníe había demostrado el once campeón su absoluta incapacidad de perforar la meta de Saso. Y, sin ereibarg- o- -así es el fútbol- aquella delantera, incapaz logró lo que parecía imposible, gracias a una aparente mala jugada de Navarro. El defensa, en el centro del campo, se hizo con la pelota, dribló con exceso, y cuando la telaraña vallisoletana le había encerrado en su malla, no encontró otro recurso que pasar a Oliva que estaiba muy a retaguardia. El rápido despeje del defensa central fue a poder de Kial, éste colocó la pelota por entre el tnpido cedazo a los pies de Pérez Paya, que, a dos metros del portal, batió a Sasot por indecisión de éste. Dos bruscos contragolpes habían sacado en pocos minutos al marcador de la triste quietud en que estuvo durante cinco cuartos de hora. SIN DISTINGUIDOS Cuando hay un partido como el del domingo, casi no es posible citar jugadores distinguidos. La lista general fue esta: MADRID. -Alonso; Navarro, Oliva, Lesmes; Muñoz, Zárraga; Atienza, Olsen, Pérez Paya, Rial y Gento. VALLADOLID. -Saso; Matito, Lesmes, Losco; José Luis, Tini; Domingo, Murillo, Morro, Lolo y Valdés. Nadie en el Real Madrid hizo un partido digno de su historia, si excluímos a Rial y a Zárraga. En el Valladolid brillaron Saso, magnífico en el cierre de los últimos huecos, y los tres defensas, solidísimos, bien escalonados, efectivos en el corte, con la ayuda de los medios y de Lolo. El resto del equipo jugó a la perfección el sistema que se había impuesto. Mereció por consiguiente e) éxito que representa salir imbatido de Chamartín. Si nos hubiera gustado el arbitraje del Sr. García Fernández, le hubiéramos puesto un telegrama. Sus fallos fueron los graves resultantes de una obstinada decisión de no señalar castigos que pudieran decidir el encuentro. Quizá, en el fondo de todo, haya hecho un buen servicio al Real Madrid. Sin quizá, arbitros que actúan así le hacen un flaco servicio a nuestro fútbol. -Lorenzo LÓPEZ SANCHO. Gaínza dirigió la delantera del Atlético de Bilbao PAZOS SALVO VARIOS GOLES Y PINA MARCO EL DEL HERCULES Bilbao 1. En San Mames, ante gran concurrencia, se celebró ei partido eliminatorio de Copa, entre el Atlético de Bilbao y el Hércules, cuyo resultado fue de 5- 1 a favor de les vascos. El Sr. Soler Llop hizo un buen arbitraje, aunque no aplicó la ley de la ventaja, y los equipos formaron así: Atlético de Bilbao. -Carmelo; Orúe, Garay, Canito; Mauri, Maguregui; Arteche, Marcaida, Arieta, Uribe y Gainza. Hércules. -Pazos; Seoans, Estenaga, Santos; Alvarín, Ernesto; Macalita, Almagro, Xiráu, Pina y Oñoro. El Atlético se lanzó a fondo dispuesto a resolver pronto el partido, y, casi de salida, empezaron a producirse situaciones peligrosas ante la puerta forastera. El Atlético mueve bien el juego, conducido por Gaínza, quien desconcierta a la defensa visitante con sus centros y cambios. Es precisamente Gaínza. quien consigue el primer gol a los veintiún minutos, tras combinación con Uribe, que concluye de gran tiro raso cruzado. A los veinticinco, Mauri cambia a la izquierda, Gaínza entrega a Uribe, y éste sesga un gran tiro que llega a las mallas. A los treinta y seis minutos, Gaínza avanza rapidísimo por el centro y, atrayéndose a los defensas, cede a Arteche, que está solo, y éste bate a Pazos, de tiro a media altura. Instantes después se produce el único avance peligroso alicantino. Almagro pasa a Xiráu, éste se interna, aprovechando la caída de Garay, y cede a Oñoro, quien dispara de cerca, pero Carmelo intercepta con el pie. Termina la primera parte con tres- cero. Luego, en la continuación, sigue la superioridad atlética. Ei Hércules abre sus lineas, pero los bilbaínos, más libres, actúan mejor. Pazos envía a córner un remate excelente de Marcaida. La delantera rojiblanca desarrolla jugadas de peligro, que se aplauden, pero fallos de Arteche y Arieta malogrr- n las oportunidades. El Hércules es desbordado fácilmente y Pazos se muestra magnifico en sus paradas. Por fin, a los veinte minutos, llega el cuarto gol, en centro corto de Arteche, que remata de cabeza Arieta, en plancha. Al LOS EQUIPOS ANTE EL GOL En. pocas ocasiones las estadísticas ofrecerán unos balances tan. inconsecuentes como el que ofrece, la que efec- tuamos el domingo durante el partido entra üos equipos Real Madrid y Valladolid. Resulta que el equipo vallisoletano, del que sólo dos jugadores y el lesionado Valdés mostraron ciertas actitudes ofensivas, disparó dos veces hacia la portería de Alonso en la primera parte y cuatro, en la segunda, Todos esos disparos salieron fuera, menos uno, que llegó hasta el fondo 1 de la red. Mientras tanto, el balance que ofrece la capacidad ofensiva, aunque a la vez imü- uctuosa, parece considerable y, sin embargo, como los goles son los que decidon los partidos, ahí está el empate, como signo psligroso y perturbador para la tranquilidad del Madrid. El resultado del recuento de disparos ofrece el siguiente estadillo: REAL MADRID A puerta Fuera Atienza Olsen Pérez Paya Rial Gento Zárraga Muñoz Navarro Lesmes Total VALLADOLID Domingo Morro Murillo Valdés Total- -5 5 5 4 2 1 2 1 2 1 1 2 5 1 -1 15 23 A Puerta Fuera- -1- -1 2 1 1 l 5 R. G. -1 el cigarrillo de calidad LÜCKY STRIKE v IT S TOASTED