Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
J U E V E S 28 DE A B R I L DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 41 y de Dostoiewski, Cervantes ter a que ser A B C en París amado en régimen de libertad o bajo régimen comunista. Ahora las gentes en Rusia escriben menos. ¡Poco se puede escribir bajo el terror! Pero varios viajeros me han corroborado las noticias sobre la densidad de lectores en un país donde las noches de invierno son inacabables y donde las diversiones públicas existen en proporciones ínfimas. A muchos de los millorusos no Desde 1917 se han publicado en la U. R. S. S. cincuenta ediciones nes de lectoresQuijote. Ahará faltaYque les convenza Don otros, sí. nadie me quitará de la cabeza que ua comunista de la obra inmortal lo es menos después de leer a Cervantes. Deseémosle mucha suerte y muchos éxiParís 27. (Crónica telefónica de nues- ruso posee en alto grado las virtudes de a nuestro gran Don en esta la memoria y de la paciencia, no lo ol- tos moderna salida para Quijote- -Carlos tro corresponsal. Los soviéticos, que ya su Rusia. están celebrando más que los propios fran- videmos, y tiene desarrollado como pocos SENTÍS. ceses el cincuentenario de la muerte de el sentido literario. En el país de Tolstoi Julio Verne, se disponen a lanzarse, según acaba de contar L Humauité sobre nuestro Miguel de Cervantes, con ocasión de los 350 años de la publicación del Quijote con un ímpetu que hace temer nos Bryan. Fawcett busca: á a su padre y a su hermano, perdidos desborden también a nosotros, los espahace treinta años en la selva brasileña. (Noticia en la Prensa. ñoles. de ellas a Conan Doyle, inspirándole su Desde que Henry Morton Stanley publiDesde la revolución de 1917 se han herelato El mundo perdido có hace tres cuartos de siglo su libro En cho en Rusia más de doscientas ediciones Fawcett llevó a cabo una nueva expedide las obras de Julio Verne (hoy uno de el África tenebrosa- casi todo el mundo sus autores más preferidos, porque habla ción, de la que no volvió. ¿Qué iba buscreyó que esas tinieblas se habían disipado de descubrimientos científicos y conquiscando? No era dinero, ni minas, ni deliy que el hombre occidental terminaba sus tas en el espacio, sueños del joven ruso) mitación de fronteras. Se ve claramente tareas de explorador con el siglo xix. La En el mismo período, cincuenta ediciones en su diario que la obsesión de Fawcett gente se olvidaba, y sigue olvidándose, del del Quijote se han sucedido, cifrándose era llegar a una extraña e inverosímil ciunos misterioso de los Continentes, América en más de novecientos mil los ejemplares dad minea vista, que la tradición de las del Sur, formada, por un violento contraste de las aventuras del Caballero de Ia Triste Figura. Además, en los últimos años, el tribus sostiene existe en la alta cuenca del de grandes ciudades ultracivilisadas en el Quijote ha sido traducido a catorce lenAmazonas. Ciudad donde hay un gran palitoral y sus alrededores, y de un macizo guas de naciones del conglomerado de la lacio con una lus que nunca se extingue. oscuro de extrañas selvas y montañas inacü R. S. S. tales como Bielorrusia, ArmeDicen que esa lus no se ha apagado desde cesibles, apenas se avanza un poco hacia nia, Georgia, Azerbaiyan, etc. hace siglos y siglos, y nadie puede llegar el interior. Particularmente el Brasil se Nos van a arrebatar el Quijote -me hasta ella que no pertenezca a la rasa de caracteriza por este contraste. ha dicho, desolado, un compatriota, después de leer un artículo publicado por Es imponente ver desde la confortable, los indígenas circundantes. La curiosidad de Fawcett por descubrir la Ciudad de la nuestro amigo Georges Ravon, en primepero insegura, marcha de un avión el comra página de Le Figaro bajo el título Luz Permanente llegó a ser una obsesión. pacto verdor de esas ilimitadas extensio Don Quijote, con ellos Estas obsesiones no siempre quedan en nes, que desde arriba parecen cubiertas de Kavon, que es un gran comentarista, pura leyenda. Por aquellos mismos años un césped minúsculo, cada una de cuyas presume que, alentados por el ejemplo ofidescubrió Hiram Bingham la altísima ciubriznas está en realidad formada por un cial ruso, los comunistas franceses se dedad de Macha Picchu, que parecía hasta árbol copudo, descomunal, rodeado de otros dicarán a conmemorar la fecha del Quiese momento forjada por una imaginación semejantes, que apenas dejan alcanzar al jote con una gran fiesta de familia. Y como la de Coleridge. a continuación Ravon dice imaginarse la suelo la lus del sol, y así por leguas y lecólera del Ingenioso Hidalgo viendo enguas, infinita y monótonamente. En este Un día se perdió todo rastro de Fawcett. lazar a su yelmo una cinta roja. Hace espeso verdor, lleno de misterios, de hosUnos decían que había sido devorada por falta, en efecto, mucha cara dura- -dice- -tilidad, de rarísimas alimañas, se perdió caníbales. Otros, que, cautivado por la para encontrar cualquier parentesco entre hace treinta años Percy Harrison Fawcett, vida selvática, se había unido a una mujer el comunismo y el quijotismo. El gran con una expedición en la que formaba su india, teniendo de ella varios hijos. Bryan ingenuo, atacando a los molinos y a los gigantes, no combatía más que por el hohijo mayor. Fazvcett, que ahora vuelve a partir- -en busnor. Todo provecho, todo rescate, toda conca de su padre y su hermano, ya hizo una Fawcett había explorado antes diversas quista, se le hacían odiosas. Es en verdad expedición con este fin, hará unos dies regiones difícilmente accesibles del Coninesperado que ahora íe reclamen quienes años. En esta expedición llegó hasta los tinente sudamericano. El Gobierno boliviahan encadenado a diez naciones europeas. dominios de una tribu bastante civilizada y no le contrató en igii para que establecieQue me perdone mi compatriota, como amistosa, llamada de los kalapalos, cuyo ra los límites con el Brasil. Fawcett llegó el mismo colega ülavon: yo celebro lo injefe era un joven de tes bronceada, pero decible que los soviets hayan dado tanta con su grupo de audaces compañeros hasta de aspecto y facciones europeas. Este inentrada y tanta aureola al Quijote y a un punto remoto, después de desafiar las Cervantes. Se olvida demasiado a menudo dio, casi desnudo, robusto, que lo recibió fiebres, la navegación a merced de la coque detrás del caparazón oficial y comucon una sonrisa fraterna, era considerado rriente, las sordas luchas entre hombres nista hay en el mundo ruso ¡millones y por algunos como el hijo de Percy Harriperdidos en los poblados de caucheros, las millones de seres que son nuestros herson Fawcett, aunque Bryan volvió convenarañas del tamaño de una mano, que con manos. Frecuentemente, es sólo el Papa cido de que no era así. una sola picada ponen morado al hombre quien se acuerda de ellos; no sólo para rogar por su conservación y preservación y le matan en pocos segundos; las zpiraPercy Fawcett se perdió en busca de espiritual, sino para recordarnos a todos ñas esos pececillos con cuatro filas de aquel palacio maravilloso, por cuyas venlos cristianos de acá que infinidad de sedientes agudísimos, que al caer al agua tanas salía una luz que no se apagaba desres están accidentalmente separados de toun hombre con el menor rasguño, acuden de hacía siglos y siglos. Ahora, Bryan dos nosotros. El envío que de la civilizaen cardúmenes feroce. y transforman a su Fawcett vuelve a partir en busca de esa ción cristiana y occidental les puede llevíctima en un pelado esqueleto a los pocos luz maravillosa (él cree que puede expligar a través de las obras de Ju io Verne será siempre insuficiente. Sin quitarle un segundos; la enfermedad del geófago, excarse la existencia de una luminosidad adarme de sus múltiples méritos al noveclusiva de los occidentales en aquellas lacomo ésta mediante los más recientes deslista de Xantís, es evidente que su contitudes, y que consiste en un hambre irrecubrimientos atómicos) tenido filosófico y espiritual no puede commediable de comer tierra húmeda de las Se ha dicho en estos últimos años que pararse con el del de Alcalá de Henares. orillas del río, formando en sus entrañas Cervantes recordará a los viejos rusos- -y el hombre ha perdido todo interés por el verdaderas masas que, endurecidas, les mase lo enseñará a los jóvenes- (jue ia limisterio, y que por eso la vida carece, en tan en pocos días. Todo esto lo dominó bertad de la persona humana y aun las general, de atractivo. Pero no es así, no libertades públicas son vieja tradición de Fawcett con su calma segura, y se detuvo todos los hombres han perdido el interés nuestro mundo cristiano. El flaco Bociante la perspectiva de unas montañas ropor el misterio. Entre éstos está Bryan nante entrará como un auténtico caballo deadas de extrañas nieblas, en la frontera Fawcett, y otros que no necesitan, para de Troya en el mundo soviético y avande Bolivia y el Brasil. Vistas desde lejos, buscar esos misterios, partir a tan lejazará hasta el fondo de la estepa, mientras estas montañas, denominadas los Cerros el Caballero, sin dejarse enjaular por los nas tierras. Que la fortuna guíe a este de Ricardo Franco, ofrecen el aspecto de comunistas, hará adeptos y sumará voexplorador que va detrás de la sombra, de luntades. un mundo primitivo y antediluviano, inalquienes llevan- -o llevaron- -su misma canzable. Fue P. H. Fawcett quien contó Treinta años, y si cincuenta fueran, no sangre. son bastantes para cambiar un pueblo. El ABC. RUSIA VA A CELEBRAR EL 350 ANIVERSARIO DE DON QUIJOTE LA CIUDAD MISTERIOSA Y EL HOMBRE PERDIDO