Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. J U E V E S 28 DE A B R I L DE 1855. EDICIÓN DE LA MARAÑA. PAG. 33 bierno legal de China, el único presente en las Naciones Unidas y su Consejo de Seguridad; desembarcar algún día no demasiado lejano en la costa de Fukien y proceder a la reconquista. Se dice que Matsu y Quemoy no son indispensables para la defensa de Formosa, y és verdad; pero no se trata de una actitud puramente defensiva, sino de- imitar el ¡volveré! marcsrthuriano y transformarlo en realidad. Si se abandona tal perspectiva, el Gobierno de Formosa ya no será el Gobierno de China, con todas las consecuencias legales y prácticas. Comprendemos las dificultades de hacer política distinta, siempre que se quiera evitar complicaciones, poco gratas a las masas norteamericanas. Pero en tal caso hubiera sido preferible no forzar la nota, no prodigar actitudes negativas, no suscitar ilusiones peligrosas, sino aceptar las realidades, sonriendo, y sacar el mayor beneficio posible de una actitud conciliadora. Hubiera sido preferible un no faltaba más al solemne nunca, en ningún caso, en ninguna circunstancia No hab. ía que enviar a Pekín nada menos que al secretario general de la O. N. U. para declarar luego- -como lo ha hecho Dulles- -que una previa solución del pleito de los aviadores injustamente condenados no era requisito indispensable para negociar con el Gobierno de Pekín. Finalmente, en la misma declaración del secretario- de Estado hay una frase aue encierra un gran peligro: Lo que los Estados Unidos quieren dé Pekín no es una renuncia a sus pretensiones sobre Formosa, sino una renuncia al empleo dé la fuerza para satisfacer tales pretensiones. ¿De modo que existe alguna posibilidad de que los rojos entren en posesión de la isla en litigio mediante negociaciones por medios pacíficos ¿Trátase de una amable insinuación a los gobernantes de Pekín? Sería el episodio más doloroso del conístante retroceso del mundo occidental ante el empuje del bloque comunista. ra ele conciencias. Las relaciones entre padres e hijos, en la edad más exigente de contactos espirituales, se hallan limitadas, constreñidas al contacto rudo, apremiante, exigido por la recepción de conocimientos en el hijo y por la necesidad de transmitirlos en el padre. Hoy preocupa la resolución de problemas, el mapa que debe copiarse, las traducción nes de idiomas, los temas que no se comprenden... En el mundo complejo y vario del niño, en el seno de la familia, existen otras muchas preocupaciones diarias, de índole afectiva. El padre debe atender las necesidades espirituales del hijo, explayadas en muy amplias dimensiones: religiosas, morales, científicas... También otras que la fantasía, la convivencia, la revista, el cine promueven con su constante atracción en los espíritus infantiles. Las actividades laborales desplazan casi todo el día del domicilio. Cuando a éi llega el padre, todo tema humano, cordial, vivido en el día, se soslaya forzosamente para resolver las cuestiones planteadas por los deberes escolares. La misión del padre es más completa, por exigencias ineludibles del propio estado matrimonial. Ya San Pablo se dirigía a los éfesios, señalando las obligaciones de los padres respecto a los hijos: educarlos e instruirlos, según la doctrina del Señor. León XIII dice a los padres que deben consagrar todos sus pensamientos y cuidados a la defensa y educación de 1o hijos en la virtud. Arcanum Divinnae Sapientiae En una magnífica encíclica- Casti connubi S. S. Pío XI, al examinar los bienes derivados del matrimonio cristiano, coloca, en primer lugar, ¡os hijos. Y determina las obligaciones paternas: N, o acaba con la procreación e! beneficio de la prole, sino que es necesario que a aquélla se añada la debida educación. El tratado sintético de la educación cristiana, escrito por el mismo Pontífice en la Divini ilíius magistri determina y concreta los deberes de las distintas sociedades que intervienen en la educación del niño: familia, Iglesia y Estado. El primer ambiente natural y necesario da ¡a educación es la familia, destinada precisamente para esto por el Creador. De modo que, regularmente, la educación más eficaz y duradera es la que se recibe en la familia cristiana bien ordenada dice. Los padres han de poseer la adecuada preparación para formar a sus hijos en principios fundamentales, ofrecerles el constante y alentador ejemplo de su vida y conducta ejemplares, pues dejan incumplidos sus deberes si los limitan a cuestiones puramente materiales: alimentarles, vestirles... O delegar por completo en el educador cometidos indeclinables suyos. Ahora bien: ¿cómo podrá el padre realizar los deberes que la Iglesia le señala en ferma imperiosa si sólo puede atender parcialmente la preparación intelectual de los hijos? Los educadores se quejan, con fundamento. Lo mismo ocurre con los psicólogos y médicos al señalar los perjuicios que está irrogando una larga, extenuadora jornada escolar. Ce. ¡viene no olvidemos a los padres, principales educadores de sus hijos, a los que ahora sólo atienden para auxiliarles en trabajos de importancia secundaria, que impiden la intimidad familiar y coartan la corriente afectiva, fundamento indispensable de la mejor y necesaria educación cristiana EDITORIAL PRENSA ESPAÑOLA MADRID SUSCRIPCIÓN DE A B C: MADRID Y PROVINCIAS. TRES MESES. 78 pts. REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN: SERRANO. 61. APAHTADO NUMERO. 4 1 TELEFONO 25 19 53 MAS VALE CEDER SONRIENDO John Foster Dulles no sigue el amable consejo anglosajón de keep smiling En vez de ceder sonriendo, cuando ve que la resistencia es inútil, prefiere tomar aires de ceño fruncido, que e: i el primer momento pueden producir efecto, pero que luego sólo sirven para poner aún más en evidencia el fracaso y el retroceso. En el presente caso nos referimos a las vacilaciones en 1 el estrecho de Formosa, que acaso ni siquiera sean, vacilaciones, sino decisión deliberada, desde un principio, de abandonar a los chinos rojos todas las islas costeras, y contentarse con la conservación de la isla de Formosa, con su glacis que forman las Pescadores. Comprendemos que sea difícil defender las islas Matsu v Quemoy, tan cercanas al litoral chino. No desconocemos la dificultad de una actitud gallarda frente a la voluntad contraria de los británicos, de. casi todos los demócratas norteamericanos e incluso de una parte considerable de los republicanos. Pero, puesto que la opinión pública no admitiría un conflicto armado por unas islas, cuya existen. cia descono cía hace pocos meses, hubiera sido pref erible negociar a tiempo, en vez de hacerlo después de haber multiplicado las expresiones negativas. Antes, el mundo hubiera sacado la impresión dé que las pequeñas islas no tenían mayor impor- tancia que las Tachen, abandonadas sin complicación, mientras que ahora su eva. cuación produciría efecto contrario, o sea dejaría entender que la diplomacia norteamericana ha sufrido otro revés. ¿Cómo se explican las contradicciones de Washington, con un resultado peor aún que el fracaso en Viena? Se explican por la necesidad de dar satisfacción -transitoria- -al senador Wílliam Know laitd y los demás incondicionales del mariscal Chiang. Jamás se negociará con- los gobernantes rojos. Jamás se negociará con ellos, a menos que pongan en Jibertad a los prisioneros norteamericanos. Aun. así, no habrá conferencia sin participación délos- delegados de Taipeh. És decir, que la participación no se refiere a la presencia física, sino a la mo ral: No es necesario que los delegados de ambas Chinas se sienten, a la misma mesa, ya que los norteamericanos sa- brán defender eficazmente los intereses de sus aliados. Aunque se evacúen las islas costeras, jamás se renunciará a la protección de. Formosa. Se cumplirá estrictamente el tratado de Taioeh, firmado el 2 de diciembre último. Aunque no estén presentes los delegados de Chiang, Washington no permitirá que los intereses clel résspmen nacionalista queden perjudicados. Promesas y promesas; contradicciones, t r a s contradicciones. ¿Cuáles? on los intereses vitales de los chinos nacionalistas? Ser ej único Oío- LA JORNADA ESCOLAR La campaña de Prensa acerca de la imperiosa necesidad de reformar la actual agotadora jornada del escolar cobra extensión e intensidad. Además de nuestros queridos colegas Ya y Mundo Escolar entidades numerosas y personalidades de distintos campos profesionales manifiestan su disconformidad con la que actualmente impera en los centros de enseñanza. Unos y otros invocan razones de orden pedagógico, sanitario y aun social y educativo. Hay, sin, embargo, una faceta poco indicada en esta importantísima cuestión, y afecta a la misma raíz de la familia, a sus propios fundamentos. Es la pérdida, o interrupción al menos, de la corriente afectiva entre padres e hijos, necesaria, indispensable, para llevar a cabo una labor auténticamente formado- REGLAMENTACIÓN PARA COMPRA DE PISOS Si compra un piso en casa nueva o si le venden su casa por pisos, es imprescindible organizar la Comunidad do Propietarios, el Régimen para los Servicios y la Administración, por lo que necesita estar bien enterado. Adquiera cuanto antes la 2. edición del libro de D. Daniel de Linos, que trata de esta materia, Venta en librerías o directamente 1 del autor en Madrid, General Moja, 3. Precio, 30 pesetas. AVISO