Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
fI esplendido Colegio Mayor Padre Poveda, enolavado en l Oludad Universitaria, testlmottto de loi Idéalos que animaron al venerable fundador de I -fnttituoift n. (Poto 4, Por tillo. SE INICIA EL PROCESO DE CANONIZACIÓN SU SANGRE TLOnECtO E vemos, a través del recuerdo lejano, pero vivo, en la modesta casa y de Alameda, 7. Su figura física, de noble presencia, estaba envuelta por un halo atractivo de elevadas virtudes, Suave era su voz, amable el tono, reposados, sencillos, loa ademanes, acogedor el gesto apacible, modesto el porte, serenos sus movimientos. Tinos ojos nobles, agudos, penetrantes exteriorizaban los límpidos añílelos del apóstol. Anhelos cernidos sobre su alma abrasada en ansias de salvación y en grandezas para la Patria, desde los días gozosos del Seminario, entre 1884- y 1887. Convivimos en loa Consejos de la Federación de Amigos de la Enseñanza, entidad creada en los últimos tiempos de la Monarquía por celosos y activos educadores católicos: tos padres Domingo Lázaro y Herrera, los hermanois Rodríguez y ABa. urrea, Luis Ortiz... Su actitud al exarminar los problemas de aquellas horas difíciles estaba caracterizada por una eficacia constante y una realista visión de los problemas del momento, con avizorante preocupación del futuro. Cuantíe el tosco laicismo republicano pretendió desarraigar todo sentido religioso en las almas queridas de los niños, EN VOCACIONES Por ALFONSO INIESTA I la visita; al padre Poveda ofrendaba el regalo de su consejo amigable, siempre fecundo. Su sosiego y paz remansaba M inquietudes de aquellos días ingratos, y el corazón quedaba confortado. Al tener noticia de que se iniciaba el Don Pedro Poveda, Ilustre fundador de la proceso de su beatificación y canonización, Institución yTereslana, ouyoo proceso de beatlfloaolón canonización declaración de una íntima, dulce alegría iluminó nuestro martirio ha Iniciado la Iglesia n Madrid. espíritu. Sangre de mártires, semilla de ac. (Pota Kavlak. tividades cristianas, pensamos, recordando la frase de Tertuliano. Ahora se repi- buen gusto y actividad de sus moradores. te en nuestros días, a través de la vida y Macla ellas se encamina, la caridad aractuaciones de este español ilustre, sacerdiente de don Pedro como flecha aguda dote virtuoso, fundador perspicaz y benehacia el corazón de unas gentes desammérito, escritor ascético, mártir de la, paradas. Quiere ¿oble solución a su miseeducación cristiana. ria: pan y catecismo. Un grupo escolar Los primeros pasos de don Pedro Po- que lleva su nombre recuerda hoy estas veda en el apostolado están signados por actuaciones iniciales. La obra prosigue a preocupaciones certeras, eficaces y agudas través de sus hijas, herederas de afanes para atender graves necesidades huma- y deseos cristianos. nas. Por eso se encamina hacia las cueViene la- marcha a Covadonga, Y tamvas de Guadix, ciudad ilustre, de rico abo- bién sus primeros escritos: En provechd lengo histórico, uno de los siete varones del alma y Para los niños Luego, un apostólicos, San Torcuato, compañero de hito firme de la obra: fundación en- Ovie San Pablo, desgranó en ella la semilla de do, el año 1911, de la Academia femenila Buena Nueva. Su término lo hermosea na para normalistas Eslabón inicial de feracísima huerta. Muy ceroa, yergue sieuna larga, preciosa cadena que seguirá i r rra Nevada su alta testa coronada de peraño siguiente en Linares y después étt petua blancura. Pero... abundan las cueJaén, Madrid, Málaga... Toda la geogravas. Algunas las ha hecho aceptables el fía española recibirá el presente di tan (Continúa. x