Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D I A R I O IL U sT R A D O DE INF O RM A C I 0 N G ENERA L e FUNDADO EN 1808 POR DON TORCUATO tUOA OE TENA OS mejores remienza con el primer cuerdos y los é x i t o Nadie tolera valores m á s que otro triunfe. Napuros del pasado es die consiente que la tan envueltos en un halo de leyendas. realidad sobre la ficción, o a la inversa. victoria ajefta se repita. Al novel, o se Todo lo grande se halla impregnado de En el caso de España, prevalece lo ne- le aplaude ósSe le nasa en silencio, si no su virtud. Sólo lo vulgar y lo estéril iggro sobre lo blanco y lo ficticio sobre se le iza como bandera frente al pabellón noran su presencia fecunda. Cuando el lo real. Muchos extranjeros que nos visi- enemigo de los consagrados. A éstos Íes espíritu deja de volar en sus alas, muere tan sufren una desilusión afVjo encon- esperan los críticos, como felinos, en acecomo espíritu y se convierte en materia. trarse a cada paso con bandoleros y gui- cho, para triturarlos sin piedad. Cuando Para conocer exactamente la magnitud tarras, inquisidores sin corazón y. teno- uno pueda decir de BÍ que es ei más atade hombres y pueblos basta mirar a la rios saltaconventos, o con bravas muje- cado por la crítica, debe estajr orgulloatmósfera legendaria en que se desenres de navaja en la liga. No podría ser so: es el mfjor. Nadie se detiene en devuelve su historia. de otro modo. La fantasia se adelanta moler medianías, porque nadie las adHay leyendas negras y leyendas blansiempre a la efectividad del suceder. Poco vierte. Sólo las alturas invitan ai comcas. La leyenda negra es la medida de a poco esos mismos foráneos, a medida bate. la leyenda blanca. Los hombres y los de su contacto y de su intimidad con el Todos los que triunfan- -hombres y pueblos, como las pirámides, son más alma de lo español, van sintiendo que lo pueblos yan levantando en su ascensión altos mientras mayor es su sombra. La negro- -cruel España- -se desvanece en una tolvanera de sombras. Las doctrinas áspera sombra de la leyenda negra vie humo de ficciones, y que lo blanco- -hi- y las figura históricas adquieren relieve ne dada por el número de los denigrandalguía, hospitalidad, sentido común, es- cuando son discutidas. Una nación, un tes. A más detractores más sombra, y a píritu- -es más real de lo que ellos so- régimen político o una personalidad de más. sombra más iüz. Únicamente los ñaran. rumbo dejan de valer al carecer de enegrandes tienen sombra, oor lo mismo que Hombres y pueblos, como los cuadros, migos. Religión sin herejes y cultura sin únicamente los grandes tienen luz. Lo tienen su claroscuro de leyendas, más contradictores no pasan, a la- Historia. vulgar es oscuro e incoloro; lo que dista negras o más blancas, según el pintor que La leyenda- -negra o blanca- -es inditanto de la sombra como áe la luz. Nales haya caído en suerte. ce de vida y signo de esplendor. El alma die más rico en. luz que Cristo, y nadie España no ha cultivado nunca el color que palpita en su seno fecundo se remayor tampoco en sombra de vilipende su leyenda. Ha preferido estoicamen- suelve en polvo frío cuando a la pujandios. El hombre ruin no conoce enemite y con orgullo oue el pincel de los ene- za sucede la decrepitud. Las civilizaciogos. Se le teme, compadece o desprecia, migos lo pintara por sí. Francia e In- nes no comienzan a declinar mientras no pero nada más. Sólo los selectos chocan glaterra, por el contrario, se han cuida- pierdan el pulso de lo legendario. La con adversarios y contradictores. do mucho de exportar un tipo idealizado decadencia de Occidente, que hoy tanEspaña arrastra su leyenda negra: ópde dulzuras y filantropías, dotado de su- to nos preocupa, sólo se puede evitar tima señal. Por eso es grande. No imficiente fuerza literaria para contrarres- con puntales de espíritu, espolvoreando portan las sombras, porque junto a la tar el peso más real y truculento de sobre el escepticismo de sus cansancios sombra brilla la luz. No importa que en guillotinas y cadalsos, deslealtades y un poco de ficción y de poesía. Europa el mundo histórico no haya leyenda tan egoísmos, Pero la Historia- -conciencia muere porque ha perdido la fe en sus negra como la española, porque junto de los pueblos- -ya va aclarando los ca- propios destinos. Para creer- no basta la a ese reverso de bajas tintas fulgura un minos de la verdad. prosaica realidad de lo que se ve; se neanverso de claridades. Lo negro se ajusLa leyenda negra de cada hombre que cesitan las brumas nebulosas de lo inta a lo hlanco y la sombra a la luz, cerno definido y el misterio lírico de lo enigbrilla- -escritor, artista, político... -co el molde a lo mode: mático. Hacen falta lado o la huella a los leyendas. P á r e t e pies. El buscador de Soengler o Rosenmarfil sabe hablar berg- -con la pluma- -de dimensiones con y Hitler o Mussolini sólo observar las pi- -desde el Podersadas de les elefanacudieron al m i t o tes. Buena lección para contener la inpara los sabios de minente caída d e l metro y compás. Naviejo mundo. Pero, o die debe temer su no supieren. andar a leyenda negra. Si la tiempo, o rio fueron 1 española es la más comprendidos desdé negra de las conocila sombra por sus ridas, tanto ¡mejor: su vales. Y Euroba, escorrespondiente 1 e ta Europa qul tañtb yenda blanca s e r á nos duele, rota id, liluminosa y excelsa ra, sin leyenda y como ninguna, a juzcanteres, s i é í gar simplemente por dando por ladií la sombra que prode Grecia, de Rtor yecta. y de Bizancio, b 6 f U cuesta de la muértei que es la cuesta de El contenido de la los pueblos sin te. leyenda no es una c o n c r e t a realidad Leyenda blanca o histórica, ni tampoco leyenda negra: eso una vaga ficción del no importa. Lo úniespíritu, sino ambas co que importa el cosas a la vez. Tanque haya leyendas. to la leyenda negra Ccn la leyenda está como la l e y e n d a el espíritu. Y cuando blanca tienen un elese poBee el espíritu, DISTINCIÓN ARGENTINA A UN ACTOR ESPAHOt. -Enrkjue Outtart, durante la re mento rea! y ctro fichuelga todo lo demás. presentación de la obra tas manos de Euridfoe ant los profesoras y alumnos da ticio. Puede predola Facultad de Clenelas Médica de Bueno Aires, qu ha honrado al notable actor minar lo blanco soP. Gabriel DEL español oon la Medalla da Honor del Centro. bre 3o negro y la ABC D 1 A R I O IL USTRA D O DE INF O RM A C l O N G EN ERAL L LEYENDA NEGRA Y LEYENDA BLANCA ESTAL, a A A.