Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. S Á B A D O 23 DE A B B I 1 DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA, VAG. 15 rápido, insinuado, fulgurante, como en esbozo y diseño, y eí escenario girante ayuda a subrayar esa sensación, que es casi la de un guión cinematográfico, donde las peri pecias se encadenan y desencadenan caprichosamente obedeciendo no a una razón de causalidad sino por libérrima voluntad de Juan Antonio de Laiglesia. El cual ha dicho en la nota anterior al estreno que de la crítica y del público dependía que pudiera comer perdices o seguir en régimen de acelgas. Por nuestra parte accedemos gustosos a que concluya su supuesto régimen vegetariano. Saboree el autor esos volátiles que apetece, estofados o escabechados. Y que le hagan buen provecho. -i Alfredo MARQUERIE. ÉXITO DE LA CELESTINA EN PARMA EN EL MARÍA GUERRERO SE ESTRENO LA RUEDA DE JUAN ANTONIO DE LAJGLESJA Proyección en el cine Avenida de la película Cancha vasca N U E V O TRIUNFO EXTRAORDINARIO DEL CONJUNTO DE BAYREÜTH, EN EL, LICEO, CON TRISTAN E ISOLDA CARTELERA MADRILEÑA DE ESPECTÁCULOS PARA HOY Anoshe es estrenó en el María Guerrero la farsa de J u a n Antonio de Laiglesi a La Rueda premio Calderón de la Barca. El público siguió l a s inciden c í a s de la obra divertido e interesado y aplaudió mucho al término de cada jornada. El telón se alzó reiteradamente y el autor y el d i r e c tor Claudio de la Torre saludaron junto a los intérpretes. El m o n t a j e de La Rueda entrañaba serias dificultades, que tanto el director c o m o el autor de los diseños escenográficos, p Emilio Burgos y el José María Rodero, María Rivas, Ángel Picazo y Elvira Norierealizador José Rega, principales figuras de La Rueda estrenada en el María móndela, han sabido Guerrero. dominar y vencer. Un giratorio con seis decorados resuelve trae, que, en definitiva, es lo que se proágilmente los cambios de acción y al final ponía Juan Antonio de Laiglesia. se transforma graciosamente en tío- vivO La comedia de enredo, el vodevil blanco, para que el epílogo cobre el dinámico senno abrigan intenciones ambiciosas. Los tido que soñó el autor. personajes 1 de este tipo de piezas son muñecos arbitrarios, sin más finalidad ni miDantro del estrecho y reducido marco en sión que la de seguir el curso de la trama que tienen que desenvolverse actores y acinicial. En La Rueda como en El abatrices sacan el máximo partido a sus panico de GoldonI, o en una o b r a de peles. Elvira Noriega- -segura y expresiScnnitzler aue ha sido llevada a la pantava- Margarita Espinosa, María Rivas, lla, el enredo se basa en un vínculo sucePepita C. Velázquez, Conchita H. Vaquero, sivo- -que en este caso es un anillo- -con él Paloma Olivares y los señores Bardem, cual quedan ligados equívocamente esRodero, Picazo, González, Hidalgo, Hercenas y figuras de ficción. nández, Samaniego, Várela y Venegás traTodo en La Kueda pasa de un modo bajaron esforzadamente. Al calificar a su obra de farsa el autor de La Rueda la encuadra y encasilla exactamente en el género al que pertenece. Nada de lo que sucede en la acción tiene viso de verosimilitud; todo es falso, artificioso, convencional, pero entretiene y dis- El T. P. U. de Madrid, que- bajo la dirección de Salvador Salazar ha representado en los Festivales Internacionales Universitarios de Parma La celestina de Fernando de Rojas, ha obtenido un éxito extraordinario. Grandes ovaciones resonaron, en el teatro Regio parmesano para premiar la labor de los intérprettes que han sido invitados, a actuar en Florencia, Milán, Veneeia y Roma. Avenida: Cancha vasca Producción, en Manco y negro: Almasirio Argumento y guión de Pedro Maza y Pedro Chamorro. Dirección de Áselo Plaza y Alfredo Hurtado. Intérpretes, principales: María Asquerino, Virginia de Matos, Ángel Picazo, Jaime Avellán, Vicente Parra, etc. Suponemos que se ha pretendido con esta producción ofrecer al público una película folklórica, y una obra costum forista del país vasco, la vida de los jugadores de pelota, la de los pescadores en el escenario preponderante de un pequeño pueblo: Elanehove. Per- o, en realidad lo que presenciamos s o n algunos bailes típicos, alguna f i e s t a popular, y unas cuantas escenas de frontón, y t o d o eso hilv a n a d o por una historia qué no interesa, p o r q u e es reiterativa, y porque carece de: la fuerza dramática que h u biera, debido tener. -La antipatía d e I padre de- un muchacho, que desea triunfar en las canchas, por el jugador que v ü el v e después da h a b e r triunfado, y M a r í a Asquerífto, y que fue el primer Virginia de Matos novio de su esposa, y Parra, se resuelve en continuas peleas y en un extraño desafío a un partido a cesta en el que revela el primero ciertos instintos criminales. Ninguno de los personajes está, a juicio nuestro, bien dibujado, y sus reacciones- -por ejemplo, la de Josechu cuando hacia el final de la narración va a visitar a su antigua novia- resultan a menudo injustificadas. Desigual, y desvaída, como el guión, es la realización de la cinta, en la qué se advierte una evidente falta de pericia. El afán de acumular pintoresquismo lia hecho Cner a los autores del libro? y a quienes lo han llevado a la pantalla, en el tópico; en el tópico folklórico, sobre todo. En cuanto a los intérpretes, no han pódid- v, como puede colegirse por el convencionalismo; de los tipos que hibían de representar, hacer gran cosa. -DONALD. TA ÜRINA S NOVILLADA EN SEVILLA Sevilla 22. Novillada, con reses de Villamarta, que fueron muy bravas. Rafael Mariscal hace faena valiente por derechazos y naturales. Es cogido y corneado en el suelo, aunque sin consecuencias. Una estocada algo delantera que basta. (Petición de oreja y vuelta. En su segundo da derechazos en varias series y otros pases. Dos pinchazos y una estocada. (Ovación. Manolo Segura, faena valiente, para estocada buena. (Petición de oreja y vuelta. En el quinto está voluntarioso y mata de una estocada. Curro Chaves hace faena iniciada con estatuarios. Redondos y varias tandas de naturales, saliendo Cogido al rematar uno de pecho. Estocada contraria y otra que basta. (Ovación. El diestro se retira a. la enfermería y reaparece poco después. En el que cierra plaza, después de muletearlo eficazmente, lo despacha de una estocada. En la enfermería fueron asistidos Mariscal, de un palotazo fuerte en la región glútea, de carácter leve, y Curro Chaves, de fuerte palotazo en la región inguinal, también leve. -Cifra. AHORA SIN) fATIGA NI RIESGO C O N LA S JPER- A JTOMATICA IMPORTANTE EMPRESA SUIZA para su constitución en España necesita aportación capital español. Máxima garantía y seriedad. Escribir al número 9.717- Vergara, 11- BARCELONA El Tristan de lonche 7 Barcelona 22. (Crónica de nuestro críiico. musical, Cuando el público repetía, incansable, sus muestras de en tu srno