Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. S ABABO 23 DE A B R I L DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG. 23 quebraba- -a efectos prescriptivos- -el transcurso de los años, reconviniendo, además, en petición de nuevos derechos a las leñas muertas que también decían poseer, en virtud de un pieito del siglo xix, ya extraviado. El juez de Primera Instancia declaró prescrita la servidumbre de mancomunidad en cuanto a las leñas secas o muertas, y vigente la de pastos, así como la posesión otorgada en 1939. La Audiencia de Valladolid, ante la que apelaron ambas partes, revocó la sentencia del Juzgado, dando por extinguidas y prescritas ambas servidumbres de mancomunidad y libre de todo gravamen el discutido monte del pueblo de Nogarejas. Interpuesto recurso de casación ante la Sala Primera del Tribunal Supremo, ésta, por su sentencia de 21 de marzo, ha confirmado e! fallo de la Audiencia de Va- lladolid, si bien aclarando los conceptos con declaraciones de profundo interés. Combate la terminología vaga y contradictoria de los conceptos inconciliables de servidumbre y comunidad, conceptos que sería preciso diferenciar a efeepos de la prescripción extintiva regulada en los artículos 546 y 1.693 4 e Código civil No obstante, como el pleito se mueve dentro del terreno de la prescripción, reconoce la sentencia que la separación de conceptos resulta intrascendente en este proceso, porque probado el hecho de que desde 1892 hasta 1924 se mantuvo al margen del ejercicio de su derecho el pueblo de Castrocontrigo y en aquel período de tiempo fue Nogarejas únicamente el que aprovechó los pastos y la leña del monte, se habría producido la prescripción extintiva Declara que la calificación de la relación jurídica entre los dos pueblos no es propiamente la de comunidad de derechos, sino la de servidumbre predial, y aunque así no fuera y se tratara de una mancomunidad de bienes o derechos, ésta habría de declararse extinguida por prescripción a! no haber ejercitado su derecho Castrocontrigo durante más de treinta años y haber mantenido el pueblo de Nogarejas durante este período de tiempo la posesión no como comunero, sino en nombre propio y singular Concordando el artículo 1.965 del Códi go civil con las leyes de la Novísima Recopilación, reconoce que no prescribe la acción entre comuneros mientras sea poseída la cosa por alguno de ellos, pero advierte que la imprescriptibilidad de la ac ción exige que todos o alguno de los interesados en la cosa común la posean de consuno en nombre de la comunidad, porque si la posesión la tiene uno de los interesados en nombre propio y singular, con exclusión de los restantes comuneros, por más de treinta años ininterrumpidamente, la prescripción se produce en sus dos ver tientes correlativas: extintiva para el comunero que abandonó el ejercicio de su derecho y adquisitiva para el que- e mantuvo en la posesión como titular único Vemos que la confusión del concepto servidumbre de mancomunidad e pastos procede del mismo Código civil: hay servidumbre de pastos en el derecho de un tercero de apacentar sus ganados; en f; nca ajena (el jus pascendi romano) y hay, in dependientemente, comunidad cuando ese derecho pertenece a varios usuarios. O sea; una comunidad titular activa de una servidumbre, pero no una servidumbre de mancomunidad. Todo ello al margen de la especialidad de esta llamada servidumbre, que no es de una finca a favor de otra, sino de una finca a favor de. personas. Juan. Manuel FANJUL, y LA DE LA munidad? ¿Es una servidumbre de uno de los pueblos en beneficio del otro? En ambos casos, juega el transcurso del tiempo, la prescripción, que en uno u otro caso resuelve el pleito. La sentencia del Supremo confirma la dictada por la Audiencia, pero aclara nítidamente no sólo el problema de la hechura jurídica qué se discute, sino el de la pres 1 cripción en la comunidad cuando la cosa común ha sido poseída solamente por uno de los comuneros en concepto de. exclusivamente propia. El año 1891 deslindaron los ingenieros de! Distrito Forestal de León un monte de pinos inscrito a favor del pueblo de Nogarejas en el catálogo de los de utilidad pública. En el deslinde se atribuyó a los EXTINCIÓN DE UNA SER- vecinos- de Castrocontrigo una servidummancomunidad de pastos sobre el VIDUMBRE DE PASTOS bre dede dicho pinar, de acuerdo con antisuelo SENTENCIA DE 21 DE MARZO DE 1955 guos precedentes. Nada hicieron aquéllos para disfrutar de Si el refrán popular afirma que el liábito no hace al monje en la, vida del De- sus derechos hasta que el año 1924 solicirecho la vestimenta jurídica que. envuelve taron la inclusión en aquel catálogo del los actos de los hombres influye decisiva- derecho derivado del deslinde de 1892. La mente en sus consecuencias y en los dere- Dirección General de Montes accedió a chos y obligaciones que de ellos se deri- ello, se alzaron en contra los de Nogarevan. Los negocios se formalizan sin aten- jas y el Ministerio de Fomento confirmó, der a concepto jurídicos definidores y sin por rea! orden, la consignación en el capredeterminar, en la mayoría de las ocasio- tálogo de los derechos de Castrocontrigo. Recurrida esta resolución en la jurisdicnes, si el acto, él convenio, la carta- pretenden obtener ésta, o aquella figura legal. ción contencioso admiuistrativa, dictó senOtras veces, queriendo someter esos actos tencia el Supremo, dejándola firme y subs un concreto concepto de Derecho, resul- sistente, y, por tanto, reconociendo admitan más complejos y se. salen de. la órbita nistrativamente los derechos de Castrocontrigo a los pastos del pinar, preconcebida. Pasan los, años y, tras varias gestiones Por tanto, en Derecho el hábito, el traje jurídico que cuadre a los actos y a los com- infructuosas para la ejecución de aquella promisos de los hombres influye decisiva- real orden, los vecinos de Castrocontrigo mente en sus consecuencias. Lo peor es consiguen, en 1939, que se les dé posesión cuando la confusión de conceptos siirge de de los derechos de la mancomunidad. (Adviértese que sobre el monte, pesaba la propia ley por un defecto inicial de construcción; el traje tiene entonces dos también una auténtica servidumbre respecto al disfrute de! vuelo de pino verde a fa colores y el conflicto se agrava. En esta sentencia, que resuelve una an- vor de la Casa Ducal de Uceda, y después, tigua discusión de. pastos entre, dos pue- de la Resinera Española, suprimiéndose tal limitación cuando los dos pueblos y otro blos maragatos, se afronta la confusión del limítrofe adquirieron de aquélla tales deCódigo civil, que incluye entre las servirechos. dumbres a las comunidades de pastos, danComo el pueblo de Nogarejas no se mosdo lugar al concepto de servidumbre de mancomunidad que al entremezclar dos traba conforme con los derechos adjudicafiguras jurídicas distintas dificulta la so- dos a sus vecinos, interpuso en 1945 demanda de juicio ordinario de mayor cuanlución de los problemas que origina. Ya no se trata aquí de saber si los he- tía, suplicando que se declarase extinguida chos que se ofrecen encajan en uno u otro pof prescripción la servidumbre de mande los artículos del Código, sino de separar comunidad concedida a Castrocontrigo, se las dos figuras inconciliables que el pro- dejara libre el monte de todo gravamen y se suprimiera, naturalmente, la posesión pio Código une. Asi, lo primero que hace el Tribunal Su- que en su día se dio a los vecinos. Se opusieron los beneficiarios de la ser premo al fallar definitivamente el pleito en 21 de mareo último, es aclarar que no pue- vidumbre, insistiendo en ie el reconocide haber servidumbre de mancomunidad miento administrativo de sus derechos y la La servidumbre es una obligación que se posesión que habían recibido el año 1939 impone a una finca en beneficio de otra perteneciente a distinto dueño (son noto- rías las servidumbres de paso, de aguas, de vistas, de medianería, etc. La mancomunidad es la propiedad de una misma cosa por varias personas en proindiviso, es deGEAN SORTEO EXTRAORDINAcir, sin que a cada uno pertenezca una parte concreta del objeto poseído, sino una RIO PAEA EL DÍA 5 DE MAYO parte ideal. l DOS S E R I E S De ahí la razón de la sentencia del SuPrecios: Billete. 1.000 ptas. décimo, premo, definiendo ambos conceptos como 100 ptas. inconciliables preocupándose de difereny Premios mayores para las dos señes: ciar exactamente cuál es el hábito jurídico que realmente cuadra a los hechos 1. 15.000.000 de ptas. que se debaten para deducir sus consecuen 2. 6.000.000 cias. Claro que en este caso, v como excepción, resulta aue cualquiera que sea la 3. 3.000.000 fórmula que se aplique, las Consecuencias son idénticas por desembocar, en análogo plazo prescriptiyo. Dos pueblos limítrofes tienen un derecho CUADROS, MUEBLES, TAPICES, ETC. reconocido a disfrutar conjuntamente para- -SAGAS. IA, 3 3 bastos el suelo de un binar. IES una c. o- Ídjfcj -f- -i- tl -i.