Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. SÁBADO 23 DE A B R I L DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG. 18 rúa la prudente aclaración de que una política de precios no es una política de milagros. Porque el optimista, obstinado y soñador- -bienaventurado él- suele razonar a la manera de aquel bendito ciudadano ante las utopías socialistas: Con lo que yo tengo y lo que me toque en el reparto... O lo que es lo mismo: Con mis ingresos actuales y los precios de hace veinte años, a vivir feliz y triunfador. Y no es eso, ni puede ser eso. Hay una tendencia secular, prevista ya por Wagner y confirmada por la realidad, de deterioro constante en el valor de las monedas y, por consiguiente, de elevación de precios. Hay también una justa y humana tendencia a multiplicar las necesidades, porque la humanidad no está en plan de seguir la humilde y franciscana sobriedad del pobrecito de Asís: Yo necesito poco, y lo poco que necesito lo necesito poco. Luego si existe una imposibilidad de detener el alza de precios- -alza secular, natural e implacable- -corno Josué detuvo al sol, y siguen aquéllos su curso como los ríos, a los que tampoco se les puede volver aguas arriba, como existe, además, un incremento de necesidades a medida que la vida se moderniza, no queda otro medio que aumentar los recursos de compra de los hombres, con el natural cuidado de no caer en la vertiginosa espiral de la inflación. Y esto es lo que se ha hecho, pese a los sombríos augurios de los pesimistas, que tampoco son mancos. Entre 1953 y 954 se produjo una elevación de remuneraciones del 30 al 35 por íoo, y los índices de precios al por mayor no subieron, en promedio de uno a otro año, arriba de un 2 por 100. Es indudable que el nivel de vida mejoró. Pero es que, además, el concepto de carestía no es absoluto, sino relativo. Si cuando un honrado cajista de imprenta -el Julián de La Verbena de la Paloma -ganaba cuatro pesetas y tenía las patatas a 15 céntimos el kilo vivía bien, puede ocurrir que con las patatas a 1,50 la vida le resulte más barata, si gana 45 pesetas. No es el coste intrínseco de las mercancías, sino su relación con los medios adquisitivos lo que determina la carestía o baratura de la vida. Si los precios suben más que los salarios, la vida se encarece, y si suben menos, se abarata. Justamente en mantener este reajuste está el busilis de una labor gubernamental, y hasta aliara se va consiguiendo. Naturalmente que esto no estorba para que también el Gobierno vigile y discipline la actuación de todos los instrumentos del comercio, sin estrangular, Claro está, la libertad económica, que es el coeficiente más expresivo de la normalidad. Ir a la mano de cualquier abuso de los intermediarios- los que en Francia se denominaban señores de la Mercante -entra también en la tutela del Estado, y el mejor castigo es provocar la abundancia cuando se especule con la escasez. Chamfort cuenta un cuento que es todo un tratado de. Economía- política: Un aguador va a vender agua- -ese producto industrial tan complicado- -a los soldados que luchan en primera línea. Lleva dos cántaros, y va voceando: ¡Agua, a diez céntimos el vaso! Una bala rompe Uno de los cántaros, que se vacía. El aguador no se inmuta, y el espíritu comerciai salva en seguida la situación: ¡Agua, a veinte céntimos el vaso! La misión de los gobernantes no es retorcer las leyes económicas, sino procurar siempre el equilibrio entre los ingresos y el coste de la vida. Y aquí vienen como anillo al dedo las sensatas advertencias de Don Quijote a Sancho, en su A D O N OPTIMISTA Y A D O N PESIMISTA Oiscutir lo humano y 16 divino es achaque tan español que ha necesitado la creación de los órganos, apropiados para tan augusta función, a saber: el casino, el café, la tertulia, invenciones españolísitnas cuya paternidad nadie nos discute. Y si lo hiciera, peor para él, porque el discutir es nuestro fuerte, y saldría perdiendo. Cualquier tema es bueno, pero hay temas de temas. El de los precios y la carestía es superiorísimo. Es popular y es entrañable, porque afecta a todos- prirnum vivere y, además, resulta prácticamente inagotable. Por eso a nadie puede extrañar que las declaraciones recientes del ministro de Comercio a un colega sobre este tema, tan eterno como el del amor, hayan desatado inmediatamente las lenguas de la discvisión y las plumas del comentario. Naturalmente que todos pretenden tener la razón y poseer la verdad sobre tan importante materia. Pero si en la época de Vaf ron había hasta 288 opiniones distintas de lo que es bueno, conveniente, ¡imagínense ahora, ccn lo que ha subido todo! No hay medio humano de poner a todos de acuerdo. Lo que más interesa, sin embargo, al que adopte la cómoda postura de espectador neutral es el peloteo de argumentos entre las que pudiéramos llamar posiciones extremas: la del optimista a ultranza y la del pesimista consecuente. Al primero dedicó, sin duda, el señor Arbu PARA EVITAR LAVEJEZ DEL CUERPO HUMANO El doctor Bjorksíon cree que probablemente su teoría es correcta M a diso n 22. El doctor Johan Bjorkston, jefe de la Fundación de Investigación que lleva su nombre, ha manifestado que pudiera ser que se encontrara el medio de detener el avance de edad en el cuerpo humano, e incluso hacer que las personas crezcan jóvenes, sin llegar a la senectud. Ha pasado varios años estudiando este problema 31 dice haber llegado a una teoría que probablemente sea correcta La vida química- -ha dichodepende en gran manera de las moléculas proteínicas. Estas proteínas pueden ser unidas por un cierto número de sustancias que pueden ser introducidas en el cuerpo humano. Tales sustancias incapacitan a las proteínas para efectuar en el cuerpo otra labor que la suya habi, ttml. -Eis. noviciado de gobernador de Barataría: Para ganar la voluntad del pueblo has de hacer dos cosas: la una, ser bien criado con todos, y la otra, procurar la abundancia de los mantenimientos, que no hay cosa que fatigue más el corazón de los pobres que el hambre y la carestía. EL FAMOSO BALLET MARIANEU MONTIJO ORQUESTAS D E SANTIAGO CRESPO CON L A CANTANTE SAllY BROWNE Y ORQUESTA INTERMEZZO SWNGOIDA Un cocinero maravilioso e invisible que le prepara todas ¡as 1 verduras, fe adofaá ló carne, le hace, en fin, la parte más engorroso de preparar el mejor y más provechoso plato de sopo Este cocinero se halla en potencio dentro dé codo pa- quete de P R I S A sano osa uts Fina Sopa sólo para usted y por usted. aitu con título Profesor Mercantil. Dirigirse a V AJBQENSOLA, 23, I, NECESITAMOS SEÑOB 5 TA TASADA Y BELTRAN, S A, portado 1 3 3- San Sebasíren