Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MARTES 15 D E M A R Z O D E 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 25 vimentaba con mayólicas de Valencia, hechas por Joan el Sarrasén su palacio de Castel Nuovo. Le gustaban mucho a la dulce reina María. Toda aquella, gloria había quedado reducida al botijo, resistente, humilde y fiel, colgado a la puerta de la barraca, solo- -con esa soledad especial del botijo en la ventana- un poco burócrata en las oficinas viejas. Y, sobre todo, junto al esportón de las espadas, orilla mismo de los capotes de torear, entre barreras o en la baca de. esos grandes y viejos Hispanos que aun transportan a la gente taurina por las carreteras de España. Botijo que quita el miedo con su chorro amigo al gargiielo del novillero; que da lastre a la muleta cuando sopla el viento de las cornadas en septiembre; que refresca el cogote ardiente del zagalón que sueña- con la gloria entre barreras. Botijo del maquinista, tiznado y sudoroso, cortando el viento abrasador de la canícula y transformándolo en hielo junto al fuego mismo; todo esto se va. Y el corresponsal de Elda dice adiós a todo esto. Y nosotros también. Porque, si es cierto que nosotros preferimos la nevera- eléctrica, teníamos una tierna afección al barrilet Barril: de barro. Como nosotros, los hombres. Flii BOTIJO SE Elda (Alicante) 14. La industria alfarera, que tanta raigambre y fama tuvo antiguamente en la vecina localidad de Petrel, está llamada a desaparecer por falta de personal especializado, por una parte, y por otra, la disminución en la venta de botijos. El uso de la nevera ce va imponiendo en todos los hogares, terminando así el imperio del botijo tradicional. Cada año que pasa son menores las demandas e botijos, cántaros y demás recipientes refrigeradores, que van tomando carácter de figuras decorativas. Por si esto fuera poco, la alfarería exige un aprendizaje largo y poco remunerado. Esta es la causa de que los hijos de los actuales alfareros de Petrel deriven sus actividades hacia profesiones más lucrativas, rompiéndose así una secular tradición familiar que amenaza terminar con una industria en la que descollaron muchos artesanos petrerenses, consiguiendo una fama y un prestigio que va barrando el tiempo con la imposición de nuevos métodos. -Cifra. Esta elegía al botijo que en la anterior noticia se contiene, revela en el corresponsal de Elda una sensibilidad muy levantina. Toda España ha hecho maravillas con el barro- -el mismo barro de que el hombre está hecho- -para contener el agua y el vino. Pero, sobre todo, el agua, que en cubas y en pellejos tomaría sabor y no estaría fresca. Valencia, en tantas cosas primera, sobre todo en materia de contactos con la cultura mediterránea (y hasta de la otra, como en el caso de la imprenta -y del teatro- -se demuestra) ha hecho en esta materia del barro increíbles cosas. Y bellísimas. Dicen los arabistas del país, apoyados en testimonios impresionantes entre los que no faltan el de Lucio Marineo y el de León Africano, que todo viene de Oriente. Parece que es verdad; sólo que no conviene identificar con el Oriente solamente al Oriente islámico. Porque hay otro. Y antes de que se supiera nada de los inelkíes de Málaga y de los potes de Aben Taurino, aniín de Toledo, ya en Valencia- -a cuyo reino Elda pertenece- se jugaba con el agua, con el fuego y con el sol en los alfares heredados de los primeros habitantes del estuario del Turia. Es natural que luego la Valencia mudejar estallara en aquella floración de reflejos y de esmaltes que llenó la cuenca del Mediterráneo de raioles de. Valencia pin ¡ades Todos los palacios de la corona de Aragón, incluyendo los de Italia, decoraron sus zócalos y sus solados con azulejos al costum o usanga de Valencia Los alféizares de los ventanales góticos se llenaron de barrelets de cattterells por entre cuyos poros el viento perfumado de Levante iba buscándole las cosquillas al agua inocente y la daba aquel frescor que era la alegría de los fcsteixadors en las noches cálidas. Galera. 1: de Venccia, de Genova, de Florencia, de Sicilia, de Chipre, de Argelia, bereberes, turcas, mal- tesas, sardas y corsas lciota la mar cmblanqueían arribando al Grao. Valencia, la clara -como la llamó el poeta del Cantar de Mío Cid- -se he- ncliía en el instante- -siglos XIV y XV- -en que ero, acaso el faro más relumbrante de la cultura mediterránea. Trabajadores murcies cargaban en las guerres d estibar las cerámicas valentinas para los palacios del cardenal Aubert, de Pedro de Luna, del duque Renato de Anjou, de Felipe de Borgoña. O de Alfonso V de Aragón, que pa- Ei MARQUES DE SAMTA CHOZ De embajador de El Cciro a subsecretario de Asuntos Exteriores. Recién posesionado del cargo me recibe en su despacho del Ministerio. Don José Fernández Villaverde es como si dijéramos diplomático ciento por ciento; diplomático desde mucho antes de su mayoría de edad. Y exclusivamente diplomático. -Señor subsecretario, ¿puedo ser nn poquito indiscreto? -le pregunto. -Usted, sí; yo, no, porque la diplomacia es saber oír y aprender a callarse. -Muy discreto. -Discreción y diplomacia es uno y lo mismo. -Vamos a ver... Siendo hijo, nieto y bisnieto de ministros de la Corona, ¿por qué eligió la carrera diplomática? -Al principio peasé en la militar. Luego se me ofrecieron dos posibilidades: la política y la diplomacia, ambas tradicionales en mi familia. ¿Existe a l g u n a diferencia e n t r e la política y la diplomacia? -S o n quehaceres muy paralelos. La diferencia radica, principalmente, en el medio en que se realiza la función. Pero es evidente que la diplomacia sin un contenido político es una entelequia que carece de sentido. -Entonces, ¿no cree usted en la diplomacia como pura función representativa? -No. Esa es la caricatura de una pro- fesión que, por desenvolverse en un ambiente de aparente privilegio, es muy frecuentemente objeto de la crítica. Frente a la visión superficial de quienes imaginan a los diplomáticos en los palacios de ías grandes capitales europeas, está la realidad de la carrera: centenares de funcionarios actuando a miles de kilómetros de la Patria, en pequeñas ciudades, en climas y en ambientes muy difíciles y en misiones de gran trabajo y responsabilidad. ¿Ha estado usted muchas veces en el extranjero? -He servido en trece puestos y en trece países distintos en todas las categorías, desde agregado de Embajada hasta embajador. He sido, además, subjefe de la Oficina de la Sociedad de Naciones, agente oficioso en Londres durante nuestra guerra de Liberación y dos veces observador en la O. N. U. ¿En qué momento tuvo que demostrar mejor su diplomacia? -En julio del 36, al empezai a ejercer en Londres la función de agente oficioso de la España nacional. ¿Impresión de su último puesto en El Cairo? -España y su Caudillo gozan de una enorme popularidad en Egipto y en todos los países del mundo árabe. ¿Y de sus subordinados? -Vengo muy contento igualmente. A las oposiciones a nuestra carrera concurren hoy las mejores de las promociones universitarias y además elementos muy valiesos procedentes de otras carreras. Durante treinta y cinco años de servicius he podido comprobar, no sólo esto, siso Ja eficacia y aún el valor personal de mis compañeros. ¿Ha dicho valor personal? -Sí. Ignacio Oyarzábal murió en acto de sabotaje de los maquis en Francia; Manuel Aüendesalazar y Travesado, vizconde de Tapia, fue también víctima tíe otro acto de sabotaje en Palestina. También es conocido el heroico fin de José GaIlostra y Caello de Portugal, asesinado en Méjico en acto de servicio. Y en los primeros días del Alzamiento, casi sin excepción, los diplomáticos que servían en el exterior dimitieron de sus puestos y se pusieron al servicio de ¡a España nacional. Muchos de Marzo 19, SAN JOSÉ Día del Padre La rosa ignora su raíz. Pero sin la tierra de su tiesto no podría alzar su hermosura al aire. Los hijos nos alzamos hacia la vida porque nuestro padre es la tierra que nos nutre y nos sostiene. Seamos como la rosa que da a la tierra sus pétalos mejores. Demos a nuestro padre la alegría de un regalo el 19 de marzo, DÍA DEL PADRE, en prueba de nuestro reconocimiento... Para el DÍA DEL PADRE, y para Josés y Josefinas, regalos elegantes en... Galerías GALAS FEMENINAS Señora: Sus peinados sus galas modernas. los hallará en GALAS FEMENINAS la revista de la mujer elegante.