Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DÍARÍO ILUST R A D O D E INh O R MA G 1O N G E N ERA L? FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUGA DE TENA D I A R I O ILUST R ADO DE INF O RM A G 1 O N G E NER A L ja y L profesor Gala que al taller del rrigues, adeabogado se le llamamás de ser un ba estudio y con m a e s t r o calificado, razón, porque allí se una autoridad reconocida dentro y fuera estudiaba como hay que estudiar: con blemas de la vida y de la cultura, a los del ámbito español, en la- disciplina del sosiego, con silencio y con libros, para que se asoma no como un aficionado, Derecho Mercantil por él cultivada con aprender en ellos lo que otros hombres, sir. o con la inquietud y la responsabilipreferente y sabia dedicación, es un hu- dad del que sabe que lo que importa, en antes que nosotros, han pensado y han rnanista de larga mirada y con la atenc n escrito acerca del caso que se nos conúltima instancia, es el hombre, con todo abierta a toda manifestación de cultura lo que al hombre perfecciona en su pro- sulta; que el estudio es siempre para el y con una viva y apremiante exigencia yecto de salvación en lo humano y en lo que estudia un acto de humildad de dar a la vida una dimensión profunPero poniendo más el dedo en la llaga, divino. Y este aspecto es cabalmente lo da, una radical conformación ética por el profesor Garrigues fija y diseca con su que confiere al profesor Garrigues ese la primacía del espíritu, por el dominio tono de austeridad, ese acento noble de palabra analítica y segura la plaga endéde la inteligencia. La espécializáción rimica de ese fenómeno del intermediatrascendencia, de reflexiva actitud con gurosa, apurada hasta el límite en una el que se sitúa ante la vida. rismo -dicho sea con una palabra tan disciplina, que puede parecer árida y de atroz y descarada como la realidad a que Bastaría para comprobar estas rápidas complejas ramificaciones, no ha podido alude- -surgido a río revuelto de las siindicaciones la lectura de su discurso clausurar a un espíritu tan sagaz y pe Negocios fiduciarios en Derecho Mer- tuaciones extremadas de una época difinetrante como el de Joaquín Garrigues en cantil para su ingreso en la Real Acacultosa del mundo. Nuestros despachos lo que Ortega llamó de una manera dede ahora- -prosigue- -van alejándose de demia de Jurisprudencia y Legislación. finitiva la barbarie de la espécializáción, aquella estampa de los despachos de anSólo un auténtico maestro puede llegar que termina por deshumanizar al hom- a las precisiones lógicas, a la matización taño, van dejando de ser estudios para bre y confinar el entendimiento en un sutil, a la fundamentación moral, que bri- convertirse en agencias donde los licampo de perspectiva cerrada y uniforllan en esta acabada monografía, que tie- bros desaparecen para dejar sitio a los me. La técnica, la pura espécializáción teléfonos, a los dictáfonos, a las cintas ne, además, la excelencia de estar escrita proporcionan un tipo de perfección insen estilo noble, construido con pericia, magnetofónicas y a otros artefactos hotrumental que, bien entendida, puede rrísonos, que nos incitan a hablar antes con buen arte humanístico, que no suele contribuir a la perfección integral del ser habitual, ni mucho menos, en los que a estudiar, al grito antes que al sihombre; pero que, restringida con excelencio. ¡tratadistas de materias de suyo áridas. so, reduce las posibilidades del espíritu, La gran lección del profesor GarriAparte el valor doctrinal de este disque busca la trascendencia del saber y gues tiene como un dolido acento, como curso, en el que se delimita con precisión de la técnica. el concepto de negocio fiduciario, el de una suasoria advertencia. La nuestra se Garrigues, hombre disciplinado y meva convirtiendo en una profesión para la su licitud y el de su deformación, cuantódico, con una profunda y amplia vodo el afán de riquezas y de negocios rá- que apenas se necesita saber Derecho. cación de universitario, ha sabido alterpidos y pingües opera al margen de la Alfonso el Sabio exigía que los aboganar con admirable equilibrio su espécialey y de la moral, hay una serie de ob- dos fuesen sabidores de derecho y lizáción, de alcanqe internacional, en el servaciones adyacentes convenientísimas, llamó estorvadores de los pleytos a los Derecho Mercantil, con el ejercicio de la dichas al paso con una gran serenidad. que se fazen abogados non seyendo saabogacía, en el que goza de un prestigio Así como Marañón habló un día, con su bidores de derecho Mucho me tem 0 que extraordinario; su labor de cátedra pro- enorme y ponderada autoridad, de las in- los sabidores se truequen el día de mafesada con asiduidad y con una altura ñana en corredores de Derecho, en emconveniencias del dogmatismo científico científica musitada, de la que ha salido presarios de otros que estudian mientras en Medicina, habla aquí Garrigues de una promoción de alumnos excepcionalellos corren de aquí para allá, como geslas desviaciones de la abogacía y recuermente capacitados, con la producción tores de intereses ajenos, buscando acada casi nostálgicamente aquella época en sistemática de una serie de obras doc- AW. V. V. W. V. W. V. WIW. VJVAV so, al servicio de esos intereses, la directrinales, de estudios, monografías y ención en que sopla el viento, cosa harto sayos de diversa índole, realmente macomprensible en estos tiempos de la Epogistrales, tanto por su rigor científico nomía. como por su exposición nítida, por su ¿A qué seguir citando? La lección sefinísima dialéctica y el acento de renorena, de gran alcance moral y dialéctico, vación y originalidad que imprime a todel profesor Garrigues, bien merece ser das sus producciones. SJ Í- ÍJÍV meditada y recogida por quienes comPero es que, ader. -ás de esta que poprenden que la verdad beneficia siempre, dría llamarse actividad vocacional del aun a costa de quebrantos, a quien la profesor Garrigues, y acaso por encima profiere y a quien la recibe con entendide ella, y como completándola, está su miento y humildad. disposición humanística frente a los proP. Félix GARCÍA! E EL PROFESOR GARRIGUES t