Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. DOMINGO 27 DÉ FEBREKO DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 51 B C en París Mientras Dominici niegue su culpabilidad no podrá establecerse la de sus posibles cómplices LOS SETENTA Y OCHO AÑOS DEL VIEJO PATRIARCA Y: LA ENFERMEDAD QUE PADECE AMENAZAN SU VIDA París, 26. (Crónica telefónica de nuestro corresponsal. Durante las últimas semanas, la espesa cortina de la actualitualidad se lia entreabierto varias v ces, y una cabeza- -iba a decir casi familiar- -ha asomado, dispuesta, por lo visto, a no refugiarse en el pasado, ni a sumergirse en la lobreguez de su calabozo de condenado a muerte. Dominici, hace unos pocos días, ha da do el gran susto a todo el mundo. Se temió, muy justificadamente, por su vida. Es sabido que ninguna vida es tan preciosa como la de un condenado a muerte. A los reos se les cuida hasta el último minuto; se les curan sus enfermedades; se les da alimentación especial. Hasta cuando quieren ser justicieros, los hombres, encuentran la manera, con- tantos miramientos, de ser crueles. Pero la preocupación general ante la enfermedad del viejo Gastón Dominici no estaba basada en la voluntad de matarle vivo y sano. En eso se piensa poco, porgue lo más seguro es que Dominici no morirá en la guillotina. Su colecistitis aguda inquietó, sobre! todo, porque, de morir Gastón, el enigma de Lurs se haría definitivamente impenetrable. Se desvanecería totalmente la esperanza que todavía existe de no dejar escapar a otro u otros criminales que encima de matar o rematar una niña de diez años, han dejado ir solo hacia la muerte a un padre o un familiar (según, quién o quiénes sean los otros coautores) Hoy, la enfermedad de Dominici perma. hece estacionada. Tiene 38 grados de fiebre, pero, sobre todo, tiene, no lo olvidemos, setenta y ocho años. Contra el reloj de la enfermedad y de la vejez de Dominici marchan, con la solemne lentitud de 1 a Justicia, los trabajos conducentes a una segunda información o apertura de un sumario suplementario. Dentro de unas horas, el lunes, la máquina de esta segunda parte o nuevo sumario echará a andar. Acordó de hecho el suplemento de información el ministro de Justicia, Guérin de Beaumont, la víspera de Navidad, Dije entonces que el nuevo expediente podría ir muy rápido, porque conozco suficientemente al jovial Guérin de Beaumont para detenerse en su diligencia. Pero vino enero, y con él una enfer medad del entonces ministro de Justicia, y luesro vino otra enfermedad ésta mortal, la el el Gobierno al cual pertenecía. Sin embargo, la terrible lentitud que hace peligrar uri debido final al proceso de Lurs es, sobre todo, imputable a la mecánica de la Justicia, tan farragosa aquí y ten tantos otros viejos países, bajo toneladas de papeles, atiborrados a menudo de una ilegible prosa que las máquinas de escribir modernamente no han contribuído a resumir, sino a hinchar todavía más. Si Gastón Dominici muere antes de hacerse la luz definitiva, los familiares de la Granel Terre en vísperas, por cierto, de ser vendida en pública subasta, habrán logrado un éxito total, y ellos, en su ignorancia, podrán reírse de autoridades, jueces, magistrados, policías y periodistas. Dominici se ha negado a recibir a sus hijos. Sólo hace excepción, entre todos sus familiares, de su nieto Claudio y su sobri no León. A Gustavo no quiero verlo más que. en presencia del juez de Instrucción ha dicho, refiriéndose a su hijo. Se asegura que él continúa afirmando su inocencia. ¿Qué caso hay que hacer de los que esto transcriben? Alguna referencia que poseo me aconseja más bien creer lo que sus abogados parece han deducido- -después de las últimas conversaciones sostenidas con Gastón- que no será po sible encartar a otros autores si de antemano Gastón no reconoce su propia culpan bilidad. Poco puede demostrar la interven- ción de otros en la ejecución de la pequeña Drummond, si no arranca de una descripción detallada y se asienta en los hechos, que, como siempre 1 hemos indicado, sólo se pueden explicar por un ataque co lérico del viejo, que sólo se detuvo después de la muerte de los esposos Drummond. La muerte de la pequeña Elizabeth fue una cuestión familiar, en la que el viejo no tuyo; parte. Esta tesis que hemos apuntado otra? veces se pondrá a prueba si la segunda in- i vestigación judicial se realiza, ya que em pieza tarde, y, desde luego, sin. el benefi- i ció del choque psicológico que produjo el proceso al hacer estallar la piña íamiliar, que ahora parece haberse reconstruido otra vez. Hay todos los días asesinatos. Hay todas las semanas procesos. Pero el de Lurs posee la calidad de los buenos vinos: el tiempo no lo destruye, ¡o envejece, perp no lo pasa -Carlos SENTÍS. UN AUTOBÚS DE UNÍA, CERCA DE PORRINO (PONTEVEDRA) Perece abrasado un niño de cinco años al intentar salvar del fuego a tres hermanos MAS DE 250.000 PERSONAS, AFECTADAS FOR LAS INUNDACIONES EN EL SUR DE NUEVA GALES (AUSTRALIA) Porrino (Pontevedra) 26. Se lia producido un accidente de autobús, a tres kilómetros de esta villa, al chocar el vehículo contra una piedra de. gran tamaño aue originó su vuelco e inmediato incendio. El fuego se propagó rápidamente al departamento de viajeros que, en su mayoría, habían quedado aprisionados y sin poder salir. Muchas de las víctimas perecieron carbonizadas. La cifra total alcanza el número de 31 muertos y ocho heridos. Van identificados hasta ahora 27 cadáveres, todos ellos pertenecientes a. los Municipios de Redondela, Mos y Tuy, y uno de Pontevedra, llamado José Papiño, vendedor ambulante. Los otros son: María Blanco Rivas, José Lorenzo, Nicolás Alvarez, una sirvienta de éste llamada María, Lucía Pugá; una niña de la parroquia de Cesante, cuyo nombre se ignora; otra vecina de la misma parroquia, llamada Florinda, Carmen Alonso, Jesús Alvarez Barciela, Evaristo Cardalda González, Bernardino González, Rosendo Alonso Alonso, Severíno Guisande González, un mendigo de Caldelas de Tuy, llamado Manuel; Darío Lago Lago, Antonio Fernández Lemcs, Consuelo Bravo González, Primitiva González, Manuel Pérez Montes, Domingo Alonso Romero, Jesús Martínez Alonso, Ángel Martínez Alonso, Desiderio Alonso González y Rosendo Martínez Romero, así como Celso Guisande Bravo y Carmen Martínez Vila, que murieron después en un sanatorio de Vigo El vecindario acudió inmediatamente en auxilio de los accidentados, sin que pudieran hacer nada por salvarles, ya que el coche ardía totalmente. Se elogia grandemente la labor del maestro nacional do la parroquia de Cans, D. Carlos Díaz Alvarez, que fue el primero en acudir en auxilio de las víctimas y, con desprecio de su propia vida, realizó inauditos esfuerzos para poder salvar a algunas personas. El cónsul de la Argentina visitó al gobernador civil, entregándole una importante cantidad en metálico para lo que creyese conveniente en este servicio. Varios particulares también han contribuido con cantidades en metálico y aportando camiones y otros socorros. El conductor del vehículo, Antonio González Caballero, que resultó con ligeras lesiones, está detenido e incomunicado. Se ha sabido que tres señoritas de Túy, que se dirigían a la feria de Puenteáreás, se salvaron de la catástrofe, pues al llegar el autobús a Porrino y enterarse da que habrían de realizar el viaje en la parte superior del vehículo, desistieron de su propósito. El prelado de la diócesis, Dr. López Ortiz, ha dispuesto que mañana se celebre un solemne funeral, en la parro guia da San Salvador, de Budiño, a la que pertenecen la mayoría de los víctimas del accidente. A esta solemnidad religiosa asistirán el prelado, el Cabildo catedralicio y una representación del Seminario. -Cifra y Mancheta. MUERE OTRA DE LAS VÍCTIMAS BEL SUCESO DE VITORIA Vitoria 28. En la pasada madrugada falleció en el Hospital Civil, D. Julio César Baiztegui Tolosana, herido de gravedad en el trágico suceso del pasado día 12, que costó la vida a cuatro compañeros suyos. La grave herida qu sufrió le tuvo en constante peligro hasta el momento de su muerte. La víctima contaba treinta y cuatro años de edad y era casado. Deja cuatro hijos, el mayor de siete años y el más pequeño de uno. -Mencheta. DESCARRILA UN MERCANCÍAS EN UN Huesca 26. A las, dos de la tarde, un mercancías descendente, que salió de Sabiñánigo dos horas antes, descarriló en el túnel existente entre las estaciones de Anzanigo y La Peña. Se salieren de la vía siete unidades, pero no ocurrieron desgraTÚNEL