Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. J U E V E S 17 DE FEBRERO DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 35 Creo que la proposición sigue siendo válida; quizá más que nunca ante el hecho de la fusión de los Sindicatos americanos. Hasta el y senté, y contra todo lo que podía esperarse, los Sindicatos americinoj han sido prácticamente irirr incs a ios intentos de penetración- i- -que han sui muchos, hábiles y tenaces- -del comunismo. Su primera aspiración ha sido de Se trata de un hecho aceptado como lógico e inevitable por la indus- económico y sigue siéndolo. Superadastipo las terribles crisis de la década de los años tria y el capitalismo treinta, el espíritu de clase ha desapareEN DEFINITIVA, ESTA UNIFICACIÓN SERA UN BIEN- PARA LA PAZ cido prácticamente de los Sindicatos de SOCIAL DE ESTADOS UNIDOS Estados Unidos. Han planteado sus bataco, inevitable, del obrerismo organizado llas en el terreno económico. Los salarios, Washington ió. Al cabo de ve. inte anos de Estados Unidos. Quizá era más con- los seguros, las garantías y mejora de trade guerra fría entre las dos grandes centrales sindicales americanas, los Comités veniente la desunión que el frente unido; bajo han sido su objetivo. La teoría marejecutivos de ambas acaban de tomar el acaso era mejor la guerra fría que la uni- xista de la lucha de clases- -que ha enveacuerdo de fusionarlas. Si los Congresos ficación, pero el capitalismo de este país nenado la vida de la vieja Europa- -es un de ambos Sindicatos aprueban- -como todo es suficientemente realista para aceptar las hecho desconocido entre los trabajadores americanos. Cuando los jefes de los Sinindica- -las decisiones de los jefes, dentro cosas como son. de este mismo año la American FederaEs posible que un día los Sindicatos dicatos del acero o el automóvil discuten tion of Labor -A. F. L. -y el Congress americanos se conviertan en una fuerza unas mejoras con el presidente de la Ameof Industrial Organizations -C. I. O. -política. También lo es el capitalismo a rican Steel o la General Motors no se formarán un solo Sindicato obrero, con través de los partidos turnantes, y no hay sienten hombres de otra clase: se sienten quince millones de trabajadores en sus ningún mal en ello, antes al contrario. ciudadanos americanos amparados por la filas. Ello dependerá en gran parte, primero, de ley americana. Esta realidad social y moral representa De los dos Sindicatos, el A. F. I. es el los hombres que dirijan los Sindicatos; semás grande; el C I. O. el más militante. gundo, de la cooperación que éstos en- una inmensa garantía para el porvenir de Aquél tiene en este momento un registro cuentren en los partidos, especialmente el esta sociedad, en su conjunto, al producirde 10.300.000 afiliados; éste de cinco mi- demócrata. Hasta ahora la A. F. L. se ha se Ja fusión de sus dos grandes centrales llones. El primero, mucho más antiguo, mantenido neutral en política; el C. I. O. sindicales. Por otra parte, a pesar de sus está formado por una federación de Sinquince millones de afiliados no controlan, en cambio, ha militado constantemente, dicatos o Unions clasificadas por ofi- aunque de una manera indirecta, en fa- ni mucho menos, a todos los trabajadores cios; el segundo, disidente del primero vor del partido demócrata. Cuando Philip del país. Quedan varios Sindicatos sueltos desde 1935, es el Sindicato característiMurray se separó de la A. F. L. y fundó independientes, como el de Mineros, que camente industrial, es decir, sus Uniones el C. I. O. era un íntimo del presidente dirige John Lewis; el de Ferroviarios y están agrupadas por industrias. Los Sin- Rcosevelt y participó intensamente en la muchos más; quedan, además, millones dé dicatos que forman la A. F. L. son de plo- nueva legislación social- absolutamente obreros y empleados al margen de toda, meros, caldereros, zapateros, maquinistas, indispensable para restablecer el equili- filiación sindical. Indudablemente, la fuetcétera. Los que forman el C. I. O. son brio en la colectividad americana- -del sión atraerá en adelante nuevos efectivos, núcleos de una determinada industria; pero en cualquier caso se estará siempre New Deal por ejemplo, el Sindicato Unido de los traReconciliar el liberalismo económico con muy lejos de lo que alguien ha llamado bajadores de la industria del automóvil, su la seguridad social en una democracia po- ya el Monopolio sindical. organización más poderosa y activa lítica es la aspiración mayoritaria de AméCreo que la fusión de la A. F. L. y el, Por el momento, cada grupo sindical rica, escribí hace cuatro años en un es- C. I. O. será un bien para la paz social de dentro de ambas Federaciones, aun destudio sobre el sindicalismo americano. Estados Unidos. -José M. MASS 1 P. pués de fusionadas, conservará su personalidad; en el acuerdo se prevé, sin emA B C en Roma bargo, un proceso gradual de unificación de ¡os grupos, las cotizaciones, la organización general. La distribución de puestos dirigentes se hará en proporción a la Euerza numérica de ambas centrales; George Meany, presidente de la A. F. L. pasará a presidir el nuevo organismo fusionado; Kom? 16. (Crónica de nuestro corres- formado el orden y la factura de sus páWalter Reuther, jefe del C. I. O. será el ponsal. Ya casi toda la larga teoría de las ginas en honor de María Pía de Saboya vicepresidente. De los 17 puestos restangrandes revistas gráficas e informativas publicando en exclusiva el Servicio del tes del Comité ejecutico, diez pasarán a de Italia ha salido fresca, en blanco y ne- fotógrafo oficial de la Rtal Casa y una la A. F. L. siete al C. I. O. gro, en todos los colores y en huecograba- doble página central con un saludo hendo, para narrar profusamente y reflejar, chido de profundo sentimiento de devoción, P ira el sistema económico americano- la numerosas fotografías, fusión- de sus dos grandes Uniones obre- en gran acontecimiento de lo que ha sido monárquica. Dehaesta manera, Don Cael la principesca milo también aportado su bendición ras tiene una importancia considerable. boda de Cascaes. Ha roto el fuego el gran a los felices esposos. Después han salido Es un hecho social de incalculabh signi- semanario humorístico Cándido que por las grandes revistas, que tiran por encificación. La inercia del pasado, la rivali- orden de su director, Giovannino Guares- ma de los trescientos mil ejemplares, codad entre los grupos y los personalismos ehi, que sigue en la cárcel de Parma, ha mo Oggi El Europeo Época Lai ás los dirigentes habían impedido hasta anticipado su habitual salida y ha trans- Settimana I a c o m Settimo Giorito Tempo y ¡as otras menores que a doceahora la fusión. Pero en 1952 murió Phinas se publican y que absorben un públilip Murray, presidente del C. I. O. y en co menos numeroso. Si en los despachos 1953 William Green, (presidente de la oficiales no existen retratos de HumberA. F. L. Los nuevos dirigentes, libres de to II ni de su familia, en todos los millaA SA IOJ intereses creados y de las rivalidades res de quioscos; ds venta de periódicos de del pasado, han dado el paso a que les Italia un enorme tapiz de fotografías da llevaba la lógica, ¡a historia y los intetodos los directos componentes de la. Casa de Sab ya triunfa en multicolor estandarresas de los trabajadores. te de Iij: nenaje y de testimonio a! as ReaAlgunos sectores conservadores del cales Personas, ana si están ausentes, pot Vende exclusivamente pitalismo y la industria americana no oculfuerza física, de la patria, no! o rstán, mantones de Manila, tan su alarnva ante el acuerdo de los Sinmantillas, velos, peicomo es fácil comprobarlo, en el coraxóif netas, abanicos. ¡y en el sentimiento palpitantes de millodicatos obreros: un político de la Vieja nes ¡3 e italianos enfervorizados y ncstál Guardia republicana predica que la fusión PRECIADOS, 52 gicos de un retorno de la Monarquía, quQ de los Sindicatos es el primar paso hacia más tarde o más pronto habrá de produEntre Callao y Santo Domingo- Madrid. un Labour Party americano. Este tipo cirse. Visite nuestra sección de alquiler de de reacción es, por ahora, minoritario. En velos y vestidos novia y madrina, somQue este sentimiento extenso y profiuír general, el capitalismo, la industria y los do existe, lo demuestra esta unanimidad breros señora, pieles, mantillas, smo partidos políticos acogen la fusión sindide la Prensa en saber servir al lector la king y chaqués y dg media etiqueta. que sabe que el lector quiere. Por ía mis- cal como lo que gs un. movimiento i ó i A B C en Washingto: PROSABLE FOSION DE LOS DOS GRANDES SINDICATOS NORTEAMERICANOS