Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. J U E V E S 27 DE E N E R O DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG. 24 nuestra cuenta el desenlace, que no puede ser de. más exigente meditación. taria, había hecho donación graciosa del inmueble a una señora de la localidad, sin tener en cuenta sus deseos y aun sus derechos. En el poder se advertía que si por fallecimiento de la señora donataria o por, cualquier otra circunstancia imprevista no pudiese llevarse a cabo la donación a favor de aquélla, se facultaba expresamente al administrador para que donara en forma pura y simple el inmueble a la persona que él designe y que yo conozco dej antemano en virtud de las instrucciones que le tengo dadas sobre el particular Sobre estos hechos el inquilino demandó a la donataria, pidiendo la nulidad de la donación, por existir plenas presunciones de simulación, y que, como consecuencia de ello, se declarase su derecho a retraer el inmueble. El Juzgado y la Audiencia Territorial de Oviedo entendieron que no existían pruebas de que la donación era simulada y encubría una compraventa. Como el contrato, tanto en la forma como en el fondo, no podía, ser más perfecto con arreglo a Derecho, desestimaron las pretensiones del inquilino. Recurridos estos fallos ante el Supremo, el inquilino no podía entrar en el problema directo de la interpretación del derecho de retracto y su remota aplicabilidad a esta donación, porque previamente tenía que conseguir del Tribunal la declaración de simulación para que, por así decirlo, apareciera debajo el contrato de compraventa encubierto. La Sala primera del Supremo ha desestimado el recurso. Combate la prueba de presunciones que defiende el recurrente en cuanto a la simulación por los hechos anteriores a la escritura, pues si bien es cierto que esta clase de pruebas tiene una singular importancia en los casos de simulación en que se trata de comprobar hechos que han querido ocultar los aparentemente contratantes, ya en su totalidad o disimulando el contrato realmente querido, olvida el recurrente que las presunciones no son admisibles sino cuando el hecho de, que han de deducirse esté completamente acreditado, y que para establecer una presunción se requiere ia coexistencia de dos requisitos fundamentales, uno la realidad completamente acreditada de un hecho y otro que entre este hecho y el que trata de aducir medie uri enlace directo y preciso, según las reglas del criterio humano Descartada esta posible prueba de prssunciones, el contrato de donación permanece inatacable, y por ello declarado que el que se discute 110 es simuladq y no ofreciéndose problema alguno de interpretación de ninguna de sus estipulaciones, no es medio eficaz para demostrar la simulación solicitada el usado por el recurrente, por no acomodarse ni ser aplicable al fin pretendido Como! a donación está otorgada con todos los requisitos, el Tribunal no puede franquear la cortina que constituye la transmisión gratuita que se le ofrece. Quii 7 Á al otro lado de la cortina haya una com- praventa y como consecuencia un derecha de retracto, pero la cortina está ajustada a derecho y no se ha probado la simula- ción. Si la divulgación de la fórmula pueda promover ssi empleo en los ca? os de ven- ta de piso? nuestra conciencia se tranquil liza ante el míe o proyecto de ley d arrendamien. os urbanos, que está en 1 Cortes Españolas, pensando que esta a Svertcncia provoque alguna solución contra este abuso de derecho, que burla el otorgado por la vigente lev a los inquilisos. Juan Manuel FANJU f. ÍL Í- La dueña del hotélito asturiano que es motivo del pleito, vivía con sus hermanos en Méjico, entendiéndose con los ¡nquilinos a través de un administrador residente en España. Todo era normal cuando un hermano de la propietaria escribió desde Méjico al alcalde de! pueblo preguntando cuál podría ser el precio de la casa, porque su hermana pensaba venderla. Dióse la curiosa coincidencia de que el alcalde e inquilino eran la misma persona, por lo que- -con clara muestra de corrección- -requirió los servicios del arquitecto municipal para que la valoración gozara de imparcialidad. Obtenido el precio, el alcalde- inquilino remitió a Méjico, LA DONACIÓN DE UNA VIVIENDA IMPIDE advirtiendo que si lalodueña pensaba venAL INQUILINO EJERCITAR EL DERECHO der la casa, él. como inquilino deseaba comprarla. DE RETRACTO Poco tiempo después recibió nueva carta de Méjico anunciando que el adminisSENTENCIA DE I I DE NOVIEMBRE DE 1954. trador quedaba autorizado gara gestionar Las ideas solamente sugeridas, si bien la venta de la casa al mejor precio, prefi excitan nuestra imaginación, para compleriendo, igualdad tarlas por nuestra cuenta tienen el grave quilino. en se añadía de condiciones, al inY que el pago habría de peligro de hacernos discurrir por camihacerse en Méjico y en moneda mejicana. nos no previstos por su inspirador o de Cuál no sería la sorpresa del inquilino conducirnos a conclusiones insospechadas. cuando se enteró que el administrador, Es el caso de la sentencia dictada por usando un poder otorgado por la propiela Sala primera del Tribunal Supremo en 11 de noviembre de 1954, al resolver un juicio ordinario de mayor cuantía en que se impugnaba, por simulación, la donación de una vivienda y se solicitaba el retracto a favor del inquilino. No se declara expresamente sobre la donación y el retracto, pero se nos deja sitio para que -con realidades jurídicas coincidentes- -expongamos la doctrina y avisemos el peligro. Cuando la transmisión de una vivienda o local, de negocio por su propietario se realiza graciosa y liberalmente como donación, no pueden ejercitarse los derechos de tanteo y retracto que la ley concede a los arrendatarios. Como la ley de Arrendamientos Urbanos sólo alude al ejercicio de aquellos derechos en caso de venta por pisos su vigencia queda reducida a las transmisiones a título oneroso, pero si la vivienda se dona graciosamente, nada puede hacer el inquilino. Con razón dice la- frase popular que el que hace la lc i hace la trampa Esto es tan evidente que el derecho de retracto que se previene en los artículos 1.507 y 1.521 del Código Civil sólo alcanza a las transmisiones por compraventa o por dación en pago, pero no cuando se realizan por un acto de liberalidad, como es la donación. Con sólo cuidar que la donación no prive al donante de los medios necesarios j macho jí para vivir en estado correspondiente a sus circunstancias, con tal de prevenir que la donación no resulte inoficiosa, si se cede más de lo que se puede d, ar o recibir por testamento, la fórmula de evasión es jurídicamente perfecta. En el caso que hoy ofrecemos, el inquilino hubo de intentar, a través de un juicio ordinario, la nulidad de la donación en vez de plantear directamente la acción de retracto, sólo posible si anulaba la donación como contrato simulado, que encubría una auténtica compraventa. La pura demanda de retracto sobre la base de reÉXITO CONSOLIDADO D b w El ft 01904 conocer la validez de la donación excluía ya su pretensión. Es de lamentar que ni el recurso ni hi sentencia hayan tenido pretexto (era inneSOLAR CALLE FERRAZ cesario) para remachar este tema de semiesquina a Quintana, orientación Salos efectos de la donación en relación con liente, fachada 21 metros, fondo 29, superel articulo 63 de la ley de Arrendamienficie 579 metros cuadrados. Vendo, precio tos Urbanos; ello noí obliga- -como en los interesante. PEÑA MARÍN. Avda. de José temas, literarios, iaconcluíos- a suplir por Antonio, 31- 31 71 43, 32 114 G. Colegiado) LA SENTENCIA DÉLA SEMANA abrora no n 11 w i 11 r 1- -i 1 IIÍ III a 1 felIHtlkil