Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 23 DE ENEBO DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG. 43 Crítica y glosa POESÍA FEMENINA ESPAÑOLA VIVIENTE por Carmen Conde Ediciones Arquero Madrid. 467 páginas. 80 pesetas. ARMEN Conde se alinea con veinticinco poetisas en Antología muy esmerada, a la que se agrega, justificadamente, la propia seleccionado? Carmen Conde es- ¿quién lo ignora? -poetisa de extraordinaria calidad. 3 fey experta, además, en el conocimiento y crítica de la Poesía, lo demuestra cumplidamente, no ya en la composición de esta Antología, sino en el prólogo que la justifica, en todos y cada uno de sus elementos, desde un punto de vista persona? Por objetiva que ssa toda antología, su autor no puede ni debe prescindir de un criterio, enteramente suyo, que le oriente y haga de su selección algo vivo y orgánico, no ana mera yuxtaposición de muestras sin valor Toda selección forzosamente tiene que adolecer de parcialidad empissa per decir Carmen Conde. Yo misma, en ciertas ocasior. es, la he sufrido también añade, curándose en salud. Pero, aun siendo certeros los rasgos con c ¡ae caracteriza a determinadas poetisas en la Introducción hállense o no incluidas en la Antología propiamente dicha, la piedra de toque empleada para contrastarlas por la seleccionadora debiera sernos definida. Fuerza es afrontar la aridez propia de toda enumeración, dando aquí los nombres de las poetisas seleccionadas por Carmen Conde, para que nuestros lectores conozcan, en gran parte, al menos, la nómina de la poesía femenina actual. A saber: María Alfaro, Ester Andreis, María Beneyto, Ana Inés Bonnin, Carmen Conde, Mercedes Chamorro, Ernestina de CJiampoiircin, Beatriz Domínguez, Angela Figuera Aymerich, Gloria Fuertes, Angelina Gatell, Clemencia LaborSa, Chana Madera, Susana March, Trina Mercader, Pino Ojeda, Pilar Paz, Luz Pozo, Josefina Homo, Aífíinsa de la Torre, Josefina de la Torre, Montserrat Vayreda, Pilar Vázquez Cuesta, Fura Vázquez, Celia Viñas y Concha Zardoya. ¿Muchas? Desde luego, si comparamos el número de estas poetisas ae hoy cen las cinco o seis que brindan al recuento las revistas del Romanticismo y las referencias que pudiésemos hallar, en este o aquel viejo periódico, de las veladas poéticas en los liceos y salones de aquella época típicamente cualificada por el auge dsl Verso: del escenario al abanico. Pera es natural que de entonces acá haya aumentado enormemente el número do poetisas; también el de poetas, pese a la disminución de motivos, sugestiones o estímulos líricos, en el ambiente social. Pero, mientras tanto, se ha ido operando un fenómeno de innegable trascendencia: el acceso de la mujer a cualesquiera campos de lucha o convivencia. Franqueado el paso a Universidades, oficinas y talleres- -nada digamos respecto al deporte y a toda suerte de espectáculos- ¿cómo va el Parnaso a cerrarle sus puertas? Por lo que hace a la Antología que comentamos, quedan fuera esas otras poetisas valiosas de niiienes habla Carmen Conde en su Introducción Lancémonos de nuevo a la relación nominal: Dolores Catarineu, María Cegarra, Remedios de la Bárcsna, Eugenia Serrano, Piaríafiolos Reyes Fuentes, Concha Lagos, María Antonia Sanz Cuadrado, Elena Martín Vivaldi, Angeles Fernández, Adelaida ¿as Sanias, María Cristina de la Cuesta... Y ¿cómo no recordar a la condesa de Torrellano? En efecto: Jamüs la poesía española tuvo tal riqueza de nombres femeninos como la tiene actualmente, Y para darnos cuenta de los méritos que avaloran tan rica floración, bastaría con abrir al azar este yolemen, puesto que hallaríamos, de seguro, poemas míe nos interesaran o conmovieran en tornasolado conjunto. Pero, sin espacio para hablar de ias poetisas que pos- esas pálinas desfilan una a una, nos daríamos por satisfechos si nos fuese posible ofrecer n este comentario vina visión de conjunto. Panorámicamente, ¿cómo es la poesía femenina actual? Viviente prefiere decir Carmen Conde, y en ese sentido, literalmente hablando, nos parece obligado, a doble título de dolor y justicia, señalar un nombre, el de Celia Viñas, fallecida en tanto se tiraba esta obra. Treinta y nueve años de edad, cuatro libros de versos, sensibilidad apercibida en todo instante para cantar los más finos matices de la creación... Esta muerte, tan patética, añade emoción, sin duda, a la poesía de Celia Viñas, tan vivida y entrañable. Apenas nace esta Antología y ya deja tras de sí una cruz funeraria. Panorámicamente, repetimos, ¿cómo vemos la poesía femenina actual? Por lo pronto, la caracteriza su riqueza temática, con ancho espacio reservado a la preocupación religiosa. Y tanto en este sentido coreo en el de los motivos profanos de la naturaleza y del amor, una acusada, tendencia a la exploración psicológica. La poesía de hoy es muy introspectiva. Sien es verdad que esta observación alcanza tanto a la poetisa como al poeta. Pero tal vez en la mujer se agudice más aún él bruñido estilete con que penetra en recuerdos, dolores y angustias. He aquí, en esta última palabra, una de las claves más expresivas de esta poesía: angustiada y angustiosa hoy, como nunca. Desde lejos, en el tiempo, Rosalía éo Castro mira a las poetisas de hoy con sonrisa de mansa tristeza, con un ilotas de resignación amarga. En todo caso, a través de un verso muy transparente y fácil. ¿Podríamos fijar un contraste, ya que la poesía femenina actual es más complicada y menos cristalina? Pero, realmente, no creemos cue poetisa y poeta se contrapongan. Quizá estemos ya en el día presentido por Rilke: cuando la mujer no signifique algo opuesto al hombre, sino algo propio e independiente: Nada aue haga pensar ni en complemento ni en límite, ino en vida y en ser: el Humano Femenino. M. FERNANDEZ ALMAGRO de la Real- Academia Española CAPACIDAD ADQUISITIVA El Anuario Estadístico de España obra que edita primorosamente el Instituto Nacional úe Estadística, adscrito a la Presidencia del Gobierno, se supera y perfecciona cada año en la meritoria tarea de describir a los españoles, con el mayor detalle y sutileza posibles, la situación real del país en que viven y por cuya grandeza trabajan; al menos en la medida en que esta situación puede cifrarse y expresarse en números. Al salir, hace poco, el Anuario de 1954 en su doble edición, grande y manual, la Prensa diaria comenzó a difundir y a comentar algunos de los interesantes datos que contiene, expresivos de la vida española en los años 1952 y 1953, especialmente los relativos a la demografía, renta nacional y comercio exterior. Quedan, sin embargo, por considerar, otros aspectos de máxima importancia, que dicho libro hace públicos y cuyo conocimiento por parte de los españoles puede contribuir decisivamente a orientar su conciencia social, punto de arranque esencial para un mejor servicio a la Patria. Nos referimos hoy a los llamados índices de remuneración real de los trabajadores españoles, clasificados en categorías profesionales y en los distintos grados existentes dentro de cada categoría; los cuales figuran en las páginas 514 y 515 de la edición manual. Como es sabido, el índice de remuneración real por jornada ordinaria, trabajada expresa la relación entre el índice tíe remuneración efectiva obtenido teniendo en cuenta el salario con todos sus aumentos, pluse s, etc. así como descuentos) del trabajador, y el índice del coste tís vida, referidos ambos a una misma fecha base. Indica, pues, en cierto modo, la capacidad adquisitiva del salario total en la fecha de que se trate, referida a la capacidad adquisitiva en la fecha base. Llamando 100 a esa remuneración real en la fecha base julio de 1936, el Anuario Estadístico de España nos ofrece los siguientes índices de remuneración real máxima, en los años 1952 y 1953, respectivamente, para Aistintas categorías de oficios: mineros, 48 y 45; metalúrgicos, 46 y 43; textiles, 49 y 46; aserradores mecánicos, 58 y 54; agrícolas, 52 y 52; herreros, 52 y 49; alhamíes, 49 y 46; carpinteros, 56 y 53; canteros, 48 y 45; pintores, 50 y 47; zapateros, 53 y 50. Debemos agradecer al Instituto Nacional de Estadística, porque, al hacer públicos tanto los datos que expresan realizaciones como aquéllos qus muestran problemas nacionales aún pendientes, mantiene al día nuestro conocimiento de larealidad española y viva nuestra conciencia social. -M. S. M. ATENEO Número fxlraordm. ario. 1 G 0 páginas en Kran formato, con numerosas ilustmeii. ne. -i. Tniliajas diversos de 111 ei i riioreis, iKu- klos níre el final de la i: r ¡mrr; i s u e r r a mundial y comienzo do i; Ke. nMÍa. 10 i estíL: vs. puede llamarse promoción de entre gueDon Luis Ponce de León, director de la rras La introducción a este número, firrevista Ateneo ha realizado una labor mada por el Sr. Ponce de León, expone ordenadora de capital importancia. Ultima promoción es el subtítulo de este número, que suma cuatro de los corrientes, para dar paso amplio y triunfal nada meNAVES nos que a ciento once escritores nuevos, según también se consigna en la portada. Cedería tres en alquiler, junto calle Al Ancha es. la plaza concedida ajsta que i cala, Marqués de Mondéjar, 33. cómo y por qué se ha hecho la selección y con qué sentido: En vea de ponernos, con voluntad tan buena como falible, a elegir escritores que, a nuestro juicio, podían considerarse integrantes de 1.1 gen raciones más jóvenes, excluyendo a los- de más, hemos preferido poner la decisión en el filo de la fecha. Sucede así que algunos de los aquí presentes pertenecen a la generación del 36 más bien que. a ningung