Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. D O M I N G O 23 DE E N E R O DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG. 32 casada con hijos perciba mayores ingresos que la que no ha contraído matrimonio, pues esp es precisamente lo que deseaba el legislador al implantar un sistema de subsidios y pluses en atención a unas mayores cargas familiares. Si la ley np hizo ninguna excepción respecto a ningún funcionario, al excluirlo del anterior régimen de subsidio familiar, es que no se pensaba en exclusiones en el percibo de la prestación por hijos. La orden referida dispone que quienes percibían hasta la publicación de la ley el subsidio familiar, no cobren ni éste ni la Ayuda Familiar. Y ese no fue, sin duda el deseo del legislador, ni es el espíritu ni la letra de la ley de Ayuda Familiar. Por otra parte, nos ratificamos en el sentido de que deben percibirlo todos los que trabajan y en donde trabajen. Lo mismo los funcionarios públicos, que los de Administración Local, que los particulares y los que, como los carteros rurales, cumplen una misión y hacen un esfuerzo. Que esto supone un aumento, es cosa sabida pero los gastos que otorgan una satisfacción interior y dan tono de igualdad a los productores, sea cual fuere su clase y condición, si son un sacrificio, son también el regulador de una justicia social. EDITORIAL PRENSA ESPASOLA SÜSCHIPCION DE A 8 C: MADRID Y PROVINCIAS, TRES MESES. 78 pSs. BEDACCION Y ADMINISTRACIÓN: SERRANO. 61. APASTADO HUMERO. 43. TEL 2519 LA BREVE LIBERTAD DE UCRANIA El año pasado hizo tres siglos que la Ucrania crédula e ingenua solicitó la protección del Zar de Rusia- -el segundo de la nueva dinastía de los Romanof- -para escapar al peligro que representaba para elíá la presión procedente de Polonia. La intención fue buena, pero el resultado hubo de ser desastroso. Desde 1654, la Ucrania antaño libre, fuerte y nacional, sigue incorporada al imperio moscovita, con excepción de tres años de gloriosa libertad, cuyo XXXVII aniversario se celebra estos días e indica la posibilidad de que retoñé. Los ucranianos jamás repetirán el Finis Poloniae de Koscziusko; esperan la re surrección de su patria, que no es Rusia, y luchan por ella con la pluma, el verbo y la espada. No admiten la teoría de que los rutenos, de quienes descienden, pertenecieran a la nación rusa, ni tampoco que su idioma- -el del erudito Kostomarov y del gran, poeta Shevchenko- -no sea sino un dialecto ruso. Sienten la diferenciación y están segures de poder reconstituir un día, no muy lejano, la gran Ucrania con ei Sur de Rusia, la península de Crimea, la parte crientai de Galitzia, el Nordeste de la antigua Hungría y los territorios que se extienden al esté del mar de Azov. Añoran la rada (parlamento) de Kiev (Kyiv en ucraniano) la sabia administración del hetmán Skoropadski y las hazañas da Simón Petliura, ídolo de las masas. La resurrección de la Ucrania libra hubiera sido posible en la segunda guerra mun- i dial si la actuación de varios colaboradores de Hitler hubiese sido menos desacertada. Quienes no conozcan las realidades políticas, históricas y culturales, posiblemente dirán que de hecho existe una Ucrania libre, bajo la denominación de República soviética ucraniana que incluso forma parte de las Naciones Unidas, como un Estado más, con voz y voto. Así es, en efecto; pero tan sólo para que la Unión Soviética disponga da tres votos: el suyo propio y los de Ucrania y Bielo- Rusia o Rusia Blanca Se trata de una hábil maniobra por parte de Moscú, con doble finalidad: la indicada y el intento de hacer alarde de liberalismo en el terreno de las nacionali dades. Las potencias del Oeste, habituadas a encontrar natural lo establecido, no comprenden, generalmente, la fuerza explosiva que para su causa podría representar el nacionalismo de los pueblos subyugados. En los primeros años del régimen bolchevique en Moscú hubieran podido apoyar eficazmente los movimientos nacionalistas de Ucrania, Bielo- Ruisia, Georgia, etc. modificando el desarrollo de Rusia y frenando su lucha contra el mundo libre, Desgraciadamen- i te, dejaron pasar la oportunidad que sai les brindaba, por ignorancia, desidia y ¡método del menor esfuerzo. Tampoco quieren ver hoy que en Ucrania sobrevive el espíritu irredentista, pese a la metódica eliminación de la éiite intelectual, las deportaciones en masa a SU beria y los estragos del hambre, conscientemente organizada por Stalin, quíi en la rica Ucrania, la tierra negra hizo perecer a cerca de siete millones de personas. Pero cualquier violencia y Tesafuero se estrellará siempre cor. tra el muro de piedra de la resistencia nacionalista de cuarenta. sÜlongs de LA MUJER QUE TRABAJA La emocionada asistencia a nuestras afirmaciones, de las mujeres que trabajan, nos da nuevo impulso para continuar el estudio del problema de la Ayuda Familiar. No se trata ya de una sugerencia, de un deseo, de un impulso a favor de determinada clase; es, y nos complace decirlo, la exposición de una razonable actitud, que busca en la justicia el cauce de intereses legítimos. El sistema de Ayuda Familiar implantado por la ley de 15 de julio de 1954, tuvo en cuenta las diversas situaciones personales y dictó unas normas que podían considerarse como excepcionales, dentro del sistema general de la disposición. Entre esas situaciones podemos fijarnos hoy en la de las mujeres casadas, en su doble acepción, la del matrimonio y la de los hijos. Sobre la primera podríamos decir que son varias las razones que pueden abonar la reforma del artículo séptimo de la ley, que limita la percepción de la mujer funcionario a los casos de incapacidad o ausencia del marido, en correspondencia al requisito de que la esposa no trabaja por cuenta ajena, cuando ei funcionario es el marido. Ya hemos dicho en otros comentarios que nuestra creencia es que deben ser benef cUdos todos los ave trabajan, sin distingo alguno, poique el trabajo se hace y al hacerse debe ser compensado de modo general, sin crear situaciones de inferioridad. Respecto a h Ayuda Familiar por razón de los hijos, añadiremos que si en principio la limitación por matrimonio llega de la ley citada, no ocurre así en este caso, puesto que la ley fundamenta la petición que se hace y fue la orden de la Presidencia, de 29 de septiembre, la que al aplicar el precepto, produjo la ineficacia de la disposición. Después de señalar el artículo i. de la ley que las prestaciones serán por matrimonio y por hijos, el artículo 7. establece los requisitos para disfrutar de la primera, al decir que no trabaje la mujer por cuenta ajena o que esté ausente o incapacitado el marido, según cuál de los dos sea el funcionario. A su vez, el artículo 6. regula la prestación por los hijos y dice: La bonificación por hijos se reconocerá a todo funcionario casado o viudo, que tenga a su cargo hijos legítimos o legitimados por subsiguiente matrimonio. La cuestión está resuelta sir duda alguna. Si en los artículos 6. y 7. se trata de regulaciones mantenidas en toda la ley, en otros se resuelve el sistema, Y es la orden de 29 de septiembre la que privó de la Ayuda Familiar por hijos a los funcionarios femeninos. Las consideraciones hechas en el preámbulo de dicha orden, pueden ser justas o no, pero no hay duda que se separan de lo ya dispuesto. Parece por lo menos extraño, lo que se deduce de la última parte del preámbulo sobre flue la funcionaría TODOS LOS DOMINGOS EN SU HOGAR I REVISTA GRÁFICA SEMANAL SETENTA PAGINAS. C I M C Q PESETAS PARA ACABAR CON LOS RESTOS DE SERIE QUE NOS. QUEDAN DESDE MAÑANA AS EN NUESTRA BAJOS de COMBINACIONES FUERTES y FINAS con PLISADO y ENCAJE, CAMISONES, ENAGUAS, BRAGUITAS, CAMISETAS, C A L ZONCILLOS, MEDIAS de FANTASÍA y CALCETINES. TODAS ESTAS PRENDAS SON DE NYLOÑ, MODELOS EXCLUSIVOS, BIEN CONFECCIONADO Y SIN DEFECTO ...UNA OPORTUNIDAD... EL DANUBIO AZUL preciados, 9 MADRID