Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO ILUS- T R A DO D E 1 NO R M A G 1O N G E N ERA L S FUNDADO EN 1806 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA DIARIO ILUS T R A D O DE INFO RMAGIO N G E N E R A L y micas, y, finalmente, su deseo de ayudar con mayores- medies a los puebles que de la libertad y que nos permitirá ser no disponen de una completa autonoconsiderados como un miembro más de mía. El viaje del secretario general de la las naciones aliadas. Este es un caso O. N. U. a Pekín es un nuevo intento para entablar conversaciones oficiosas. nuevo en la historia de Alemania. El Ejército europeo está en vías de Esta situación requiere ser aclarada. Desde que en 1940, Francia fue herida formación. Pero su importancia futura de muerte en su prestigio, viene tratan- depende de que las potencias signatarias do de basar su renacimiento moral y eco- del Pacto de Bruselas acepten el impornómico en la tirantez con Alemania y en tante papel que recaerá sobre Alemania la vieja amistad con Rusia. Si finalmen- como miembro de la Comunidad de Dete Francia ratifica los Acuerdos de Pa- fensa del Atlántico. Tanto como Menrís, debe decidirse a cambiar esta polí- dcs- France desea que en mayo se celetica. Nadie puede creer que nosotros nos bren nuevas conversaciones con los sohagamos cargo de las tareas que se nos viéticos, deseamos nosotros que en el plapiense encomendar mientras no se acla- zo más breve se aclare la cuestión de re este doble juego. Una coexistencia de nuestra reunificación. Sería de todo puneste tipo sería inaceptable para nosotros. to carente de objeto que un Gobierno En la hora más propicia, el Papa de la Alemania occidental asistiera a una Pío XII, con la gran autoridad espiri- nueva Conferencia de Berlín sin que esta tual de su cargo, nos ha dado una ex- cuestión fuera incluida, como el punto posición clara del concepto y contenido j más importante, en el programa a trade una coexistencia. Una coexistencia tar. Este programa deberá mostrarnos fundada sólo en el pánico y en la deses- los medios por los cuales se podría lieperación tiene, forzosamente, que traer gar a conseguir esta meta. Allí se deciconsecuencias funestas para el poder de diría cómo y por quién deberá ser defenresistencia del mundo libre. En contra dida Europa. La tarea de la Alemania de la propaganda de paz de los ateos y occidental será establecer, en el más breenemigos de Dios, debe oponerse exclu- ve término, relaciones diplomáticas con sivamente una COEXISTENCIA DE el bloque oriental y sus satélites. LA VERDAD Europa sigue adelante en el camino de Una política de engaños y mentiras, su- formación militar. España se hace aunque se enmascare en una coexisten- cargo de su misión tradicional con la cia de efectos propagandísticos, no nos energía y firmeza a que nos tiene acospodrá llevar a una paz de sentido cristumbrados. Turquía está a punto de tatiano. Del mismo modo que el Papa se par la brecha que quedaba entre su Tradirige al Este pidiendo que cese de utili- tado con el Pakistán y el Irak, firmando zar el terror y la violencia como méto- un Acuerdo con este último país. La cuesdos para imponer su política, así pide al íión de los países árabes exige paciencia Occidente emplee más energía y más in- y la mayor consideración. Pero mis amiteligencia en la tarea de conseguir la gos de Turquía creen que el primer miunión de todos les hombres de buena vo- nistro de Egipto es un hombre de la luntad. talla de Ataturk. De todos modos, el Ante el peligro de una esclavitud co- mundo musulmán es un buen, aliado. Otro acontecimiento de importancia mún que nos amenaza, el mundo occidental no debe olvidar los ideales occi- mundial es la invitación que las potendentales que aun profesan algunos pue- cias que firmaron el Pacto de Colombo, blos del otro hemisferio. Con referencia bajo la dirección de la India, han hecho a Europa, el Papa dijo que sería muy a numerosos Estados asiáticos y africade lamentar que en la formación de una nos, así como a Indonesia, que en abril Europa unificada se olvidaran los funda- deberán celebrar una reunión conjunta. mentos de la idea espiritual de la civili- Esta invitación evidencia el convencización cristiana. Se debe conservar un miento de Nehru- -y quizá de otros essano sentido de la nacionalidad. Pero tadistas- -de que los actuales métodos de con suavidad, podrá rechazarse cualquier les bloques occidental y oriental no nos retroceso hacia las tendencias naciona- ¡levarán a la paz duradera. Es necesaria listas. Tales tendencias sólo conducirían una tercera fuerza una fuerza que se a una debilitación de Europa y a un ma- halle más próxima al pensamiento ideológico de los pueblos que se han librado yor peligro para nuestro Continente. del dominio occidental que del espirita Estas directrices, de excepcional valor, nos muestran el camino que hemos que anima a la formal y severa diplomade seguir si deseamos verdaderamente el cia de los viejos Estados coloniales euestablecimiento de una paz definitiva: ropeos. A nosotros, alemanes, llenos de resenfortaleza, y la mayor disposición para aprovechar todas las posibilidades que timientos coloniales, ha de alegrarnos esa se nos ofrezcan para unir a los hom- evolución. Sabemos que tiene que morir lo viejo para que pueda nacer lo nuevo. bres de buena voluntad El mayor de nuestros aliados ha segui- Participar en esta discusión ideológica, do este camino. El último mensaje del producto de la evolución de los tiemnos, presidente Eisenhower nos muestra, al no es sólo un derecho, sino también un mismo tiempo que su deseo de conse- deber del que nos habló el Santo Padra guir la más potente concentración de en su mensaje de Año Nuevo al pedirfuerzas militares, la renuncia de teda i nos más inteligencia y más energía en aventura especulativa y su buena dispo- la lucha ñor la unión de todos los hom. sición para un desarme común, así como bres de buena voluntad para una prohibición de ks armas atóFranz VON PAPEN f ESDE la muer te de Stalin, el mundo o c c i dental vive influenciado por la ofensiva de paz soviética, concienzudamente conducida bajo la consigna de coexistencia Observando los resultados prácticos de esta campaña de paz, escenificada por el nuevo Gobierno del Kremlin, podemos afirmar que hasta ahora sólo ha beneficiado a Rusia o a la China comunista y que no significa otra cosa que una pausa en la situación interna de Rusia y al mismo tiempo un ofrecimiento de nuevos mercados a la producción industrial, en continuo ascenso en todas las latitudes. Esta seudopaz actual es únicamente un señuelo en el que no se debe caer. En ella está precisamente el mayor peligro que hoy nos amenaza. Se olvida fácilmente que si la Unión Soviética efectivamente deseara la paz, en sus manos está el establecerla definitivamente; de ellos depende la resolución de los problemas alemán y austríaco, de los prisioneros retenidos y el cumplimiento leal de lo acordado en los armisticios de Corea y el Vietnam. Sólo de ellos. Examinemos bajo esa 4 uz el mundo que el año nuevo pone ante nosotros. Examinémoslo con optimismo, pero sólo con el optimismo que nos permite la realidad y saquemos las consecuencias de ese examen. En lo que se refiere a Europa, los acuerdos de la Cámara francesa han significado un paso hacia adelante; pero sólo un paso. Nadie sabe aún si el Consejo de la República ratificará el Acuerdo o lo devolverá a la Cámara. Lo que por ahora sabemos es que el presidente de la República ha manifestado que Francia no piensa apoyar la unificación de Alemania con las mismas fronteras de 1937. Por el contrario, el canciller de Alemania volvió de París con el convencimiento de que los tres aliados occidentales (los Estados Unidos, Francia e Inglaterra) se habían identificado con las aspiraciones alemanas a este respecto. Así lo entendió la mayoría, del pueblo alemán. También sabernos que no sólo en esta materia, la más importante de todas, Francia y Alemania representan dos distintas interpretaciones de los Tratados, sino que, además, el Estatuto del Sarre ha encontrado dos interpretaciones tan diferentes entre sí como ningún Tratado de la Historia contemporánea. El debate de la Cámara francesa fue pródigo en determinaciones: Herriot conjuró al Parlamento para que no rompiera nunca el Tratado de Seguridad mutua con la Unión Soviética. Reynaud y otros muchos patriotas se mostraron preocupados por el posible peligro de que un Estado Mayor alemán pudiera hacerse dueño del Poder tan pronto como el Kremlin ofreciera la devolución de las provincias alemanas del Este, con lo cual cambiaría la posición de Alemania, que traicionaría a Europa. Así, en este principio de año, podemos afirmar que nos hemos alejado de una integración europea y hemos afirmado un pacto según por el cual ofrecemos nuestra juventud para la defensa D PIÓ XIIY