Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C D O M I N G O a D E E N E R O D E 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG. 48 -EDITORIAL PRENSA ESPAÑOLA SUSCRIPCIÓN DE A 8 C ¡MADK 1 D y p a o v i s e í A s TRES ME 835. 73 pta. BEDAC CION Y ADMINISTRACIÓN; SERRANO. 61. MAD 8I D. APA. BTACO HUMSJJO, 3. TEI FOKO 2518 53 i y los que las precisan, pidiéndolas con paciencia infinita. La obra realizada por la Comisaría Nacional del Paro abona las elevadas palabras del Generalísimo. El mensaje se detiene muy especialmente en el contenido social de la política española. Las leyes económicas, dice, tienen sus exigencias, y no se pue. den forzar sin peligro de colapso. Se refiere Franco a las poderosas razones que acucian al Gobierno para la ejecución de las doctrinas del Movimiento, buscando rápida solución a problemas largamente abandonados. Sería su deseo, UN ESTADO CATÓLICO, SOCIAL Y REPRESENTATIVO El ya tradicional mensaje del Jefe del Estado, dirigido a los españoles en la última noche del año, ha tenido en éste especial densidad de pensamiento y reviste, políticamente, una gran entidad. Franco apoyó sus primeras palabras en los momentos de crisis que el mundo sufre, y aunque en la situación no nos cabe Responsabilidad directa alguna, caemos, iomo dijo, dentro del área de sus consecuencias. En esta razón fundamentó su discurso, llevándole a lo íntimo de los hogares. Franco conoce a su pueblo, conoce a otros pueblos y sabe que el hogar viene siendo todavía, en nuestra Patria, célula de nuestra vida espiritual Así es, en efecto. En los mementos más graves del país, todo se salvó por la unión espiritual de la familia española. No otra cosa que el hogar y la familia, fueron la liada de patriotas que desde las provincias españolas se concentraron en la defensa común. El mensaje es políticamente importante, porque define qon nobles concentos la forma del Estado español, católico, social y representativo. Como católico, exalta el hogar. Habéis de permitirme que, como Jefe del Estado, rinda tributo de homenaje ante esos hogares que vosotros formáis, y de los que, en grsn medida, depende la conservación de las antiguas y recias virtudes de nuestro pueblo. España es, en realidad, una gran familia donde todos sienten el honor común e indivisible y en donde todos, en comunidad y fraternidad cristiana, arrostran la fortuna, los peligros y los trabajos. Franco da tanta importancia a la conservación do este sentido familiar, de íntimas colaboraciones y áz amor, que no vacila en invitarnos a la lucha contra aquello que pueda amenazar nuestra existencia. Y, como los españoles, todos los españoles. pone el Jefe del Estado, junto a los conceptos espirituales, los medios materiales que hagan más sencilla la vida. Sus palabras en estos párrafos pudieran parecer hasta audaces a los que tildan al espíritu de les españoles de conservador, al modo que se entiende en política la palabra. Habla de frenar les afanes ir. muderados de lucro y señala la necesidad de multiplicar par todos los medios la vivienda, para que la familia pueda desenvolverse en un medio favorable. Las razones del Generalísimo feproducen los conceptos emitidos sobre este problema universal por Su Santidad. Cuanto se haga por resolver el arduo problema nos parecerá siempre escasra, y para conducirlo, no nos pueden asestar ni los millones que gaste el Estado, ni los impulsos que se dé al capital para que sea invertido generosamente en la TODOS IOS DOMINGOS EN SU HOGAR ii m i i m f inMaii nii i iirwfm, u aflrirHlirttt ¡íyiMa REVISTA GRÁFICA SEMAMAL SETENTA PAGINAS, C s 3 PESETAS LOS REYES hicieron su entrada triunfal en a la hora prevista. Es difícil describir la emoción y regocijo que los niños experimentaron. Repartieron caramelos y prodigaron caricias. Fue gratísima la sorpresa de Melchor, Gaspar y Baltasar al contemplar la bellísima expo. s i c i ó n de juguetes que de Oriente enviaron. A última hora nos comunican que seguirán recibiendo a los niños en los siguientes días y horas: Día 3. -De 11,30 a 1 y de 4,30 a 7. Día 4. -De 11,30 a 1 y de 4 3 a 7. Día 5. De 11,30 a 1 y de 4,3 a 7. SOCIEDAB ANÓNIMA Fucncarral, 103 (junto Glorieta Bilbao) como el de todos, asistir de una vez a cuantos precisan asistencia, pero considera que h a de subordinarse a los medios que el complejo económico permita. Alude, sin duda, a las necesidades de cuantos son, como ahora se dice, económicamente débiles. Quizá fuera fácil u n remedio radical de momento, pero éste repercutiría inmediatamente en la vida del país. E s preciso caminar con cautela y procurar que todo se equilibre con el auge de la producción. Señala aquí el establecimiento de un. importante jalón, al llevar a la resolución de las Cortes la importante ley de indemnización por cargas familiares, que h a representado un importante alivio para la economía de muchos de nuestros funcionarios El párrafo que continúa es de los m á s interesantes del mensaje: Necesitamos acostumbrarnos a desterrar de nuestro ánimo y salirle al paso a aquel viejo concepto, seguido frente a u n régimen inoperante, de un Estado y u n a Hacienda pública enemigos, q u e con sus exigencias y exacciones perturbaba el omnímodo disfrute de nuestros bienes. Franco aboga por el Estado social que, estimulando el progreso de la nación, nos ampara en nuestros derechos. L a definición es cierta. S i el Estado es la fortaleza que a todos n o s cobija y defiende, las familias con sus virtudes y sus economías privadas son loa sillares sobre los que se levanta el edificio. Cuanto más rica y próspera la H a cienda, más fácil y llana la vida de sus administrados. L a obra realizada h a sido grande, pero no es suficiente. A B C se enorgullece, de esta, y de tantas, coinci dencias de criterio con el Jefe insigne del Estado español. Dice Franco que unos años de buen gobierno han bastado, a u n en medio de las mayores dificultades, para adoptar ¡as fórmulas y soluciones de u n avance social, sobrepasando a muchos países en varios aspectos. Con la ayuda de Dios, vamos a hacer de las conquistas sociales la sustancia nueva de nuestro seí nacional. Sobre materia política, de modos y procedimientos de organización, dijo el Generalísimo que las magistraturas y puestos de mando están abiertos a todos los españoles, según su mérito. Una vida activa sindical organizada, responde en todos los lugares de ordenación, mando y trabajo. Muere el mundo viejo por caduco, injusto e ineficaz, y frente a él otro mundo pugna por levantarse. L a s antiguas doctrinas han de adaotarss o desaparecerán violentamente. L o s púsolos exigen eficacia y sus hondos problemas no pueden soslayarse. Tenemos ante nosotros un glorioso quehacer. El sindicalismo ha sido la fuerza motriz y la respuesta social auténtica a los errores y amaneramientos incongruentes, y, pese a los muchos errores que haya podido- arrastrar, h a contraído, sin embargo, méritos en todos los países para hacer de él la forma de la organización social y el marco de la vida oolítica. Esto- -continúa el Jefe del Estado- -es lo que España reconoce y sirve cen su sindicalismo nacional que abarca a la sociedad entera en rus diversos planos y sectores absorbiendo los modos y tipos de organización del viejo liberalismo y montando sobre el Sindicato un sisterm cíe instrumentos de representación pública. En líneas generales, estos son los extremos del discurso pronunciado por el Jefe del Estado, que destacamos en u n a primera impresión, pero que no son, como ppben les esoañoies, les únicos que contiene el mensaje, A todos ajudjregigs s Pü éíl i inculta MüÉíaáiittiifiíy llÉKlBriÜtt.