Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. -JUEYES 23 DE DICIEMBRE DE 1954. EDICIÓN DE LA MASANA, PAG. 33 Un agente de publicidad, favorecido con el gordo se encontraba con los periodistas Esta vez los informadores de todos los años en la misma fecha trabajaron no en una sala de batalla, como siempre, sino entre cortinas, divanes y luces fluorescentes. Nada menos que en el Club de Prensa, todavía no inaugurado y ofrecido por la ¡Asociación de- la Prensa para estos menesteres, cada vez más penosos y más inútiles. Penosos, porque jamás hemos visto a ningún compañero favorecido por la suerte; e inútiles, porque las gentes están resabiadas ya y no cuentan a los reporteros en qué van a invertir el dinerito. Es más, ni siquiera declaran que han sido agraciadas. Y así las cosas nos encontramos ¡os viejos y los jóvenes periodistas pendientes y ávidos de saber. Manolo Bermúdez Boliche sobrino de aquel Carmelo Bermúdez, de inolvidable recuerdo, que tantas veces desempeñó la función, cantó los números que constituyen pura golosina en este sorteo de Navidad. Y entre miles y miles de pesetas transcurrió el tiempo, hasta que a las diez menos diez de la mañana anunciaron qué el cuarto de los gorditos con tres millones de pesetas nada menos, el número 2012- -feo como él solo- había co- rrespondido a Zaragoza. ¡Buen viaje y enhorabuena! Nuestro asombro subió de punto cuando hizo- su aparición el número 53.584, agraciado con el gordo La expectación íué enorme. Hubo entre nosotros mismos lo que no habíamos visto jamás efi los treinta y dos años que llevamos acudiendo a la cita en semejante día: un partícipe- con cincuenta pesetas nada menos. Tomás García de la Puerta, agente de publicidad en nuestro colega Pueblo. El escándalo fue fenomenal. Sin embargo, el dichoso ciudadano no se inmutó demasiado- Algo nerviosillo eso sí, pero nada más. Recibió enhorabuenas, aplausos y- algún que otro vítor. Exhibió su número, comprobó, consultó, y ante el acierto sintió un gran asombro. Llamó telefónicamente a su familia para comunicar la grata noticia. Luego, más llamadas telefónicas, no sabemos a quién. Pero la pista para los informadores fue fija- y cierta: se había repartido el número en el Círculo de Bellas Artes, y allá se lanzaron en tropel fotógrafos y reporteros. La información esta vez no fue muy difícil. Los que nos quedamos en el Club en espera ás nuevas sorpresas, no teníamos ni un ma! puro que llevarnos a la boca, salvo el que en aquel instante nos trajo Víctor García, el oficial mayor de la, Asociación de la Prensa, en nombre de esta entidad, qus lo ha puesto todo. Minutos después llegó el director de la Compañía Telefónica, Nacional, D. Demetrio Mestres. Saludó a los representantes de la Prensa, les felicitó las Pascuas, comprobó que los servicios montados funcionaban perfectamente, y se despidió, entre felitaciones también, aunque ño le había correspondido ni un real del gordo La Puerta segttía recibiendo el homenaje de todos. Le obligaban a explicar por la radio cómo adquirió la participación, y expuso su ilusión por tener Un automóvil. Al final, se fue, supo- memos q. c a disfrutar de la gloria y a incrementar la publicidad para Pueblo. Con esos ánimos ya se puede hacer. Nosotros nos quedamos pensativos. Siguieron dándonos cuenta de I03 pequeños premios, y casi a un mismo tiempo, en las proximidades de las once, nos comunicaron que el tercero y el segundo habían correspondido a Madrid. Nos sentimos orgullosos de ser madrileños, y abandonamos el Club para buscar también información en la calla y saber quiénes eran los poseedores. Nosotros, desde luego, no. En el Círculo de Bellas Artes ALEGRÍA DE LOS PARTICIPANTES EN EL 53.584 Cuando llegamos al vestíbulo del Círculo de Bellas Artet, las mujeres encargadas de la limpieza del local: se hallaban poseídas de una alegría desbordante. Cubos que ruedan por las escalerás, escobas izadas, gritos... Han correspondido las siete series del gordo Y la fortuna de muchos- -son innumerables- -se debe al: portero mayor del Círculo, J Manuel Caballero, que fue quien compró en una lotería de la plaza de Segovia Nueva, las series del 53.584. Llegó en aquellos momentos al Circuló el escultor D. Moisés Huertas, miembrode la Junta directiva, que se extrañó mucho al yer tanta gente alborotada. Preguntó a uno de nuestros redactores y éste le explicó los motivos, preguntándole, a su vezt si él llevaba alguna participación de Manolo, el portero. Sin mostrar emoción, y con toda tranquilidad, el ilustre académico de Bellas Artes y catedrático de la Escuela de San Fernando, dijo que tenía una participación de 100 pesetas, a la que corres- panden 750.000. También se asombraron- otros muchos socios, que, como en ellos es habitual, comenzaron a llegar hacia el mediodía a sus respectivas tertulias. Algunos no pudieron ocultar su emoción y otros su desilusión porque no todos habían adquirido participaciones de Manuel Caballero. LLEGADA DE DON MANUEL CABALLERO AL CIRCULO Recibió éste la noticia cuando estaba en la cama. Una niña llamada Encarnita se la dio. Inmediatamente dijo que no quería recibir a nadie, y después de arreglarse marchó al Círculo de Bellas Artes, eii donde, Como es natural, se había organizado el consiguiente revuelo. La llegada de Manolo fue de verdadera apoteosis, y los socios que había allí y algunos ern- ü Cuando lavo los platos o la ropa, o friega el piso, sus manos se hallan en peligro. En estos trabajes, las monos pierden cada día un poco de belleza... ¿Sabe qua esto no suceda usendo Crema FAMOS? No hay mejor remedio; ni mds fácil... Ni más borato. SÓLO UNA CREMA COMO ÉSTA, QUE SE VENDE P O R M I L L O N E S PUEDE DARSE TAN BARATA.