Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UN ESPAÑOL, CARMELO LARREA, PUEDE GANAR ESTE AÑO, POR SEGUNOA VEZ, EL DISCO DE ORO EGURAMKNTE, la canción que ht y más se canta en el mundo es Dos cruces De ella se han grabado en disco cincuenta y dos versiones distintas, y en América, hasta aquí, lleva el record de venta, con las voces, de los Tres Diamantes. Para decirlo en término musical, si sigue a este ritmo hasta fin de año, un español, Carmelo Larrea, ganará por segunda vez el codiciado Disco de Oro que ya consiguió el año 1952, en Méjico, díonde durante doce meses cientos de miles de personas entraron a comprar el pasodoble No te puedo querer Indudablemente, esto tiene mérito, mucho mérito. Y, como por verdadera modestia, aun entre nosotros, se conocen más sus obras que al propio autor, por admi radar y por amigo suyo, me dispongo a contar algo ds lo que sé de nuestro compositor, siempre c n sonrisa triste y cara de sueno, sin liarse jamás la menor importancia al oír qUe se le aplaude y hasta dispuesto a defenderse cuando intentamos persuadirle (te que el arma del siglo es la publicidad. Carmelo Larrea nació en Bilbao. A la música, por la que desde niño sintió inclinación, llegó por veredas tortuosas. Primero fue dibujante de toros, después vendedor de bicicletas y, por último, durante cinco años, payaso de circo. Así pasó 1 tiempo hasta 1988. Y asi. naturalmente, pasó hambre. En julio de 1836 llegó el circo a Jerez. 1 horno no estaba para bromas, y de la noche a la mañana se convirtió en el saxofón de una banda militar. Entonces conoció a Machín. ¿Quieres cantar esto? ¿De quién es? -Mía. Veamos si ustedes, lectores, tienen bustia memoria. Cuando silenciosa la noche misteriosa... Primera canción y primer éxito. Desde entonces, Carmelo Larrea escribe casi siempre la letra y la música, al igual que lo hacen Agustín Lara, Charles Trenet, Oswaldo Farrés y Bobby Capó. Sorprendido y animado por el éxito, se üió de lleno al pentagrama. Pienso que por tratarse para él de otra vida, escribió aquellos títulos: A las doce en punto Cinco minutos... nada más Un año más... y sigo sin encontrarte, Las tres cosas si será tu pelo, si será tu boca, si serán tus ojos... A grandes rasgos, en plena racha, se gritaba en todos los patios de vecindad de España: ¡No te puedo querer! Los locutores y las orquestas, al poco tiempo, nos id ieron a conocer Los celos y el Viento Y aunque, sin duda, él no quería, su nombre y apellido fue, y es, algo que comenzó a decirse a diario entre las familias de los suburbios y las de los barrios céntricos, que son los pilares donde se asienta la popularidad. Como rsmate, a la hora de preparar nuestras máquinas de afeitar, o en cual- s Carmelo Larrea, quier otro momento, ¿quién no ha cantado las consabidas Do? cruces Le pregunté una vez: -En hombre y mujer, ¿quiénes han sido tus mejores intérpretes? -Jorge Gallarzo fue el creador de Dos cruces No sé de nadie que le haya superado. ¡En cuanto a elegir el nombre de una mujer, lo pensó bien y dijo: -María Dolorss Pradera. Me admira su voz misteriosa, de tonos graves, mejor que la de Elvira Ríos. Mucho mejor. Por si. su vida sirve para guión de alguna película- -el menor parecido es purita coincidencia- -al frente de su orquesta, Carmelo Larrea lia dejado pero que muy requetebién a España en Portugal, Holanda, Suiza, Italia, Suecia, Dinamarca y durante todo un año Finlandia- hasta el Circulo Polar, en afán de reanimar a aquellas gentes de nariz rojiza, a causa de los treinta grados bajo cero que, por las buenas, tienen que soportar; de igual manera que desde septiembre a abril, todo el tiempo es noche, excepto el momento de clarear el día. ¡Ya lo creo que serian bonitos unos planos, en color, del sol de medianoche! Y ni que decir tiene, tendría qué resultar interesante la vida de los componentes de una orquesta, en treinta y cinco mil kilómetros de recorrido, entre nieves, siendo verdaderos hermanos, bajo la patria potestad del más tímido y, por genial, respetado. Al llegar al hotel, en Helsinki, a Carmelo le llamaron por teléfono. -Diga. -Mire, soy valenciano. Vivo aquí desde hace veinte años y necesito verles y ha blarles. -Muy bien; pues cuando usted quiera, Si le parece, dentro de una hora. Miró por la ventana y leyó un luminoso, en Ravintola. En la calle, Ravintola era un nombra que se repetía innumerables veces. Su traducción es restaurante. De todas formas, el valenciano les encontró, y como niño con zapatos nuevos, apenas se separó de ellos. Como esta anécdota, mil. Sí. Seria un gtüón interesante. Piensen en las cosas que a cualquiera le suceden si tiene que trabajar para comer. Sé el título de la última composición da Larrea: Camino verde La canta Ange en una película actualmente en rodaje. También sé, en fin, que, aunque ha tenido muchas ofertas, en enero, por su cuenta se va a América, donde Andrés Moltó, un trompeta de aupa, calcula que Carmelo debe tener muy por encima de los cincuenta mil dólares de derechos de autor. J. HERNÁNDEZ PETTT