Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A C. ttfA TES 2 1 BE SEPTIEMBRE tWE 1854. ÜiMlClCTN W 5 XA MAÑANA, VAG, 30 LOS EQUIPOS ANTE EL GOL No ofreció el vulgar partido relieves de importancia, porque el juego estuvo falto de calidad por parte de los dos equipos. La forma de actuar del Málaga, dejó a su delantera reducida durante la mayor parte del tiempo a cuatro jugadores y, por tanto, careció de la necesaria fuerza. Los delanteros madrileños tuvieron en los extremos el mayor apoyo, pero ni Juncosa, ni Miguel estuvieron demasiado peligrosos, sobre todo este último, falto de precisión en los tiros. Tacoronte marcó el primer gol del partido, que es también el primero para la historia del terreno actual. Por lo que se refiere a la actitud de los dos equipos ante la portería contraria, hay que señalar que en la segunda parte fue cuando más dispararon casi todos, aunque Lorenzo se quedó entonces inédito y Miguel lanzó un solo disparo que, con la colaboración de Vera, fue el gol que sirvió para el empate definitivo, que ya hasta los mismos partidarios del ciub madrileño acogieron como mal menor. El resumen de disparos a puerta de los jugadores de uno y otro equipo fue el siguiente: A puerta Fuera Atlético de Madrid: Juncosa CoqueTacoronte Lorenzo Miguel Mújica Martín TOTAL Málaga: Perella Lasa Juan Romero Fahuet Borreda i %3 1 2 1- -13 2 1 4 1 4 1 I- -1- -5 2 1 10 1 1 1 1 DOS GOLES CASUALES PROPORCIONARON AL BARCELONA UN EMPATE EN VITORIA El coraje de los canarios, en impetuosas reacciones, no pudo impedir la rotunda victoria del falencia Vitoria 19. Con empate á dos tantos finalizó el encuentro Alavés- Barcelona. El campo se vio abarrotado de público. Los primeros momentos fueron de tauteo. Al minuto y medio, el defensa central alavesista incurrió en un fallo, que aprovechó Villaverde para marcar el primer gol azulgrana. A- los siete minutos se produjo el empate, en falta contra el Barcelona, que Remacha llevó a las mallas de soberbio cabezazo. Cuando iban veinte, Écheandía disparó fuerte, consiguiendo el segundo tanto local. Después del descanso, a los quince minutos, falló el portero alavesista y el Barcelona se apuntó el empate. El partido respondió a la expectación despertada, habiendo merecido los jugadores locales triunfar por el entusiasmo que pusieron en la pelea. Los azulgranas mostraron poca movilidad en su delantera, lo que les impidió el desmarque oportuno, pudiéndose considerar sus dos goles casuales. Además se anuló al Alavés un tanto impecable y claro. ALAVÉS: Berasaluce; Sanz, Erezuma, Gorospe; Trini, Bolado; Contrasta, Echeandía, Beínacha, Echánize Ibarra. -BARCELONA: Ramallets; Seguer, Bruguét, Segarra; Gonzalvo, Bosch; Basora, Villaverde, Areta, Suárez y Manchón. LAS REACCIONES CANAValencia 19. El encuentro Valencia- Las Palmas se RÍAS NO IMPIDIERON EL resolvió a favor de los levantinos, por cuatro a cero. TRIUNFO VALENCIANO K equipo local fue acogido con prolongada ovación L y también se aplaudió al visitante. A pesar del acoso valencianista, hasta los veintidós minutos np se marcó, el primer tanto, de penalty por Pasieguito. Cinco minutos después, Seguí, de tiro cruzado, conseguía el segundo. En seguida se produjo. la reacción canaria, con mucho coraje, volviendo pronto la reacción casera. En la continuación atacaron los canarios, sin acierto. El Valencia se rehizo nuevamente y acosó la 5 meta forastera, marcando dos goles más: uno, a los veintiséis minutos, por un defensa visitante, al despejar un peligro, y otro, por Seguí, a los treinta y dos. Destacó la tenacidad del portero canario. VALENCIA: Quique; Quincoces, Monzó, Sócrates; Pasieguito, Puchades; Maño, Fuertes, Wilkes, Buqué y Segui. -LAS PALMAS: Pepín; Juanono, Beltrán, Marcial, Naranjo Beneyto; Vázquez, Nació, Verde, Ricardo y Peña. Vigo 19. El Celta venció al Santander, por dos tanTUVO QUE ESFORZARSE EL CELTA PARA VENCER tos a uno. Los dos equipos demostraron todavía falta de acoplamiento. Los montañeses fueron los primeros en engranar sus líneas, destacando Espina como figura excepcional, pues imprimió al equipo rapidez endiablada, mientras que el Celta acertó a arropar sus líneas defensivas, a base de los volantes, conteniendo así la avalancha contraria. Sobrado y Quinocho chocaron casualmente de cabeza, conmo. cionándose ligeramente. El primer gol de la tarde se produjo a los tres minutos y medio, obra de Amoedo, y a los veinte, Espina batió a Dauder, logrando el empate. En la continuación, Cerda, a los ocho, marcó el tanto del triunfo, en una jugada de gran rapidez. CELTA: DaUder; Quinocho, Lolín, Otero; Ares, Villar; Olmedo, Cerda, Amoedo, Rabade y Torres. -SANTANDER: Goyo; Gómez, Felipe, Ruiz; Goñi, Vázquez; Espina, Sobrado, León, Alsúa y Arsuaga. NO FUE FÁCIL LA VICSevilla 19. El equipo titular venció al Coruña, por TORIA DEL S E V I L L A tres tantos a dos. Hubo dominio alterno en la primera parte, con más ligazón visitante, consiguiendo poner la meta de Busto en peligro repetidas veces. Fallaron los interiores sevillistas, mostrándose por ello ineficaz la delantera. Únicamente Ayala y Arauj o actuaron con decisión. Campanal mantuvo brillantemente el choque con el ataque coruñés, en el que presionaron Pahiño, Arsenio y Corcüerá. A los treinta y un minutos, Araujollevó a la red el primer gol local, y faltando un minuto para el descanso, Domenech logró el segundo, en impetuosa internada. En la continuación resultó lesionado Tomás. Dominó más el Sevilla, destacando Arza. Cuando iban treinta minutos, Liz se apuntó el tercer gol, en bonita jugada. A los treinta y tres, Pahiñó consiguió el primer gol gallego, y a los treinta y seis, el segundo. SEVILLA: Busto; Romero, Campanal, Valera; Ramoní, Enrique; Liz, Arza, Araujo, Domenech y Ayala. -CORUÑA: Otero; Rodolfo, Zubieta, Tomás; Cuenca, Juanono; Corcuera, Bazán, Pahiño, Gárate y Arsenio. MAL TERRENO Y JUEGO Alicante 19. En el Campo de La Viña, el- Hércules D E F I C I E N T E EN ALI- venció al Real Valladolid, por dos tantos a uno. El CANTE partido no ofreció calidad alguna de juego por parte de los contendientes, si bien es cierto que el estado del terreno impidió el perfecto control de la pelota. Se anularon dos tantos, uno al al equipo local y otro al visitante. Dominó el conjunto casero en la fase inicial, siendo. alterno el juegp en la continuación. A los siete minutos, Amaro consiguió el primer gol herculinó, en tiro potente desde fuera del área. A los dieciocho, Amaro bombeó sobre puerta, y Mekarle, sobre la marcha, envió a la red el segundo de la tarde. Cuando iban treinta y dos, Lolo se coló en el área y, aprovechando la salida en falso del portero, marcó el único a favor de su equipo. VALLADOLID: Saso; Matito, Lesmes, Losco; Carlos, Petralanda; Domingo, Lolo, TJni, Murillo y Valdés. -HERCULES: Pazos; Navarro, Estenaga, Seoane; Almagro, Bello; Mekarle, Rodríguez, Amaro, Xirau y Armengol. LOS GOLES Parecía que el Atlético no sería capaz de obtener ningún tanto y que el Málaga, prudente en su semidefensiva tampoco lograría realizaciones prácticas, cuando alO 3 cuarenta minutos del primer tiempo, Tacoronte aprovechó la defectuosa parada por altó de Vera á un tiro suave, pero oiuy colocado de Miguel, para arrebatarle én el aire la pelota con la cabeza y llevarla a la red. En la segunda parte, tras un largo interregno de juego baldío, Lasa dio un buen pase profundo a Juan y tirando por bajo desde lejos, batió, a Menéndez, que se había adelantado mucho a su puesto. Cinco minutes, después, otra jugada análoga de Lasa y Juan terminó con disparo raso d 3 éste que pasó bajo el cuerpo de Menéndez que se había tirado tarde. Afortunadamente para ef Atlético, Miguel, cuatro minutos más tarde, aprovechó un fallo de la defensa malagueña para tirar desde lejos, pero muy ju to a un palo. La pelota rsbotó i Vera y se fue al fondo de las mallas. Era el empate, con el que iba a acabar el partido, con el Málaga dedicado a percier el tiempo, con TOTAL 13 4 En la primera parte el Málaga sacó cuatro corners contra el Atlético, sin incurrir en ninguno, y en el segundo plazo el equipo andaluz sacó tres y el Atlético cuatro. -E. G. el que él, incansablemente, trató de crear durante toda la tarde. Lentos e indecisos los defensas, con Cobo flojísimo, como siempre, Pantaléón entregado ai despeje impreciso y. por alto, y Martín en peor forma que el año pasado, protegieron deficientemente a Menéndez, que se dejó colar, por tirarse tardé, el segundo gol, que estuvo a punto de ser el de la victoria malagueña. Si jugando, como queda dicho, no perdieron, y lo que es más, debieron haber ganado, porque algunos tiros no fueron gol, por imperativo de la mala suerte, no hará falta decir que el Málaga tampoco supo crear juego de calidad. Llevó, eso sí, sus avances con más ligazón, la pelota rasa, el desplazamiento individual acelerado, y tuvo en su delantero centro un homfore decidido y oportuno, lo que no es poco, así como en Lasa un interior de brega, con servicio muy preciso e inteligente, cjue fue el verdadero creador de los pantos andaluces. El partido fue equilibrado, con alguna ventaja de dominio territorial a favor de los rojiblancos. En su mayor, espacio de tiempo, sin jugadas vistosas, sin combinaciones bien ordenadas, sin un sentido teórico de lo que convenía hacer para que alguno de los dos bandos impusiera. su ley al adversario. En pocas palabras, ún partido aburrido, con escasísimos destellos de interés. Los dos equipos necesitan enmendar sus fallos rápidamente si no quieren verse en situación comprometida, i t i f p esos tensos antideportivos, pontea los que