Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C 4 JUEVES 16 DE SEPTIEMBRE DE 1954. EDICIÓN DE, LA MANANA, -PAG. 17 EL PRESIDIRTE TRIBUNALES, ABORDOJL RECHOS DE LA MUJER Se espera el dictamen de la Comisión de Códigos para formular el proyecto, dice el Sr. Iturmendi EL MINISTRO DE JUSTICIA IMPUSO AL SEÑOR CASTAN LAS INSIGNIAS DE LA GRAN CRUZ DE ISABEL LA CATÓLICA El tema de la condición jurídica de, la mujer, aparece, nuevamente en la superficie, de, la actualidad nacional; pero ya no como en ocasiones anteriores, en que la vos popular hallaba eco en la Prensa, sino valo ¿rodo, y elevado, a la categoría de. preocupación, oficial, -a través de. las palabras prometedoras del propio ministro de Justicia; como anuncio, en suma, de, próximas, reformas aconsejadas por la realidad, m v Desde, los más opuestos sectores de, la sociedad se; fue elevando, poco a poco, un. suave, aunque, decidido clamor, de, disconformidad hacia las fórmulas de, Derecho que. actualmente, rigen la vida de. la mujer. Ese, estado de, opinión, unas veces claro, otras, enturbiado p or, prejuicios y criterios apasionados, fue abriéndose. paso y halló ocasión de, ser. expuesto con toda libertad y precisión en las, páginas de, A B, C. Estas, columnas reflejaron, durante mucho tietn- po, opiniones y. doctrinas, intereses y apre. r daciones que a las mujeres afectaban y que, ¡fueron seguidos con. el natural interés, fio, sólo por, estás, sino por. todos los lectores, rápidamente, ganados por. la atracción del tema. De la polémica planteada fueron surgiendo, claros, precisos, los contornos de los distintos aspectos que pueden presentarse. y que, en rigor, se presentan a diario: conflictos conyugales, la jefatura familiar, el profesionalismo, las actividades políticas y administrativasi entre, otros. En fin, la inquietud que, latía oculta- en el seno de. una sociedad en perpetua transformación se, abrió paso hasta convertirse, en estado, de. opinión nacional al que. aportaron sus experiencias e iniciativas las más eminentes figuras del Foro y de, tas Letras. La brillante, disertación que, sobre Los derechos de, -la mujer, y la solución judicial de, los conflictos conyugales pronunció ayer el presidente, del Tribunal Supremo, y las declaraciones hechas a continuación por el ministro de, Justicia, con ocasión de. la apertura de. los Tribunales y de la entrega de una distinción oficial al Sr. Castán Tobeñas, confirman esta esperanza: que. las aspiraciones tan reiteradamente expuestas no serán defraudadas y que, dentro de, los límites moderados que, el saber y la experiencia jurídicos aconsejan, ¡se hallan en vías de, realización unas reformas que no pueden hacerse; esperar, por más tiempoEvidentemente no sé. trata de ir. a remolque de otros países, pero sí de vivir de. acuerdo con el tiempo actual y de. tomar las decisiones que, hagan faltaj sin. omitir aquellos factores históricos, biológicos, socioló gicos, morales y religiosos que forzosamente; intervienen en el problema de los derechos jurídicos femeninos. Y, en todo caso, las soluciones que se, encuentren- -como ayer se dijo en el Palacio de, Justicia- -habrán de. atemperarse a, la trayectoria de la mujer es pañola a través de los tiempos y a las especiales circunstancias que la rodean. ¡Porque, es preciso que. la condición femenina no pierda nada con los nuevos derechos y libertades y que la misión fundamental dé la mujer no sufra perjuicio al desaparecer las restricciones que hoy le agobian; an tes al contrario, que u n exacto; sentido. de la responsabilidad se extienda y afiance, ennobleciendo más aún, si esip es posible, sus deberes y funciones sociales, como esposa y como madre. Sólo asi el logro de unas justísimas aspiraciones redundará directamente, en. beneficio de. la; sociedad y de la patria. u EL ACTO Con la solemnidad de costumbre se celebró ayer el acto de apertura de los Tribunales. A las once y media, en el salón de Pasos Perdidos, del Palacio ilí Justicia, se dijo una misa de Espíritu Santo, oficiada por D, Eloy Montero, catedrático de Derecho Canónico d $l a Universidad Central. Presidieron la ceremonia religiosa, con el titular de la cartera de. Justicia, don Antonio Iturmendi, el presidente del Tribunal Supremo; D. José Castán Tobeñas; el fiscal, D. Manuel de la Plaza; el director general de Justicia, Sr. Samaniega; los presidentas de las distintas Salas del Alto Tribunal; el de la Audiencia Territorial, Sr. Lezcurez; el decano del Cole gio de Abogados de Madrid, D. Manuel Escobedo, con la Junta de Gobierno í a corporación; el decano del Colegio de Procuradores, D. Carlos Salas; e! delegado de Justicia y Derecho, representaciones de los Colegios Notarial, de Secretarios Judiciales y otras personalidades. En la concurrencia figuraban numerosos magistrados, jueces y profesionales díi Derecho. Terminada la misa, en el Salón de Plenos del Tribunal Supremo se verificó el acto, de apertura, presidido por, D. Antonio Iturmendi y las personalidades antes mencionadas t a tradicional aptitud española para este noble arte mecánico Sevilla 15. Un grupo de siete relojeros de Sevilla, a los que se han agregado otros siete onubenses, marchó a Suiza invitado por el Sindicato oficial helvético del ramo. El primer ensayo de enviar relojeros españoles pensionados al extranjero, dala del siglo XVIII, y fue iniciativa del Almirante, Mazarredo, uno dé los ma- rinos más ilustrados en la Europa, de su tiempo y autor de una táctica naval no superada, hasta, la época contemporánea. Aspiraba, probablemente, Masarredo, aparte de. contribuir al incremento de la técnica, promovido por la Real Sociedad Bascongada bajo. Carlos III, a que relojeros españoles hiciesenr los relojes de longitudes para nuestra Arr mada. Los pensionados que. él envió a Inglaterra y Francia, donde florecían las dos grandes escuelas relojeras de Europa, volvieron a España y se fundó en Madrid una fábrica de relojes, que pronto decayó y se extinguió. Grande había sido la aptitud de los españoles en este arte, que enseñó el gran Júanelo Turriano en el siglo XVI como relojero del Emperador. Muchos artífices, oscuros hicieron, con modestos y domésticos talleres, grandes relojes de torre para nuestras Catedrales, que aun subsisten. Un relojero catalán provinciano hizo el gran reloj de. unas treinta esferas, con calendario y planetario, que conserva nuestro, Palacio del Congreso. El gran Losada, oficial de nuestro Ejército, emigrado a Londres, fue el gran, relojero de la Era, Victoriano, Él hizo los grandes relojes de la Corte, los que sirvieron de regalo entre, las gentes de la aristocracia, los maravillosos ejemplares de repetición y Vos cronómetros de longitudes para el Almirantazgo. ¡Ojalá qué. los relojeros an daluces que, van a Suiza hagan revivir entre nosotros la probada aptitud española, desgraciadamente sin continuidad ni ordenación, para una de las artes mecánicas más nobles de Europa! de la intervención jurídica como amparo para la mujer y como medio de resolver; los conflictos conyugales, para exponer, en lógicas y provechosas consecuencias, la trayectoria histórica y el régimen actual de la condición jurídica civil de la. mujer, española y de los criterios- expuestos en Ia 3 columnas de A B, C, precisamente inclusa la del Sr. Castán Tobeñas, en orden a SJ reforma. Terminó su. brillante disertación afirmando que hay que. evitar a toda costa que al adaptarse la mujer moderna al modo de vida del hombre, ponga en peligro sus características y su función propia, lo que es núcleo de su ser y motivo de su. existencia. Pero- -dice el presidente del Supremo- -tenemos fe en nuestras mujeres; esperamos confiadamente que sus conquistas sociales y jurídicas y el desenvolvimiento de su personalidad, que es presupuesto de las mismas, se realizará sin sacrificar los altos valores familiares y morales que a la mujer, más que a nadie, interesa conservar. Al final de la lectura del discurso, el Sr. Gastan K í Tobeñas fue largamente, aplau didpi x Discurso del Sr. Castán ToHeñas Abierta la sesión por el ministro de Justicia, el presidente del Tribunal Supremo leyó su discurso, sobre e! terna Los derechos de lamuj ár y la solución judicial dé ios conflictos, conyugales Hizo una síntesis sistemática de uno de, los enunciados. de mayor actualidad socík! y jurídica, estrechamente ligado al te la intervención. ds los Tribunales en el régmen de la familia. En su trabajo analizó el presidente del Supremo y consideró con rigor científico, impregnado. de sabor h u- mano, los factores biológico, sociológico, histórico, moral y religioso, ¿terminantes de la actitud, misión y sentimiento de la mujer; de su situación y capacidad en sus distintos estados; el debatido tema de la igualdad jurídica de los sexos; la cuestión del acceso de la mujer al profesionalismo y a las actividades políticas y administrativas; el, no menos interesante de la condición civil de la irmjer, y el principio de la jefatura familiar, eu us aspectos personal y pátrimonia tel problema LOS DERECHOS DE LA MUJER estrenar, tino por planta, amplísimos salones, tres baños, dos. chimeneas francesas, instalaciones todo lujo, en PADILLA. 14 (entre Velázquéz y Serrano)