Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 23 DE. MAYO DE 1954. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 53 Crítica semanal E L S I G I i O 1 XIX por Fernando Díaz- Plaja 1 Instituto de Estudios Políticos, 432 páginas. 125 ptas. G A R C Í A VENERO, MAXIMI ANO: MELQUÍADES ALVAREZ Editorial AlHambre. 390 páginas. García Venero subtitula su gran biografía de Melquíades Alvares Historia de tire liberal Y eso es el libro, la historia profunda, honda, de un espíritu liberal por encima de su época, que llevó a la caduca política- española de partidos y Parlamento el aire de Europa en sus mejores ráfagas. Melquíades Alvares fue una mentalidad de estadista, perdida para España, que quiSd hubiera florecido si Canalejas no murtera tan prematuramente. En la apreciación de la trayectoria pública del demócr ata asesinado en la Puerta del Sol está quizá el único error del libro, pero en política y en su estudio el error d uno es acierto para otros, y nuestro juicio es puramente personal. No escribe García Venero solamente la vida de su personaje. Cala más y tiende a mejores interpretaciones; las doctrinas y los hombres que rodean al biografiarlo toman el relieve suficiente. Conoce S Z autor la época y la afina en cada uno de sus ensayos. Ya este Melquíades Alvares comprendé con entereza muy atrayente c todos los que hicieron una- política errónea y acertada, pero fatal en su consecuencia. Cataluña, el, socialismo, la ausencia de masas con opinión definida, aquel tildado caciquismo que hizo posible el equilibrio de los gobernantes, África y la cuestión social muestran sus entrañas palpitantes en- una prosa muy lograda. Naturalmente, el eje de la tragedia es D. Melquíades, fino, letrado, hijo del pueblo, elevándose- de la mano d Clarín su Virgilio de los primeros pasos, hasta llegar sin claudicaciones a la puerta de palacio y a la presidencia de las Cortes. Como casi todos los amantes de ia democracia, la muerte le llega violentamente por obra de los que siempre ha defendido. Melquíades Alvares cae incomprendido en la cárcel de- Madrid, segur a mente después de muy amargas reflexiones. Para el marxismo éstos ¡son Ips hombres que es preciso eliminar y nunca falta la mano del bárbaro que dé el bayo- netazo, ciego de furor y dé envidia. La- personalidad de Melquíades Alvarez queda en el libro de García Venero dibujada para siempre. Y la de García Venero también. El autor no hace el frivolo o meticusoso relato de una vida. Hace un libro que comprende sssenta años ds política y de drama. Un gran libro que descubre y enseña, necesario para el conocimiento ds lo qus llegó después. ESTRUCTURAS ECONÓMICO- NACIONALES DE EUROPA PARTE SEGUNDA. TOMO IV Espasa Calpe, 072 páginas. L título de la Colección- La Historia de España en sus documentos? -prejusíga el carácter y contenido de este Siglo XIX que Fernando Bíaz- Plaija acaba de publicar. Trátase, en efecto, de un repertorio documental en función de los distintos ciclos que cabe apreciar en la pasada y controvertida centuria: España entre Inglaterra y Francia Guerra de la Independencia y reforma liberal? Fernando VII, Rey absoluto- -constitucional- -absoluto Cristinos y carlistas Reinando Isabel II La revolución y La restauración He aqsií, en línea quebrada, el esquema históricó- político de nuestro siglo XIX. Ningún período de la Historia Universal, o Nacional puede representarse; ciertamente en una línea recta. Ni siquiera la vida del hombre, de cada hombre, acechado siempre por lo imprevisto y ocasional. Pero el siglo XIX se contradice y quiebra más tal vez que otra cualquiera, porque todo su tiempo se le va en tanteos, choques diversos, inseguridad pública; pero al margen de tanta inquietud, se descubre una clara tendencia a superar las situaciones más difíciles y una extraordinaria vitalidad. El español no decayó nunca y se afirma, seguro de sí mismo, entre pronunciamientos, revoluciones y guerras civiles. A esa visión del siglo XIX responden los documentos que Fernando Díaz- Plaja ordena, metódicamente; muy dispares, como es lógico, a la manera de las distintas facciones del rostro animado por una determinada expresión. Los múltiples documentos que Díaz- Plaja ha extraído de muy variados libros, de archivos y hemerotecas, componen la fisonomía de un siglo al que por nuestra cuenta calificaríamos de goyesco mucho más t (ue al XVIII, por lo que hay en el XÍX de ímpetu y arrebato, de señorial distinción y aire popular, de capricho, tapiz y aguafuerte. En tesis genera! Femando Díaz- Plaja dice, en sus Notas preliminares Utilizo la división en centurias, con un criterio absolutamente ipráctico, a sabiendas de lo poco que 3 a Historia se divide cáanSo llega el fin de un siglo Sin embargo, el XIX se nos ofrece tan netamente perfilado en la perspectiva histórica que la Cronología le ajusta sus cien años con bastante exactitud, puesto que arranca de la guerra de la Independencia, sobrevenida en el primer decenio, y termina con el Desastre colonial de 1898, coincidente, o punto menos, con el fin de la Regencia de doña María Cristina- de Austria. Las fuentes utilizadas por Fernando Díaz- Plaja manan de Ios más varios puntos de la entraña nacional. En urimer término, cómo cumple al rigor del propósito, proceden de historiadores como don Modesto Lafuente o Pirala, muy atentos a la necesidad científica de documentarse en forma, trayendo a cuento papeles de todo orden- -proclamas, bandos, hojas de propaganda, diarios más o menos raros o curiosos, -que otros investigadores solían desdeñar, por preocuparles excesivamente la Historia oficial ajena, en ocasiones, a la realidad cotidiana. Mucho menos explotadas de lo que comúnmente se cree, son otras fuentes de las que Fernando Díaz- Püaja obtiene caudaloso rendimiento. Aludimos a la Prensa, y muy seña- lamente, a. Gacetas y Boletines que, al margen de los textos oficiales, acostumbraban a recoger multitud de noticias e informaciones útiles, así como en los Diarios de sesiones del Senado y del Congreso, se conservan testimonios y reflejos e la vida política, administrativa, social, económica, etc. Rastreando en amarillentas páginas periodísticas, Fernando Díaz- Plaja ha dado, por ejemplo, con la carta fie Fernando VII a la Regencia, que- nublieó El Conciso o con El rasgo famoso artículo de Casíelar contra Isabel II, inserto en La Democracia o, en El Tiempo con el- editorial Sin pulso de Silvela, mal interpretado por los comentaristas fiel 98. ha Literatura propiamente dicha, suministra también a Fernando Díaz- Piaja materia! estimable: copias anónimas, de intención satírica; composiciones poéticas de superior. aliento, debidas a Quintana, Campoamor y Núñez de Arce, entre otros, y algún discurso, aunque parlamentario, de poético acento romántico, como el pronunciado por López de Ayala. en elogio fúnebre de la Reina Mercedes. ¡Partes áe guerra, actas de capitulación, textos legales, manifiestos políticos, tratados diplomáticos, cartas privadas... contribuyen a la composición del libro que glosamos. Lástima que no pocos fie esos documentos hayan tenido que ser extractados en grado excesivo, por razón de espacio, y lástima también que Díaz- Plaja estreme sistemáticamente su criterio de que. los documentos hablen por sí solos. Alg- unos necesitan, sin duda, ser situados a la luz dé su momento histórico y valorados desde el punto de vista tle su crétü o o autoridad. Y no. de ja de ser curioso advertir na. la mayoría de los documentos reunidos, cualesquiera sean su procedencia, carácter y objetivo, ofrecen cierta unidad de estilo, trátese de un arranque personal como la proclama del alcalde de If estoles, de lina oda de. don Juan Nicasio Gallego, o de la alocución revolucionaria de 1868, como si los hubiese escrito una misma, mano, al dictado de ana enfática musa común. Pero eso de los estilos fie época, en que literatura y política se isducen recíprocamente, es ya otra historia. M. FERNANDEZ ALMAGRO de Ja Real Academia Española E Acaba de aparecer el tomo IV de Estu dios sobre, la unidad económica de Europa con el título Estructuras económico- nacionales de Europa. Segunda parte que contiene muy interesantes capítulos escritos por destacadas figuras de las ciencias económicas. Abre este libro un detenido estudio de Italia, realizado por D. Carlos Fernández Arias Da Cuntía, acerca de la evolución y del trabajo ds la población, señalando al respecto la particularidad de que la tendencia decreciente de la natalidad, que en dicho país se registra desde hace varios años, conducirá a dicho país en el transcurso de pocas, anualidades a un índice dé población más ¡bajo del normal En esta tendencia influye también el átto porcentaje de emigración. Las riquezas agrícola, ganadera, forestal, pesquera V el incremento de la actividad industrial en 18 por 100 con respecto a 1947, tiene en esti trabajo una detenida y exhaustiva exposición seguida de las enunciaciones La actividad, social Comercio exterior