Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. M A R T E S 1 DE DICIEMBRE DE 1953. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG, 34 cer al jugador- cerrojo colorado. -privándole de su ventajosa libertad de movimientos que le. permitía siempre salir al paso tíe cualquier amenaza de infiltración merengue Pero daba más pena todavía observar que una delantera, reducida por virtud de la táctica apuntada a tres hombres. Domingo, Morro y Valdés, a los que apoyaban briosamente, unas veces, Lolo y, otras, Carlos, creador del juego de ataque, encontraba siempre fácilmente el paso hasta la me. ta Ce Pazos y llegaba a colocarse en posición de tiro con la cuarta parte de pasecitos y filigranas que sus adversarios, los superfenómenos madridistas. En esa solidez de la defensa, que el Madrid ha demostrado no saber vulnerar, y en esa resolutiva rapidez de una delantera sobria y penetrante tuvo el Valladolid las dos armas que le bastaron para abatir en- su propio reducto al gallito de la Primera División, al gran equipo que tocios creíamos que sería campeón este año, por fin, pero que empezamos a temer con graves fundamentos que ya ni lo será. La segunda cosa que aprendimos el domingo es alarmante: simplemente, que el Real Madrid ha dado un bajón gravísimo en las últimas tres semanas. Navarro está en descenso desde su partido de Londres. Ha perdido seguridad, frecuentemente se desorienta y sus vacilaciones y fallos de colocación quebrantan la solidez de la línea zaguera. Muñoz se apoya excesivamente en sus defensas, pasa muy poco y ha caído en el vicio peligroso de tirar desde lejos, en lugar de cumplir su misión, que es proporcionar la pelota en condiciones cómodas a sus delanteros. Zárraga, que ayer hizo una segunda parte defensiva extraordinaria, no acierta casi nunca en él servicio. Los extremos son casi nulos. Atienza porque no corre, no se interna, pasa con imprecisión; Gentq, porque es demasiado, partidario de la jugada individual o muy irregular en sil rendimiento. Molowñy vuelve a estar sin facultades físicas y. a limitar su actuación a un par de destellos que las más de las veces no resuelven nada. Oleen ha perdido velociS d y parece que también fondo, y Di Siéfáno no acaba de cuajar en la gran figura que todos sabemos que es. quizá por falta de a m e r a los compromisos de la zena pequeña cuando está superpoblada de botas, amenazadoras. ¿Les han pesado a los ases los partidos extra del Stade Reims y el benéfico de San Mames? El averiguarlo y buscar la fórmula de reponer el brío físico de los jugadores es cuestión del Sr. Fernández, y al entrenador también corresponde plantear la cotitramediCa- al cerrojo que to- 1 dos los equipos van a traer a Chamartín ahora que ss ha averiguado que los chicos de Bérnabeu no tienen la palanqueta para saltarlo. LOS DESACIERTOS D i LA DEFENSA BRBAINA PERMITIERON EN EL SEGUNDO TIEMPO LA VICTORIA DE LA REAL SOCIEDAD I N SAN MAMES Por un solo gol, el Sevilla ganó al Coruña en Riazor, y por tres, el Oviedo al Barcelona en Buenavista Bilbao 29. La Real Sociedad triunfó ante el Atlético de Bilbao, por tres tantos a uno. Los donostiarras no adoptaron táctica defensiva declarada, si bien pusieron en juego un mareaje estrecho, replegando sus filas en cuanto el Atlético amenazaba. Luego la Real pasó a dominar, encontrando los bilbaínos muchas dificultades en el área forastera, dados el tesón, la energía y pegajosidad de sus contrarios. En el primer tiempo marcaron su gol los bilbaínos, por mediación de Maguregui, a los veintiocho minutos. El gol del empate, logrado a los cuatro minutos del segundo tiempo por Paz, descompuso al Atlético, cuya defensa se mostró desacertada. A los treinta y un minutos, Canito marcó en su propia meta, y, un minuto después, un remate de Iriondo proporcionó a los donostiarras el tercer tanto. Arbitró Díaz Argote. Atléti o de Bilbao: Carmelo; Orúe, Venancio, Canito; Manolín, Garay; Mauri, Arteche, Arieta, Maguregui y Gaínza. -Real Sociedad: Bagur; Gordejuela, Suárez, Elizorido: Ontoria, Peporro; Iriondo, Pérez, Paz, Epi y Zubillaga. DOMINO EL C O R U Ñ A La Coruña 29. El Sevilla consiguió vencer al DePERO 6 ANO EL SEVILLA portivo, por un tanto a cero. El partido resultó- de completo dominio del conjunto coruñés, manteniéndose los sevillanos en una actitud defensiva, hasta el punto de que sólo se registraron dos arrancadas tíe su delantera en la primera fase y escapadas esporádicas durante el segundo tiempo, casi exentas de peligro. Faltando sólo catorce minutos para terminar, una escapada de Loren sirvió para que Araujo, de cabeza, lograra el tanto del triunfo. Después el dominio local fue agobiante, pero sin resultado práctico. Ño gustó el arbitraje del Sr. Blanco Pérez, estimándose que perjudicó al conjunto gallego. Coruña: Otero; Tomás, Rodolfo, García; Zubieta, Mangriñán; Arsenio, Osvaldo, Pahiño, Molí y Masroig. -Sevilla: Bustos; Gúillamón, Campana! Várela; Riquelme, Enrique; Mangui, Loren, Araujo, Domenech y Liz. PRIMERA VICTORIA DEL Oviedo 29. Por tres tantos a cero, el Oviedo venció OVIEDO EN BUENAVISTA al Barcelona, consiguiendo así la primera victoria en su propio terreno en lo que va de Liga, que fue justa, aunque debe reconocerse que el equipo catalán realizó un buen partido, hasta el punto de dominar territorialmente, pero la defensa ovetense tuvo la mejor actuación de la temporada. En la primera fase se marcó un gol, a los. nueve minutos, por mediación de Sara. En el segundo tiempo, Areta y Gúillamón lograron los otros dos goles. En el Barcelona destacaron los medios, especialmente Flotats, y el Oviedo realizó un partido entusiasta, mostrándose muy inquieto el nuevo delantero Gúillamón. Resultó buena la actuación del Sr. Arqué. Oviedo: Argila; Toni, Luisín, Calvet; Pacheco, Faiín; Mandi, Sara, Gúillamón, Salaverry y Areta. -Barcelona: Ramallets; Hanke, Brugüet, Segarra; Flotats, Boscíi; Tejada, Basora, Kubala, Moreno y César. Pamplona 29. El Osasuna venció al Jaén, por dos SE LESIONO MONTES EN PAMPLONA, Y OLARIETA tantos a cero. Al principio, el entusiasmo local tropezó con la rapidez del Jaén y su buen juego, registran- 1 FUE EXPULSADO dose un dominio alterno. Terminó la primera fase sin que funcionara el marcador. En la continuación, los pamplónicas salieron con muchos bríos y ganas de victoria, con lo que consiguieron imponerse, haciendo pasar muchos apuros a los defensores de la puerta jiennense. A los ocho minutos, Madar- iága batió a Montes por primera vez, siendo Navarro el autor del segundo, gol, ocho minutos después. Posteriormente se endureció el juego, advirtiéndose falta de autoridad en el arbitro, Sr. Marrón. El guardameta Montes tuvo que retirarse, a los veinte minutos de esta fase, sustituyéndole Gascón, y a los treinta y cinco fue expulsado Olarieta, por agredir a un contrario. Osasuna: Castellanos; Salvatierra, González. Olarieta; Blanco, Miarnau; Navarro, Sabino, Madariaga, Pahuet y Fustero. -Jaén: Montes; Cerrillo, José Luis, Sport; Guerrero, Núñez, Linares, Cabrera, Hidalgo, Méndez y Pineda. F Á C I L VICTORIA DEL Valencia 29. Con gran facilidad y por el rotundo VALENCIA tanteo de ocho a cero, el Valencia derrotó al Gijón. Hubo acoso valencianista desde el principio, y al llegar al descanso ya había anotado seis. goles. En la segunda fase comenzó atacando el Gijón, pero Wilkes, siempre muy oportuno y peligroso, consiguió quitar los pocos ánimos que pudieran quedarle al conjunto gijonés, marcando un nuevo gol. El último tanto- lo consiguió Seguí, de cabeza, nueve minutos antes del final. En el primer tiempo, habían marcado Fuertes (2) Seguí, Wilkes, Fasieguito, de penalty y Plá. Arbitró el Sr. González Echevarría. Valencia: Quique; Suñer, Mpnzó, Díaz; Pasieguito, Puchades; Fuertes, Buqué, Wilkes, Plá y Seguí. Gijón: Lapatza; Tamayo, Altisent, Germán; Cabal, Molinuco; Grau, Oleína, Sánchez, Glaria y Peiró. REPLICO SIEMPRE EL Barcelona 29. El encuentro disputado entre el EsGELTA, A PESAR DE LOS pañol y el Celta se resolvió a favor del conjunto cataG O L E S DEL ESPAÑOL lán, por cuatro tantos a cero. De salida, el Español se lanzó con buenos avances de toda la delantera, y así, a los cuatro minutos consiguió su primer tanto, al aprovechar Arcas un fallo de AdautO, cuando éste había, salido de su marco. Hubo después bastante presión del equipo gallego, pero cuando este dominio era más acentuado, el mismo Arcas, de tjro cruzado, marcó el segundo gol, a los diecisiete minutos. A pesar de la desventaja, el Celta no se desconcertó e incluso dominó en el segundo tiempo, creando muchas ocasiones de peligro. A los veintitrés minutos, Vilariño y Paura se lesionaron, teniendo qiie abandonar el campo el primero. Cuatro minutos más tardn, Maree t conseguía el tercer gol, y el cuarto fue marcado por Cruellas cuando faltaban tres minutos para terminar. El Sr. Caballero realizó un arbitraje discreto. Español. -Domingo; Argües, Parra, Cata; Faura, Bolinches; Arcas. Marcet. Cruellas, Piquín y Ramírez. -Celta: Adauto; Lolín, Cantero, Vilariño; Juan Francisco, Villar; Cerda, Hermida, Amoedo, Olmedo y Mekerle. MINUTOS Ochenta y ocho minutos de sólida defensiva sazonada con rápidos, contraataques, y dos minutos de acierto, determinaron la victoria del Valladolid sobre el Real Madrid. Ya hemos dicho que los colorados se escalonaban bien en la defensa y que sus réplicas, surgiendo de Ortega o Carlos llegaban rápidas y sobrias a la meta madridista. Así, con dominio blanco, poco profundo, brillante en la zona media del campo, premioso en el área, habían pasado cuarenta y tres minutos del primer tiempo cuando Lssmes, arrebatando la pslota a Domingo se em baió en un galope hacia el campo contrario que cortó en seco Matito. El rechace del defensa lo resogió Carlos, que, sin parar, sirvió un pase profundo hacia la puerta blanca, cubierta sólo por Oliva y Navarro, pues nadie se había replegado a cubrir el hueco dejado por Lesmes. Morro, situado en el punto preciso, desbordó a los zagueros blancos, tiró fuerte y cruzado y marcó un gol- sorpresa imparable. Pero lo más grave fue que, puesto el balón en juego en el centro del campo, los vallisoletanos, en un avance relámpago, LA VICTORIA SÉ FORJA EN DOS- franquearon la retaguardia blanca, Lolo templó un centro suave y Domingo lo re- (Resúmenes de Mencheta.