Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES 28 B E A G O S T O D E 1953. EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG. 13 sido prohibido por decisión firme de las autoridades eclesiásticas competentes, está prohibido y será castigado, una vez comunicada oficialmente al Gobierno, con las mismas sanciones y penas que se aplican a Jos que usan indebidamente el uniforme militar. Art. XVIII. -La Iglesia puede, libremente recabar de los fieles las prestaciones autorizadas por el Derecho canónico, organizar colectas y recibir sumas y bienes, muebles e inmuebles, para la proseen- ción de sus propios fines. Art, XIX. -i. La Iglesia y e! Estado estudiarán, de común acuerdo, la creación de un adecuado patrimonio eclesiástico que asegure uña congrua dotación del culto y del clero. 2. Mientras tanto, el Estado, a titulo de indemnización por las pasadas desamortizaciones de bienes eclesiásticos, y como contribución a la obra. de la Iglesia en fa- vor de la nación, le asignará anualmente una adecuada dotación. Esta comprenderá, en particular, las consignaciones correspondientes a los arzobispos v obispos diocesanos, los coadjutores, auxiliares, vicarios generales, los Cabildos catedralicios y, de las Colegiatas, el clero parroquial, así como las asignaciones en favor de Seminarios y Universidades eclesiásticas y p a r a d ejercicio del culto. Por lo que se refiere a la dotación de beneficios no consistoriales y a las subven- ciones para los Seminarios y las Universidades eclesiásticas, continuarán en vigor las normas- fijadas en los respectivos Acuerdos del 16 de julio y 8 de diciembre de 1946. Si en el futuro tuviese lugar una alteración notable de las condiciones económicas generales, dichas dotaciones, serán oportunamente adecuadas a las nuevas circunstancias, de forma que siempre quede asegurado el sostenimiento del culto y la congrua sustentación del clero. 3. El Estado, fiel a la tradición nacional, concederá anualmente subvenciones para la construcción y conservación de templos parroquiales y rectorales y Seminarios; elfomento de las Ordenes, Congregaciones o institutos eclesiásticos consagrados a la actividad misional y el cuidado de los monasterios de relevante valor histórico en España, así como para ayudar al sostenimiento del Colegio Español de San José y de la iglesia y residencia españolas de Montserrat, en Roma. 4. El Estado prestará a la Iglesia su colaboración para crear y financiar instituciones asistenciáles en- favor del clero anciano, enfermo o inválido. Igualmente, asignará una adecuada pensión a los prelados residenciales que, por razones de edad o salud, se retiren de su cargo. Art. XX. -1. Gozarán de exención de impuestos y contribuciones de índole estatal o local: aj Las iglesias y capillas, destinadas al culto, y, asimismo, los edificios y locales anejos destinados a su servicio o a sede de asociaciones, católicas; la residencia de los obispos, de loa canónigos y. de los sacerdotes con cura dé almas, siempre que el inmueble sea propiedad de la Iglesia; c) los locales destinados a oficinas da la curia diocesana y a oficinas parroquiales; d) las Universidades eclesiásticas y los Seminarios destinados a la formación del clero; e) las Casas de las Ordenes, Congregaciones e Institutos religiosos y seculares canónicamente establecidos en España; los colegios u otros centros de enseñanza, dependientes de la j e r a r q u í a- t e CONFIRMACIÓN Y AUMENTO DE LOS PRIVILEGIOS DE ESPAÑA EN LA BASÍLICA DE SANTA MARÍA LA MAYOR Se concede al Jefe del Estado el título de ProtocanónigQ del Cabildo Liberiano Santa- María la Mayor, la basílica romana que puede ser considerada como el primer templo mañano del mundo, reanuda ahora, con la reciente y solemne publicación de la bula Hispaniarum Fidelitas -a la que hace expresa referencia el artículo XIII del- nuevo Concordato- los lasos que ha montenido con España durante, siglos. Fue el Papa Pamphili, Inocencio X, el que con la Constitución Sacri A pos- tolatus recogiendo los deseos del Rey de España Don Felipe IV, erigió so- s lemnemente la Obra Pía de Santa María la Mayor, el 7 de octubre de 1647. Sustancialmente, la fundación filipina consistía en asignar al cabildo de Santa María la Mayor una renta anual a cambio de los honores litúrgicos que se estipulaban y de las preces que se prescribían por la prosperidad espiritual y temporal de la Monarquía. española. La aportación económica que suponía la fundación de Felipe IV próve? nía de las. diócesis sicilianas de Catania y Mazara, territorios. entonces sometidos a la Corona de España, así como de la acumulación, de las cantidades anuales que en concepto de expolios y vacantes eclesiásticas producía el propio Reino de Sicilia. En el período republicano, uno de los embajadores acreditados cerca, de la Santa Sede, D- Leandro Pita Romero, creyó oportuno reivindicar para el nuevo régimen los privilegios tradicionales que en la basílica liberiana había tenido la Corona; pero fracasó estrepitosamente en su propósito. Casi contemporáneamente a estos intentos, en los años 1933 y 1934, las diócesis de Catania y Mazara- -rque habían visto embargadas sus rentas por algunos gobiernos napolitanos, y desde 1870 las venían pagando al nuevo Gobierno, de la Italia unida- como consecuencia de los Tratados de Letrán de 1929, que abolieron todas las regalías, debían entenderse directamente con el cabildo de Santa María la Mayor. Esta fue la petición que hizo la basílica liberiana; y la respuesta de las diócesis sicilianas no fue otra que la de recurrir al Sagrado Tribunal de la Rota Romana, quien sentenció, en. 1943, en favor de los intereses de Catania y Masara y contra los deseos de aquel cabildo. Sin embargo, la sentencia del Tribunal de la Rota fue impugnada por el cabildo. de Santa María la Mayor, aduciendo queden, mérito a los. términos de la Constitución de. Inocencio X, Sácris Áposiolatus el mencionado Trisiástica, que tengan la condición de benéf ico- docentes. Están comprendidos en la exención los huertos, jardines y dependencias de los inmuebles arriba enumerados, siempre que no estén destinados a industria o a cualquier otro uso de carácter lucrativo. 2. Gozarán igualmente de total exención tributaria los objetos destinados al culto católico, así como; la publicación de las instrucciones, ordenanzas, cartas pastorales, boletines diocesanos y cualquier otro documento de las autoridades eclesiásticas bunal carecía de autoridad para decidir en la materia. El recurso de nulidad del cabildo liberiano llegó hasta la signatura apostólica, e incluso, al Sumo Pontífice, quien nombró una Comisión cardenalicia para resolver, en última instancia tan intrincado asunto. Fue en este momento- -octubre de 1950- -cuando, el embajador de España cerca de la Santa Sede, Sr, RuisGiménez, siguiendo las instrucciones de nuestro ministro de Asuntos Exteriores, Sr. Martín Artajo, intervino a título de tercero interesado en el asunto, con la finalidad de detener el procedimiento judicial y reivindicar para España... los privilegios tradicionales en la basílica liberiana, amenazados de perderse definitivamente si la Comisión cardenalicia confirmaba la sentencia Rotal. -La intervención española, tras lar gos meses de tenaces y delicadas negociaciones, que llevó a cabo el actual embajador acreditado ante la Sede apostólica, D. Fernando María Castielia, ha alcanzado un felis término, confirmando no sólo los antiguos privilegios de España en la basílica, sino precisándolos y engrandeciéndolos notablemente en algunos aspectos. Las importantes concesiones que se hacen a España en la basílica patriarcal de Santa María la Mayor, al resta- blecerse en su plenitud- -con la consiguiente prestación económica española- -la obra pía que fundó Felipe IV, culminan en el título de Protocanónigo del Cabildo Liberiano que se concede al Jefe del Estado español, quien podrá ser representado en el Capítulo por el embajador de España cerca de la Santa Sede. Se. establcee, asimismo, que en la basílica patriarcal d Santa María la Mayor se celebrarán anualmente tres misas solemnes: los días de San Fernando Rey, Nuestra Señora de la Asunción y la Inmaculada Concepción- -las dos mayores festividades de la Virgen- por las intenciones del Jefe del Estado y la prosperidad de la nación española. Y por primera vez en la historia de nuestras relaciones con la basílica, existirá en ella- -en lugar de uno de los Capitulares italianos, que se limitaba a representar. en el cabildo a Su Majestad Católica- -un canónigo de nacionalidad española, designado por la Santa Sede, previa consulta a nuestro Gobierno, que estará especialmente encar, gado de tutelar los intereses españoles en la Obra Pía. competentes referente al gobierno espiritual, de los fieles, y también su fijación en los sitios de costumbre. 3. Están igualmente exentas de tod. i impuesto o contribución las dotaciones del culto y clero a que se refiere al art. XIX, y el ejercicio del ministerio sacerdotal. 4. Todos los demás bienes de entidades o personas eclesiásticas, así como los in- gresos de éstas que no provengan del ejercicio de actividades religiosas propias dé su apostolado quedarán sujetos a tributación conforme a las leyes generales del