Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SOBRE UN DICHO POPULAR ¿TOMAR LAS DE VILLADIEGO 0 VILLARIEGO? que en la frase antigua se fiiee calaas esto es, calzones; y en cuanto las alforjas, tratdwdoéé de huir, lo primero que sé hace es timarlas, que es lo. qué nosotros aducíamos párrafos más arriba. C UANDO Víctor de la Serna, estremecido de ¿emoción, comunicativo y cordial, llegaren su viaje feliz por la ruta de los foramontanos a Villadiego. concluye asi sus impresiones: Si quieres saber qué es eso de tomar las de Villadiego acepta cualquiera de ias versiones. Que se fabrican alforjas o que aquí se fabrican alpargatas. Dos artículos de viaje. Sin embargo, a estas alturas, todavía no estarnos en lo cierto del dicho famoso. Que esta frase- -escribe el doctísimo Monláu- -equivale a ausentarse impensadamente y, de ordinario, a huir de algún riesgo o íomiprpmiso, lo sabe todo el mundo: I P a r a lKi cov HU Vida piif é w s (riges, badas. ciHiro, L a i- lUd 1I HI IOIIH I J e VIHiidk gíi Mas lo que ni todo el mundo, ni siquiera el mundo de los eruditos sabe a punto fijo, ea el origen de, tal frase. Cuando origen es oscuro, abundan naturalmente las conjeturas; Del qU 2 nos ocupa se ha dicto si- vendría de que un fulano de nombre Villadiego- -añade Mottláu, al que seguimos- se vería en algún, aprieto o compromiso, y no dándole lugar a ¡ponerse los calzones o calísas (pues se dice tai. tiblén tomar la calzas de Villadiego con ellas en las manos echó a correr, como alma que lleva el diablo. May quien supone, por otra parte, que tomar las de Villadiego vale tanto como tomar las alforjas para- portar el viático o provisiones que no es fácil hallar en ventas y mesones, y se añade que en Villadiego provincia de Burgos, las hacían muy buenas y que de ahí las de Villadiego significase lo mismo que la alforjas Víctor de Jai Serna meta luz ea la duda y advierte que 1 lo mismo pueden ser alforjas que alpargatas Arabas se fa erieatt en Villadieg 6 y ambas son prendas de viaje, pero, fa veremos esto mientras las alforjas áx. ipiden la, fuga, la carrera, las alpargatas las favorecen, la hacen más protegida y ligera. Otros, vayan Ustedes a saber por qué, pretenden que las d; j Villadiego equivale, per más lógico, a alpargatas aseveración capciosa, sin apoyo verídico, sino por deducción propia, cerno hay quien alega, sin justificarlo asimismo, que tomar las hebillas de Don Diego ÍUé, primitivamente, la variante de las de Villadiego Confiamos en qué Víctor de la- S, arna, tan donoso conocedor á í tuétano de las cosas populares, nois aclare la procedencia del dicho. en todjo momento, algún avisado lector, para 0 dejar los fundamentos del refranero en el aire. Porque no hay refrán, por ingenuo que parezca, que no se amamante en las puras ubres de la historia. Por su cuenta, ei chusco de Quevedo, delicioso Métoms en todo, advierte en su Visita de les chisíes que Vargas el Y si fueran las calzas y las alpargatas a la par, entonces podría (preciar, sin esfuerzo, nuestro admirado Víetoi 1 de la. Serna qu. 2 el refrán español- -esjjaflol y castellano, que ea ser os veces español- se ha tornado intercontinental, forastero, si cabe, como suele acontecer con todos nuestros refranes, y asi vemos por la la beríntica Oran Vía nuestra que los extra- ños, para venir á vernos, lo hacen Justamente tomando las de Villadiego, o Villa riego, o sea, con calzas y alpargatas o sanqus todo lo averiguaba, topó cierta Ve dalias, que son prendas más descargadas y con Villadiego y éste que, por lo entre- livianas. Pero... visto, era. un ciuüfcidano de tonto y lomo, le Pero a lo que íbamos: al doctor ftqaai. interpeló i. vano para que explicara cuá- médico cordobés de la segunda mitad les eran esas las de Villadiego. Pero Var- del XIX. is entretuvo también, con ánimo gas- -afiaíe don Francisco- -tortid las de de aclararla, la repetida frase. Por lo pron ídem tras de haberse excusado linda- to se trate d e la interpretación más antimente de contestar. gua que se ha dado, la menos conocida y For ai fuera poco, el sabihondo de don quizá la menos desacertada: Juan Eugenio ítartzenbusch, taft incom Villalobos- eflala el doctor Jttosa eil prensiblemente olvidado, divagando sobre el reino de León. fis (te notar que al tiemla aludida frase, expone en carta particu- po que ios romanos entraron conquistando lar a un amigo que le consulta acerca de a España, tío sabiendo ios hombrea de los varios refranes y modismos castellanos: lugares, ni entendiendo el lenguaje de la Algo quiero obssívar también acerca de tierra ni pudiehtío saberlo por sel lugares pequeños y tratar la frase Tomarlas con enemigos, los de Villadiego i n nombraban por U dudablemente sigInsignias que en la nifica huir, escapar, puertas de k s villas echar a coríer slti o plazas hallaban atender a más, Dipuestas; pues cada su origen, Covarrulugar tenia alguna blas y Quevedo naplahta o animal con da sabían, y a mí que se diferenciame sucede lo misban, o de que se jacmo. No, sin embaí taban, como en mogo, que en la. Ced o d e jeroglífico. lestina leemos toAsi, Villalpando mar cateas de VifUé villa de elefanlladiego y me lia te y Villalón ma la atención que villa del león y el sustantivo cal Vtllamuriel de vizas esté sin artículla de mulieris lo. Agregue usted a villa de Mor o Mur, esto que en Utta villa d e l rattiñ colección muy ca Villadiego de viprichosa de adagios, lla de equo que es ordenada por Luis caballo, de donde Oallndo, que tenep i e h s o que manó mos manuscrita en aquel r e f r á n tan la Biblioteca Naciovulgar 1 Villadiede nal, en vez de togo, qU aem tomar mar las de Villalas armas de Villadiego se lee tud i e g o que son el rnar las de Villafie caballo que otros go Y refiriéndosa diceii Acogei. sñ a Oru buena contribución paca tomar las al D i c e íottario de los cuatro pies y de que Pranciosini, se ex- De Vllladldoo n el cosoHastío sean a l en e 3 te modo, por paraatas... (Poto ipresa q u e villadonaire, dicen al caminara pie llevar el riego además de otra significación, tie- caballo- -de San Francisco O más moderne la de caminador Quizá en su ori- namente, agregamos nosotros, coger el cagen esta frase seria tomar calzas e vi- ballo de San Fernando unos ratos a pie Uariego esto es, tomar calzones de an- y otros andando. darín y posiblemente los andarines, para vers ¿más libremente, no llevarían calaas, Así también- -concluye el doctor Rosal- -sino zaragüelles u otra vestimenta de mus- fue dicha Villalobos cuyas insignias hoy los y piernas, que se la sujetasen como las duran, pues tiene dos lobos por armas, calzas, que por lo común fueron ajustadas. como parece en las marcas y sellos de la En esta suposición, qUe ruego a Usted vea villa, Y el antiguo señor de la casa de Videsapasionadamente si no es temeraria, llalobos que son dos marqueses de Aator tomar calzas ás vinariego querría desif ga, siendo como es el más remoto título de correr sin ellas, huir sin aguardar a más, aquella casa, el señorío de la casa de Viescapar dejándolo todo. Asi en tal expre- llalobos tiene en su blasón de armas por sión, no se aludiría ni a Villadiego nom- él dos lobos bre, ni a Villadiego pueblo, sino a los vi- Lo evidente es que, después de estas disllariegos vterlegos andariegos o an- quisiciones, con apoyos documentados y darinas de cualquier parte. Desde luego, no todo, apenas si acertamos a saber sobre qué se puede aludir a las alforjas que hacen se basa el popularísitno dicho de tomar en Villadiego, ni a las alpargatas que se lag d e Villadiego hasta ei punto de que el que firma, confiado en mejores argumenusan para caminos largos j penosos, portos, se limita a hacer otro tanto. A. ftODRlQüfiZ Ofi LEÓN ¿CALZAS, ALPARGATAS 0 CABALLOS?