Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DESPUÉS DE UNA EXCURSIÓN TRIUNFAL DE Cl NCO AÑOS POR TODA AMERICA Vuelve Estrellita Castro A Estrellita se le recuerda siempre con la mejor de las sonrisas cuando no está presente, o se le aplaude con fervor si se la oye. Sobre su inconfundible personalidad de tonadillera extraordinaria- -andaluza nativa, madrileña de adopción y española excepcional en todo instante- cuenta con el precioso don de la simpatía. Su actuación, tan sugestiva, no es sólo la copla- -con ser en ella garbosa y alegremente consustancial- sino el donaire insospechado, la frase intercalada, la sal perenne y viva de su ingenio, invariablemente pródigo y espontáneo. Fue la gracia en escena, y es y será lo misino. Se nos marchó hace cinco años. Se nos fue a América, para volver meses después; pero América, seducida por Estrellita, la ha retenido mucho tiempo, como acostumbra a retener cuanto recibe y gusta allá rotundamente: ofreciéndole, dándole contrato tras contrato, todos de retribución magnífica. Y ha trabajado incesantemente. Ha recorrido América de punta a punta- -siempre realzando y animando los mejores espectáculos, principalmente en Méjico y La Habana- y en todas partes la colmó el agasajo, luego de conquistar la admiración de todos. El folklore español- -género grande ¿el que Estrellita es abanderada- -ha paseado por América, del brazo de Estrellita; ha cosechado palmas y requiebros, ha cautivado, tanto en las salas y escenarios como en la televisión y ante el micrófono- -pues todo llamó a Estrellita y en todo impuso sus méritos- y la canción y el dicho saleroso, en su propia salsa, ha impreso su importancia y su belleza en medio mundo, gracias a esta figura excepcional. Y Estrellita era feliz. Pero feliz a medias íntimamente, porque, pese a tantos halagos, quería volver, y volver cuanto antes, sin escuchar más tentaciones. o contratos espléndidos. Su España tiene imán. Su tierra la atraía, con, más pujanza cada hora. Y nuestra gran artista había resuelto su retorno; lo haría en septiembre. Ya había dicho que no a diversas voces de sirena. No prolongaba más su ausencia. No estaría un año más sin verse entre los suyos. Queráis o no, volveré en septiembre a mi país. Y ha vuelto antes, Ya está en su casa, en su Madrid: i pero la trajo antes de tiempo una desgracia irreparable! La empujó i. ste despacho: Madre, gravísima. Y ño esperó un instante más. ¡Al diablo todo! Al avión y a España. ¡Madre, gravísima! Y era s u amor extremo. Voló, voló... Y pudo verla. Y ha podido llorarla pegadita a ella... Doña Sebastiana Navarrete de Castro, madre de Estrellita, acaba de fallecer. La tribulación de Estrellita es enormemente honda; pero... también lo es la voz que le suplica: Más Q W. nunca, por ella, que tanto y tan ciegamente creía en ti. has de insistir en ser Estrellita Castro. Es ley de Dios. -M. w i ¡sus distinguidos i lientrs nnuiios y proveedores, y se honra i n que. para lonmemortir tnn ventilada jerhn tendrá lugar ho miércoles 20 de mato iltm grandiosa fiesta, en i que intert pndrñn d f i im artistas Vilbl. KCOS rri ll,