Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
l A B C. D O M I N G O 10 DE MAYO DE 1953. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 49 CEM SO DE P U D Ú C A C 1 O h ES RECIENTES ios nofo y svs autores, o través de fas notas de ii y lo crítico de A 9 C Crítica y glosa NOSOTROS, LOS RIVERO? por Dejares Medio JSrW. TAPIA ROBSON: LA FIESTA NACIONAL ESPAÑOLA (THE NACIONAL SPANISH FIESTA, OR THE i; ART OF BULLFIGHTING) r Edit. P. yelasco Gil. Madrid 19 BS, La fiesta de toros gana cada día adeptos nuevos. Este libro está dedicado especialmente alos turistas de habla inglesa que en su visita a España no consideran logrado el viaje si no presencian una función taurina. Santiago Wealands Tapia Robson- retired anglo- spanish bullfighter con la colaboración de Vélasco Gil, ha tenido el acierto de reunir, en un primoroso volumen en forma de manual, cuantas noticias pueden servir para que quien por ves primera presencia una corrida, sepa lo que ve. Numerosas fotografías, reproducidas en huecograbado, ilustran el conciso texto, suficiente, sin embargo, a dar noticias de toros y toreros y explicación de las suertes. Una serie de láminas carteleras a todo color cierran el volumen con alegre nota. No es posibte, en menos espacio, dar más amplia idea al turista extranjero de lo que es la fiesta española, que no puede presenciarse sin noticia de su porqué para formar juicio de ella. -S. A. MARAÑON, GREGORIO: EL LIBRO Y EL LIBRERO Edit. Espasa, Calpe. Madrid 1953; 30 pásrs. i 1 165 págs. f La Editorial Espasa Calpe imprime ahora esta conferencia, pronunciada por un autor antonomásticamente de la casa con ocasión de la Fiesta de los Libreros de Madrid, el 12 de diciembre de 1952. Es éste un Ejemplo eximio de estilo sin énfasis, de retórica curada de resabios decimononos y de complejos literarios de adolescencia, vivos por desgracia en nuestro tiempo, incluso en plumas seniles. En esta conferencia sobre un tema eterno, ese hombre múltiple como los del Renacimiento y profundamente acogedor que es el doctor Marañan hace, una vez. más, y con fórmulas inéditas, el elogio del libro. Singularmente, oportunas y valientes son sus consideraciones respecto a la literatura perjudicial y al escritor. Por su impecable arquitectura interna, por su estilo suelto y directo, por su densidad clara hasta lo increíble- estas breves páginas son un prototipo de la mejor oratoria, la que no envejece. -NOG. FRANCISCO POLO JO VER: ENFERMEDADES Y PARÁSITOS DE LAS GALLINAS Edit. Ministerio Agricultura. J Madrid, 1953. 373 págs. 35 ptas. El Departamento de Publicaciones del Ministerio de Agricultura, siguiendo la serie de manuales técnicos, ha publicado Enfermedades y parásitos de las gallinas, diagCe la Beal Academia Española. nóstico y tratamiento debido a la pluma del veterinario nacional D. Francisco Polo capaciLa nota más característica de Bajo el Jover, quien expone en este manual, de form- periodista de sus cualidades estabaempresa. tado para acometer con éxito la ina concisa y objetiva, las principales do- No han sido las de Ortis Muños simples via- sol de medianoche es la amenidad. Y no lencias y enfermedades de las gallinas, ceenorme radio por por cierto lograda a cualquier precio. Antodiendo terreno la vulgarización al tecnicis- jatas, sino excursiones de nos refiere aho ra nio Ortis escribe pulcramente y si trata de diversos continentes. Así, mo, para dar entrada en sus páginas a las su peregrinación al polo con. visita a Suiza, transmitirnos el dato más interesante o la actuales orientaciones profilácticas de las Holanda, Suecia, Dinamarca y Noruega. anécdota más entretenida, en forma senprincipales afecciones de las aves de corral. cilla y atrayente, no olvida nunca los deLas láminas y figuras que ilustrnn el texberes de la cortesía literaria, el primero de to prestan amenidad a la lectura y hacen los cuales obliga a componer con correcaquél más comprensible, sirviendo, además, ción. La cultura del autor le hubiera perla amplia referencia bibliográfica a cuantos mitido, por otra parte, comunicarnos sus se interesan por los temas avícolas para laimpresiones con aparato histórico y erudiampliación de cuanto queda expuesto en el to. Pero Cris- Zapatos de vestir. De mañana. Clásicos. talino y ha preferido hacer un relatolector interesante manual. apacible que impresiona al con el agrado o el alborozo que se experiPara Primavera. jORTIZ MUÑOZ, ANTONIO: BAJO menta contemplando ciudades y paisajes EL SOL DE MEDIANOCHE Sevilla, 8- Gran Vía, 15- Fernando VI, 17 que pocos españoles ven. La descripción del viaje en el Orient- Express, las páginas de- Editorial Planeta. 187 págs. 90 pesetas. los mu 1 OFICIAL CHAPISTA PRIMERA dicadas a la Reina Guillermina, yaal sol ds chos niños de Helsinki, al reno No es la primera vez que la pluma desenfadada de Antonio Ortis Muñoz escribe necesítase. BENEDICTO REDONDO, S. A. medianoche, a las casitas de madera- stu 33 76 7? LL 58 S) L de viajes. Ni era aventurado pensar aue un sino Ediciones Destino Barcelona. 344 págs. 50 ptas. ESDE el punto de vista de su interpretación literaria, Oviedo es ciudad de suerte, ya que ha acertado a sugerir, por lo que hace a la novela española contemporánea, varios prestigiosos trasuntos: Vetusta, en La Regenta de Leopoldo Alas; Lancia, en El Maestrante de Armando Palacio Valdés; Pilares, en Belarmino y Apolonio entre otras, de Ramón Pérez de Ayala. Si tales antecedentes constituyen una cierta escuela Doiores Medio, en Nosotros, los Rivero -su primera novela, laureada con el Premio Nadal de 1952- lia preferid sustraerse a disciplina semejante, con las ventajas- -primacía de la personaliáaá propia, si llega a adquirirse -y con los inconvenientes- -falta de formación- -de ese sistema en tesis general. Para hacernos sentir, una vez más, la sugestión novelesca de Oviedo, Dolores Medio no ha necesitado, por lo visto y. leído, de enseñanzas y estímulos ajenos a su observación y experiencia personales, según nos lo permite entrever la directa emoción de las situaciones, de los personajes, del ambiente, de los elementos todos que cualifican la novela. A Dolores Medio le ha bastado, en efecto, con el conocimiento de la ciudad, de sus gentes y de las formas de vida que allá se muestran. Pero ese tipo de realidades se extrema a tal punto que, Nosotros, los Kivero nos da la impresión, en determinados pasajes, de una crónica local, y aun del reportaje que tuviese por asunto la visita a los monumentos de la ciudad o el relato de la intentona revolucionaria de 1934. Son tan frecuentes las referencias concretas a lugares y a sucesos, que la autora, temiendo identificaciones peligrosas, adelanta esta declaración: Todo parecido con personas o hechos reales es pura coincidencia. Dolpres Medit No importaría que Nosotros, los Kivero fuese una novela de clave. Abundan en todas las literaturas, y no por eso merecen juicio desfavorable. Al contrario, suelen arrastrar mucha historia, y la invención o fantasía no tiene por qué ser excluida. El lector de novelas, si es a la vez espectador de películas, sabe bien, por otra parte, que cuanto nos ofrece la ancha calle de la vida cotidiana, sólo merece nuestra atención por un interés sobremanera singular y difícil. Como que se cifra en algo tan arduo cual es el redescubrimiento de lo vulgar, esencia del llamado neorrealismo El toque del acierto a tal respecto está en el punto inédito de las cosas, y la verdad es que Dolores Medio no siempre da con el secreto de ese alumbramiento o transfiguración. Citemos como ejemplo de las situaciones en que Dolores Medio consigue ahondar en la realidad de un hecho insignificante, hasta dar con su repercusión en una determinada psicología, la escena doméstica motivada por la visita de la tía Carina- -capítulo IX- donde se ilumina el subconsciente de Lena, la protagonista: Magdalena Rivero, Lena, Lenita, muchacha de sensibilidad enfermiza, imaginativa, inquieta, fantaseadora, a contrapelo del mundo que la rodea: no sin algún parentesco con la Andrea, de Carmen Laforez, si bien es harto diferente el complejo familiar que alienta en ella. No se trata, en el caso de Lenita, de un choque con el medio en que vive, tanto como de la preocupación impuesta por una. fatalidad del linaje, quizá de raíz supersticiosa. Nosotros, los Rivero somos así... no pueden ser de otra manera, según la leyenda que les somete a un sino dramático. Lenita lucha con el fantasma de los Rivero, que ensombrece su vida, hasta que se adueña de ¡porvenir, por la evasión del maltrecho hogar. Es -forcejeo con el Destino origina el noblie aire de tragedia que se percibe a través del prolijo y desigual relato. Participan en éste muchos y variados personajes; en primer término, claro es, los Kivero: dibujada muy a fondo, la humana figura de la madre, así como también, con rasgos muy vivos, la tía Mag, María y alguno de los contertulios de La uva de oro muy superficialmente, Germán, Heidé, Jáuregui, Cheni... Pero en manejarlos a todos con soltura y en situarlos de manera que impriman movimiento a la acción principal o la desvíen ha- cia algún episodio, estriba uno de los aciertos de la novelista. La pluma de Dolores Medio es ágil, capaz de fluir, haciendo ameno el relato sin necesidad de mayor esfuerzo. Mas ha de prestarlo con todo empeño, si quiere preservarse contra la tentación del tópico que la lleva, por ejemplo, a comparar una iglesia iluminada con brillante ascua de oro M. FERNANDEZ ALMAGRO D PEQUEÑOS SUIZOS