Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C M A R T E S 17 DE M A R Z O D E 1 S 53. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 39 ni puestos, más o menos destacados: Carmen Pérez Durías, Consuelo Rubio, María de los Angeles Morales, Pilar Lorengar, Tony Rosado, privierísimas cantantes de España, intervinieron con verdadero, amoroso afán. Sus voces, al servicio de una música huérfana ya, tenían resonancias, irisaciones de muy particular ternura. Como la de Teresa solista de los Cantores ds Tomaron parte en el concierto: Carmen Pérez Durías, Consuelo Rubio, Madrid, Berganza, cuantos integran esta magy las de disMaría Morales, Pilar torengar, Tony Rosado, los Cantores de Madrid nífica formación coral que JoséPerera cosa ciplina; ellos tienen- al Retablo como y la Orquesta de Cámara, a las órdenes de Ataúlfo Argenta propia; lo interpretan con insuperable dominio. Y, sostén de todos, AYER, EN RIALTO, SE ESTRENO LA PRODUCCIÓN CINEMA- sible, dúctil, entregada, la colaboradora senOrquesta de Cámara de Madrid. Con Ataúlfo Argenta en el TOGRÁFICA HISPANONORTEAMERICANA MUCHACHAS puesto de mandó- Má: que nunca artista, dominador, vibrante, viva imagen del direcDE BAGDAD j tor completo; vencida su externa capa de También se proyectaron por vez primera, en el Callao, Río Rojo sequedad, los ojos húmedos, el alma volcada en el homenaje a quien fue su amigo, su y en Actualidades, Los inexorables colega y será siempre un gran músico en el Hubo unos instantes, a las diez y media nos viejos ateneístas, que gustaran, no hace cuadro de los compositores patrios. Cuando de la noche, en que la circulación estuvo mucho, la intensa emoción de los versos de en el Gloria in excelsis agigantada la fiinterrumpida por la calle del Prado. Una Machado, recogidos en la otra música gura del maestro, abandonada la batuta, los muchedumbre compacta, nerviosa, esperaba por sabias v. ianos gobernada Enrique Llo- brazos en alto, crispada, intensa la expreel momento del acceso. Yo no recuerdo, en vet, José Caballero, Carlos Arévalo, Arturo sión de las manos. Argenta mantenía la nota diez años e actividad crítica, nada pareci- Ruiz Castillo: el escritor, el pintor- -los en- final, en el mus hermoso y redondo fortísido. Sin posibilidad alguna de avanzar o re- trañables colaboradores del Retablo el mo; cuando, imantado el público, estalló la troceder, sumisos a voluntades sin origen escultor qus ha perpetuado en un busto ensordecedora ovación, todos redoblamos concreto, nadie pudo librarse de la moles- ejemplar la imagen del amigo, el director nuestros pensamientos orientados Jesús tia, hasta del peligro, cuando se intentó abrir de la última película, cuyos fondos musica- Leoz. A el, pródigo distribuidor de aafectos la puerta en forma que sólo uno a uno des- les llevan su firma... filasen los invitados. La inevitable avalanY los intérpretes... ¡Un milagro! Nadie y simpatías, ¡cuánto le hubiera conmovido cha rompió consignas, propósitos, resisten- faltó a la cita. Ni diferencias dé escuela, ni comprobar lo fructífero de su siembra! cias, y, casi en volandas, nos vimos en el ocupaciones perentorias, ni cometidos leves, El homenaje del Ateneo constituye una de las efemérides más bellas e inolvidables. salón de actos. En dos minutos se ocuparon Cierra estos días, tan ricos en recuerdos. todos los puestos, los rincones todos, los paRubrica la serie de evocaciones. Abre el casillos y salas contiguas, la tribuna, la plamino de la nueva etapa: aquella en que, ya tea de autoridades. Miles de personas, dissin angustias ni prisas, cultivemos la herenpuestas a resistir la incomodidad, el calor cia musical de un gran artista con puesto sofocante, el apretuj amiento, a guardar equi firme en la historia contemporánea de Eslibrios inverosímiles, a multiplicar su capaI paila. -Antonio FERNANDEZ- CID. cidad de entusiasmo. Lo, qus en otras oportunidades podría imputarse a desorganizaNUEVO ÉXITO DE JOSÉ XTURB ción, no debe, en ésta, sino reflejar el inÉxito completo. Inicial, por el nuevo terés colectivo; la desigualdad entre los melleno en el Carlos III- -bello, teatro, buena dios- -local- -y los afanes multitudinarios de acústica par concierto Mantenido, por rendir homenaje a una figura que hasta las versiones de toda el programa. Rubrihace unas fechas nos acompañaba en todos cado, con los cuatro regalos- -Chopin, De- 1 ios programas a que servía de marco el Atebussy, Albéniz, Palla- -que el artista hubo neo. Por eso mismo hizo bien Santiago Gade conceder ante la duración de las ovalindo- -ancha, noble humanidad volcada en ciones. la empresa- -al prescindir de un teatro, más No es preciso volver sobre extremos ya confortable, más ordenado, si, pero más comentados. Sí decir que Iturbi tuvo uno irlo. de sus mejores días. En un programa conservador, al margen de la novedad, muy La velada en memoria de Jesús Leoz debió tradicional para el (propio cone rtista, hizo celebrarse en el Ateneo, en la casa que tan demostración permanente de esa calidad bien conoció sus inquietudes y proyectos, sonora envidiable, de ese mecanismo persus últimos triunfos. Y hasta ese prólogo de fecto, de una técnica, que tiene mucho de torrencial acceso nos deparó la ocasión de milagroso. que todos, y no sólo m- erced a la normal asis- 9 Coirno. siempre, habría de resaltarse la tencia, participásemos en el pequeño sacriversión de la Sonata en la de Mozart! ficio, contribuyésemos a producir ese clima un modelo de pureza, gracia, exactitud. Y Lucen más en pelo claro excepcional qus no pueden imaginarse los de la Rapsodia en azul foco. dtt. mil diay dan aire juvenil. que no acudieron al concierto. bluras y contrastes de ejecución. Eso, Beethoven, Chopin, Debussy. Albéniz haHoy todo asomo de comentario, critico seUna fricción de CAMOMILA llaron un traductor cuyas dotes fuera de ría inadecuado. En realidad, los hechos se INTEA el día antes o bien desserie premió, unánime, el público. Del de apostillan por sí mismos. En el programa, su patria. puede llevar Iturbi el mejor repuás de terminado el lavado da la Sonatina cuyo estreno se ovacionara cuerdo. -F. -C. cabeza, es suficiente para conser horas antes en el Palacio de la Música, canvar un pelo clariio encantador, ciones y poemas nimbados par el éxito de MANUEL CARRA ESTRENA SU PRIMERA todos los días, y la versión completa de la SONATA Sin ser rubio preciaamenpartitura que enguirnalda el retablo navideAgobios de espacio impiden comentarios le, un castaño, es mát ño Primavera del portal Si alguien dudadetenidos. Manuel Carra es el representanba de la trascendencia musical de esta obra, elegante y discreto. te más inquieto, consciente y trabajador de creo que ayer se habrán desvanecido los exnuestra joven generación pianística. Toca Muchas, mamas cuidan asi el pelo cepticismos, a punta de pruebas concluyenmucho y bien. Con sentido. Además, comde sus nenes para qué se les contes números y números de inspiración, grapone. Los dos tiempos de su Sonata nos cia, ternura, calidad, riqueza polifónica, vaierve el rubio natural que siempasman. Música dura, de acordes secos, dilor instrumental, sentido de la proporción pre tiene tendencia a oscurecer, sonantes, en que la emoción nace por la soy el contraste. Primavera del portal es ai se abandona. briedad intensa, el Lento que recuerda obra de irresistible encanto, de fuerza tan Saben que ese un producto inomucho el Concertó de Palla- -de espíritu acusada que no ya como espectáculo lírico se habla, que no de plagio- El Allegrissilensivo Y 1 u pueden usarlo teatral, como música pura, merecerá la inmo atrevido, acentuado, rítmico, no pieza con toda coniiansa. corporación permanente a nuestros prograde virtuosismo, sí que lo exige en el wianismas de conciertos, amén de la reposición ta. quizá nos haga pensar en Bartok, Roanual del retablo escenificado. dolfo Halffter. el jazz Lo que importa, sobre todo, es el- propóJesús Leoz había hecho de la amistad un sito, el rigor. Manuel Carra puede alcanzar culto. Ayer sus más fieles amigos estábamos En todas las Perlumenas. grandes triunfos ai. persiste, con la ilusión y en el Ateneo. Pedro Mari, José Luis, sus Pruebe con un Irasco pequeño. tenacidad actual, en el trabajo. hijos; Esteban, el hermano, pudieron vivir Las Juventudes Musicales- -un poquito de irnos instantes de conmovedora significaformalidad en las Notas al programa -ción, al captar hasta qué punto es firme el gustaron como pe. merecía l a s excelencias, Complete el cuidado desupelo con recuerdo, sincero el dolor, unánime la admidel recital. El intérprete fue aplaudido con BRILLANTINA ÍNTEA IDEAL en ración en torno al nombre y la obra de Leoz. largueza. -F. -C. color amarillp, especialmente pieAllí, confundidos entre todo el gentío, poeparada para lo cabellos rubios. ORQUESTA NACIONAL. ARGENTA tas, pintores, músicos; también las. Juven Sonatina Halffter; Concertó orquesta tudes Musicales, a las que, por espíritu, comPetrassi; Quinta Beethoven. Viernes, sie prendía y estimulaba tanto Jesús. Y algu- IMPRESIONANTE HOMENA 1 E DEL ATENEO MADRILEÑO A LA MEMORIA DEL COMPOSITOR 1 ESUS LEOZ, RECIENTEMENTE FALLECIDO ONDASYR CAMOMILA