Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUEVA EXPLOSIÓN ATÓMICA AMERICANA 1 famoso cañón gigante, americano, de 280 milímetros de calibre, que el día 17 del presente mes lanzará! a primera granada atómica en las explosiones de Las Vegas (Nevada) Se emplaza y maneja utilizando la fuerza de prensas hidráulicas. SE PROBARA EL CANON GIGANTE PARA GRANADA ATÓMICA, QUE SERA DISPARADA POR PRIMERA VEZ EN EL MUNDO ASADO mañana, martes, 17, se producirán nuevas explosiones atómicas americanas en Las Vegas (Nevada) la última experiencia realizada, excluida la de la superbomba de hidrógeno, fue la de 5 de junio de 1952. Será ésta ia 39 explosión atómica mundial; la número 38 corresponde a la famosa bomba H de Eniwetock, del mes. de noviembre último. Salvo el ensayo inglés de Montebello (Australia) y las tres explosiones atómicas rusas en lugares ignorados. las demás son experiencias americanas; en ellas están incluidas las bombas radioactivas arrojadas al final de la última guerra sobre el Japón. Esta nueva explosión, como todas las de naturaleza atómica de muy elevado coste, se viene preparando cuidadosamente desde hace más de un semestre. Se ha construido, en Las Vegas, una ciudad objetivo en la estructura característica de la edificación urbana americana, con refugios en las diversas clases de protecciones, y cámaras blindadas, que sufrirá la ofensiva experimental de las nuevas armas, comprobándose a la vez la eficacia de los nuevo? medios de defensa. Participará en estas operaciones un contingente de veinte mil soldados de la Marina y del Ejército americano. Todo el instrumental técnico de observación y registro será utilizado por los físicos especialistas, que seguirán el detalle de las maniobras en pantallas de televisión, desde puestos estratégicos. Los resultados que puedan obtenerse se mantendrán cuidadosamente reser v a d o s hasta que permita su publicidad la Comisión Americana de la Energía Atómica. Serán ensayadas diversas armas atómicas y especialmente el cañón gigante de 280 milímetros de calibre, que ya fue exhibido en la gran parada militar del 20 de enero, con motivo de la posesión del nuevo presidente de los Estados Unidos; disparará sobre el poblado d Las Vegas la primera granada atómica. Se trata de un cañón de tipo telescópico, para poder reducir su tamaño exterior, que lanza el proyectil a 36 kilómetros, con precisión de tiro que para distancias inferiores es mayor que la del bombardeo directo desde avión. El nuevo cañón se transporta sobre dos grandes vehículos; para la puesta en tierra se emplea la fuerza- hidráulica. El proyectil atómico se conduce en un carro especial hasta la pieza artillera, que se carga con el auxilio de una gran baqueta, tam- bién movida hidráulicamente; la posición de tiro abarca hasta los 55 grados inclinación. Cada batería de dos piezas atómicas de 230 milímetros precisa, como elementos auxiliares, cuatro tractores y ocho camiones, con lo que el equipo puede desplazarse a razón de 60 kilómetros por hora. Cada pieza está servida por doce hombres. El explosivo atómico es susceptible de fabricarse bajo formas de aplicación muy diferente; puede ser un obús, una granada, una bomba, un torpedo, una mina o un cch- te. Pero por su construcción actúa precisa, en todo caso, una masa crítica de uranio o plutonio, de unos veinte kilos, que coi- responde al volumen de un litro; una masa inferior a la crítica, resulta perfectamente estable. La masa crítica puede depender también, en cierta manera, de la forma y naturaleza de la coraza o recipiente. Dentro del secreto que actualmente se mantiene, se supone, no obstante, que dicha masa crítica se halla dividida en dos porciones separadas, dentro del artefacto explosivo; lanzado éste por los métodos usuales de las armas ordinarias, la explosión se produce al instante del contacto de las dos porciones de masa al completarse la cantidad crítica, bajo un manantial de neutrones, originándose entonces la reacción en cadena, violentísima, en un microsegundo de tiempo, con millones de grados de temperatura, y millones de atmósferas de presión; la energía desprendida es, igualmente, millones de veces superior a la producida por una masa equivalente de trinitrotolueno. El instante de la explosión se regula convenientemente por un dispositivo eléctrico, químico o mecánico, que precipita una parte de masa de explosivo sobre la otra. Serán objeto de ensayo los proyectilescoñete y los mecanismos radioguiados, provistos de cargas atómicas de elevado poder destructivo e incendiario, y cuyo uso bélico tiende a intensificar para reducir los enormes gastos de coste de los modernos bombarderos; se espera igualmente la explosión de alguna bomba de hidrógeno, tipo miniatura, encaminada a la comprobación de resultados aún inciertos derivados de las observaciones atómicas de las explosiones anteriores. Emilio NOVOA