Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
j. A B C. J Ü E T E S B í FEBRERO D i 11953. EDICIÓN DE fio, su decidido entusiasmo. Ni desconoce- mo tiempo han sabido respetar todas sus mos la realidad de los problemas plantea- orientaciones fundamentales. dos. Piénsese en el rápido crecimiento de LOS TRES PRINCIPIOS ESENCIALES DE muchos de nuestros pueblos, así PonferraLA NUEVA ORDENACIÓN da, Puertollano, Langreo... Tenemos que Es el primero de ellos el del perfeccionaacompasar su crecimiento demográfico con miento de la Enseñanza. La ley descongeslas adecuadas instalaciones de los centres tiona el plan de estudios señalado en 1938 y docentes. Insisto en que no nos arredra el bachillerato en panorama. No hablaríamos de él si no tu- articula el y otro superior. dos grados: uno Dentro de este viéramos confianza absoluta, con la ayuda elementalse establece una mínireu. bifurcasegundo de Dios, de la- posibilidad de resolverlo. ción voeacional, con materias comunes y LOS INSTITUTOS LABORALES, OBRA otras de opción, según sus inclinaciones y aptitudes. En la misma línea de perfeccioDIRECTA DEL CAUDILLO namiento técnico están la exigencia de tiMe refería antes- -dijo a continuación- -a tulación para el profesorado, la intervenlos Institutos Laborales. Ha sido una de las ción de la Inspección, la organización de ebras más directamente surgidas de la pa- unos servicios técnicos para promover y reternal solicitud del Caudillo. No puedo de- novar los métodos pedagógicos, etc. etc. terminar el panorama que por aquí se nos Como segundo principio inspirador del abre, pero sí quiero referirme al volumen del proyecto de ley tenemos el de fidelidad a la esfuerzo que necesitamos realizar para cu- Patria, el de que cuaje profundamente en brir la enseñanza vital que venics integrada por la enseñanza primaria y todo el conjunto de las enseñanzas de carácter profesional en sus etapas elemental y media. El desenvolvimiento de las enseñanzas labórales tiene que hacerse cabalmente con las que ya existen- -Escuelas de Artes y Oficios, -Escuelas de Trabajo- para prolongarse a avés de los Institutos laborales y desembocar en los centros superiores ya perfilados. Para completar este conjunto de medios necesarios para la enseñanza mínima- hay que pensar en los nuevos procedimientos de extensión cultural: cine radio escolar, bibliotecas y- museos ambulantes, que no solamente lleven nuevos conocimientos a nuestros muchachos, sino que también vayan afinando en ellos el gusto estético. Complemento de está política cultural ha Se ser la puesta en práctica del sistema de protección escolar trazado en líneas generales por la ley de 1944. Hasta ahora no se ha podido atender más que un aspecto reducido: el de las becas. Queda aún un importantísimo capítulo todavía inédito: el del seguro para cubrir los riesgos de enfermedad, accidentes, infortunios familiares, orfandad. Me permito anunciar desde ahora 3 a presentación a estas Cortes, si S. E. el Jefe del Estado y el Gobierno lo aprueban. de unproyecto de ley poniendo en ejecución i: el Seguro escolar. Para hacer frente a estas 1 necesidades se requiere el esfuerzo de todos los sectores sociales con el Estado a la ca- Oferta Especial 25.000 metros de de 65 pts. metro A continuación pasó a referirse a las enseñanzas medias, señalando que el tránsito de la enseñanza vital a los grados superiores títebe hacerse sin solución de continuidad. Una parte considerable de nues- tra población escolar debe ir cada vez más a las enseñanzas de tipo técnico, que pueden tomar tres direcciones principales: la económico- mercaiitil, ia artístico- artesana y la técnica estrictamente dicha o laboral. Un importante, sector de la juventud es la que aspira a una formación cultural superior. Aquí está el puesto de la llamada, por. antonomasia, Enseñanza Media o Bachillerato. No olvidamos el aspecto material que esta cuestión presenta en España, donas buena parte de los Institutos están inadecuadamente instalados. Pero más que su aspecto material nos preocupó al hacernos cargo del ministerio, el problema de orden pedagógico y jurídico- político que encerraba la cuestión. Se refirió seguidamente a los antecedentes históricos del tema y se remitió- a lo expuesto por el señor Rodríguez Valcárcel. Al hablar de la ley de septiembre de 1938, destacó que sus fundamentales principios doctrinales son los que presiden la nueva ordenación. Aludió a la negociación llevada a cabo por él Gobierno con la jerarquía eclesiástica, a la que se: había referido el señor Rodríguez Valcárcel, y añadió: Séame permitido dedicar aquí, en nombre del Gobierno y en el mío propio, una palabra de hondo agradecimiento a la jerarquía eclesiástica, que supo comprender las razones que motivaban la reforma e hizo posible, en un ambiente de comprensión y diálogo, que se llegase a la formación de este proyecto. Quiero expresar también mi gratitud a la Comisión de Educación de las Cortes, que, con un alto sentido de su responsabilidad y con una inteligencia que honra a todos sus componentes, ha mejorado el texto primitivo con las enti- iendas aceptadas, y al mis- toeza. a ÓD 1O.OOO manteles de 95 ptás. -a; 49 3.000 de 150, a 65 5.000 de 12, a... 5 SUPLANTA MAÑANA. YAG. 1 el alma de nuestros jóvenes la norma de servicio a los valores esenciales de España, que encarnan y dan hoy sentido al Estado. El primero de estos valores ha de sejj, el de la solidaridad social, que evite la diferenciación de clases sociales entre la población escolar española. Para ello se ponen los medios destinados a que la enseñanza no oficial resulte menos costosa: protección económica fiscal a los centros que más se dediquen a la enseñanza de los alumnos económicamente débiles, y, por otra parte, él cumplimiento serio de la obligación de. tener un número determinado de becarios y alumnos gratuitos a través de la ayuda del Estado o con la propia participación de los centros. Solidaridad también en el contenido de las enseñanzas a través de las da la formación del espíritu nacional, que siguen muy especialmente atribuidas al Frente de Juventudes y a la Sección Feraiienina, con lo que se pretende una mayor y más libre adhesión espiritual de nuestros muchachos a todo lo que represente el latido mismo del alma de España. La consecución de estas dos primeras finalidades- -la del perfeccionamiento técnico de la enseñanza y el servicio a los va- lores esenciales de España- -requería un instrumento insustituible: la inspección objetiva y eficaz. Esta inspección oficial del Estado se reclutará entre los- cuerpos docentes del Estado y abarcará varios puntos esenciales. En primer lugar, todo lo relativo a la formación política, a la educaciór física, pero también al cumplimiento de las condiciones en virtud de las cuales- se concedió el reconocimiento o la autorización a los centros, incluso a los de la Iglesia. Entre esas condiciones figura la titulación del profesorado, el cumplimiento de los deberes de protección escolar, las adecuadas instituciones pedagógicas, etc. El Gobierno ha estimado lógico y necesario respetar la autonomía interna de los Colegios de la Iglesia en los demás aspectos de su funcionamiento académico. Y par? éstos se prevén unos inspectores designados de común acuerdo entre la jerarquía eclesiástica y el ministerio de Educación y sometidos a las mismas normas de inspección que la oficial del Estado. Otro punto neurálgico ha sido la de la composición de los Tribunales. En la ley que se presenta cabe subrayar que los catedráticos de Institutos vuelven a participar en la función examinadora al juzgar en los exámenes de grado a sus propios alumnos y a los alumnos libres, de la que estaban privados en la ley d- el 38. También intervendrá cuando se trate de Colegios de Patronato. En los Tribunales para los Colegios reconocidos de la Iglesia, figurarán dos inspectores oficiales de Enseñanza Media. Esta ha sido una razonable concesión hecha por el Gobierno en aras de una armoniosa colaboración. El tercer principio fundamental de la nueva ordenación es el de la fidelidad a la concepción cristiana de la vida y de la educación. Por una parte, la ley. tutela la enseñanza de la religión en todos los cursos, pero sobre todo el proyecto es fiel a la concepción cristiana de la enseñanza, no sólo en cuanto al contenido de la educación, sino en cuanto a la estructura o forma jurídica de la Enseñanza misma. Ha sido en todo momento respetado el principio de la legítima libertad, entendida dentro del orden que la hace posible. VOTACIÓN DEL DICTAMEN jAproveche esta oportunidad! d Galerías e Preciados Una larga ovación subrayó las palabras finales el Sr. Ruiz- Giménez. Puesto a votación el dictamen, queda aprobado con el voto en contra de los señores barón de Cárcer, D. Luis Arellano, D. Ángel Sabador y el Sr. Robledo. El Sr. Bilbao suspende la sesión por unos minutos. INTERVENCIÓN DE D. ALFONSO PESA Se reanuda a las siete y veinte, y el secretario, Sr. Vivar Téllez, da lectura al proyecto de ley ¡por el que se autoriza a los particulares para construir carreteras de peaje. Don Alfonso Peña, en nombre de la Comisión, defendió este dictamen, y dijo que con él el Gobierno se propone impulsar y estimular las iniciativas de los particulares para realizar o b m de carretera y mejoras