Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. r ¿2 EE, CDÍ. 3 S U 2 S E N E K- O E 2 1953. EDICIÓN DE XA. MAÑANA, -PAG. 9 RECELA DE COC NA En Nueva York se ha- celebrado un concurso de cocina con cincuenta mil dólares de premio. (De los periódicos. En Estados Unidos, naturalmente, donde, por lo visto, hay tiempo, humor y dólares para todo, acaba de celebrarse un nuevo concurso. Esto de los concursos, lotería con aportación personal, nueva fiebre de las gentes, que ha calado incluso en España, venciendoj con su enorme fuerza, ese pavoroso temor al ridículo de los españoles, esto de los concursos está trastocando los periódicos, a cuyas primeras páginas saltan de ves en cuando, inopinadamente, los campeones de. las más singulares actividades. Y eso que ésta de ahora no tiene tanto de extraordinaria. En los salones del Waldorf Astoria, de Nueva York, cien damas finalistas, cien amas de casa, se. han disputado el premio a la mejor cocinera. Tal galardón no tendría nada de extraordinario en París, donde algunas veces las burguesitas provincianas gustan de asombrar a los chefs más caracterizados, enseñando que para guisar bien no hace falta, disponer del alarde ejemplar de los mercados parisinos. ¡Pero en Norteamérica! De. modo que ahora, cuando Europa está invadida por las cafeterías, con sus cremas de tomate, su todo a la plancha y sus perros calientes ahora resulta que una bella dama neoyorquina puede ganarse, cincuenta mil dólares, cincuenta mil, preparando las más sabias, civilizadas y difíciles salsas de la cocina universal. No hay derecho a tamaña sorpresa. Al parecer, cada una de las concursantes se instaló I ante una cocina eléctrica, y, contra reloj, alardeó de. sus actividades culinarias. Esto significa, nada menos, que. por. debajo de, la mecanización admirable de la electrificación portentosa aun sigue en pie. el bueno y clásico virtuosismo de. una cara bonita manejando ¡al, líarina, -agua, fuego, y demás elementos. Claro: para que. una muchacha junto a un hornillo pueda derrotar a un cerebro eléctrico, se requiere una cierta fi; ura en el Jurado. La harina, la carne, el agua, la sal, todo eso podría manejarlo siiperiormente la máquina. Pero, ¿y el perejil, el laurel, las gotas de vino y el novimiento secretó de. la sartén? ¿Y el abracadabra mágico de cada uñó de esos platos exquisitos y difíciles a que tenemos felizmente, el gusto acostumbrado f Anoche, en la tnesa de al lado, en el gracioso restaurante malagueño en que Vené, un. alegre grupo de. marinos americanos se. regocijaba frente al hallasgo de una sopa, popular y exquisita a la vezAndalucía está toda cordialmente invadida por nuestros sonrientes amigosEnmudecen ante la Alhambra y la Giralda, se callan ante el flamenco y se mojan un poco con la rubia manzanilla gaditana. Pero donde les he visto reír de verdad ha sido en la mesa. Y. ahora comienzo a entender algo. La verdad, me gustaría mucho saber que, además de su misión, -oficial, del bélico y soberbio exhibicionismo, cada uno de ellos trae un encargo privado, un encargo civil y femenino. En fin, me. gusta suponer que algunas de las cartas que envíen, después de describir cómo subió a bordo el gobernador civil y les dio la mano, terminara, sabiamente, con la minuciosa descripción También le serán impuestas en el Palacio de Oriente las dignidades cardenalicias al nuncio de Su Santidad, monseñor Cicognani ANOCHE LLEGO A MADRID EL CAPITÁN DE LA GUARDIA NOBLE, CONDE COLACICCHI ALESSANDRI, PORTADOR DEL BILLETE Y EL SOLIDEO PARA EL ARZOBISPO DE SANTIAGO Minuciosa descripción de las ceremonias que se celebrarán en Madrid y Compostela, obtenida en una entrevista especial de A B C con monseñor Pavani y el correo pontificio El Soberano Pontífice impondrá el capelo a los cardenales de los demás países en el salón del Trono del Palacio Apostólico de Roma LOS DISTINTIVOS CARDENALICIOS Los cardenales s n altos dignatarios ds la Iglesia Romana, designados por el Pontífice, que forman el Senado o Consejo de éste, le auxilian en el régimen de la Iglesia universal y eligen el nuevo Pa... pa en caso de Sede vacante, der e c h o éste q u e les fue concedido por el Papa Nicolás II en e siglo XI. En la ceremonia de la c o nsagración c a rdmalicia, el Padre Santo abre la boca a 1 nuevo pur p u r a d o para d a r a entender qtie tréne v o z y voto e n los cónclaves y le impone la birreta y capelo, distintivos de su alta jerarquía. Los atributos significativos de la categoría cardenalicia son: SOLIDEO. -Que, según el Ceremoniale Episcoporum debiera quitarse al propio tiempo que la mitra. Es de seda roja, y tiene su origen en la costumbrei observada ya por los romanos, de que en las asambleas sólo los ancianos podían cubrirse con pequeñas píeles (piléis) forradas de seda. BIRRETA. -Es de seda roja, s jn borla, y su imposición es prerrogativa del Pontífice, que, a veces, como en éste caso, la delega en los jefes de Estado de los países en que se hallan los nuevos purpurados, Ayer llegaron a tierra española los capitanes de la Guardia Noble de Su Santidad, conde Eduardo Colacicchi Alessandri y marqués Silvio Ghini, que traen los billetes de nombramiento cardenalicio para los nuevos purpurados, monseñor Arriba y Castro, arzobispo de Tarragona, y monseñor Quiroga Palacios, arzobispo de Santiago. La voluntad del Pontífice Pío XII ha concedido a España dos nuevos príncipes de la Iglesia, exaltando así la significación de las sedes apostólicas tarraconense y compostelana, en esta hora en que los cardenales de todos los países católicos, nombrados en el reciente Consistorio, se congregan en Romacon la excepción dolorosa de monseñor Stepinac y monseñor V yszynsky, recluidos en sus tierras de Yugoslavia y Polonia, los correos pontificios vienen a nuestra Patria, ya que por especial concesión los doctores Arri- ha y Castro y Quiroga recibirán sus birretes de manos del Jefe del Estado. Los presidentes de. Portugal, Francia e Italia impondrán, en efecto, la púrpura cardenalicia a los nuncios de Su Santidad, nombrados por el Pontífice para entrar en el Sacro Colegio, pero no a los prelados portugueses, franceses e italianos, quienes recibirán la birreta y el capelo de las manos ungidas del Padre Santo. Para esperar al conde Eduardo Colacicchi Alessandri, acudimos ayer tarde al aeropuerto de Barajas, donde ya se hallaba monseñor Pedro Pavani, consejero de la Nunciatura en Madrid, quien, durante los minutos previos a la llenada del avión, nos explicó el orden de las ceremonias que. se celebrarán para la entrega de billetes, solideos y birretas. EL GUARDIA NOBLE ENTREGA EL SOLIDEO AL NUEVO CARDENAL El conde Eduardo Colacicchi Alessandri, capitán de la Guardia Noble Pontificia, saldrá hoy, en avión, para Santiago de Compostela. En el lugar designado para la ceremonia de la entrega del solideo, comparecerá el capitán, vestido con el uniforme, compuesto de. guerrera negra con las armas y distintivos de su grado, pantalón astil largo. cinturón de oró con bandolera igual y sable, y tocado con yelmo de acero. Tras una breve y ceremoniosa salutación, en la que ofrecerá sus augurios favorables a la vida y la gestión del nuevo purpurado, ofrecerá a éste el billete pontificio, en el que se le. notifica la designación que ha recaído sobre él, nombrándole, para el cardenalato, en el que, según las palabras consagratorias del Papa, ha dé estar dispuesto a la muerte, y efusión de su sangre, si es preciso, para la exaltación de. la santa fe, paz y tranquilidad del pueblo cristiano, conservación y crecimiento de la Santa Romana Iglesia El nuevo purpurado leerá el biÜSt %i. inmediatamente) cón sus propias manc. s, se im- CAPELO. -Especie de sombrero sin copete, de paño encarnado, forrado de seda, con dos grandes cordones de seda entrelazados, pendientes a los dos, lados del escudo, con lazos y quince borlas rojas. El Papa Inocencio IV lo concedió a los cardenales seculares en 1245, y Gregorio XIV, a los religiosos, en 1591. Cuando el cardenal muere, el capelo se cuelga en ía bóveda del templo hasta su total destrucción por el tiempo. MITRA. -Es de seda damasquinada, blanca. ANILLO. -Con piedra de zafiro. OMBRELLINO. -Suntuoso abanico que p u r p u r a d o v