Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UN GRAN AMIGO DE ESPAÑA EL DOCTOR FASTENRATH, DON JUAN VALERA Y LOS GITANOS Al fallecer hace días Julio Romano colaborador frecuente de es? tas páginas, obraba en nuestro pO der este articulo, uno de sus últimos trabajos, Que hoy damos a título postumo. I A Real Academia Española de la Lengua ha anunciado ya el concurv so para optar al Premio Fastenrath Esta noticia da actualidad a la figura del notable poeta alemán don Juan Fastenrath, que tanto amor sentía por España. Don Juan, el amigo de los gitanos venia con frecuencia a España, país de romances a proveerse de poesía, que luego difundía por Alemania. Y lo mismo traducía los romances antiguos del Cid y del conde de Alartfcs que las cancioncillas del marqués de Santillana, o El médico de su honra de Calderón. No sólo difunde Fastenrath por toda Alemania en ¡traducciones primorosas a nuestros clásicos, sino que no contento con revolver manuscritos, don, Juan se convierte en un peregrino de España. Y allá va, montado en una muía andariejüt, por los campos y serranías, llevando en su alforja el Romancero, hablando con los arrieras en los caminos, (platicando con los gitanos y las gitanas ¿n las feria parlo- Juan Fastenratti busto en bronce, por BrandsteUer. teando, los días frioleros, junto a las chimeneas aldeanas con los labriegos, que escuchan como a un oráculo a su merced metiéndose en las cuevas del Albaicín a ver bailar a las gitanillas, o paseándose por el sevillanísimo barrio de Triana, rodeado de rénegríos calés que van al olor del dinero del poeta alemán. Fastenrath lo anota todo en su libretilla de pastas de hule: los tipos, ¡las consejas y dos cuentos que oye al vulgo, 1 los í- equie- bros a las mocitas, los desgarros de los majos, las fantasías de los enamorados, las mentiras de las comatíres y los consejos de los viejos. Y don Juan escribe a su patria exaltando las glorias de España, la belleza de sus mujeres, de sus bailes y de sus canciones, la caballerosidad española... EB. ilustre escritor español don Juan Valerá dedicó uno de sus trabajos al doctor Fastenrath. Decía, ej autor de Pepita Jiménez Se tiene una idea de España nada lisonjera, y, sobre todo, absurda. Los tres o cuatro tipos ideales en que se cifran todas las diferencias de españoles son Don Quijote, Sancho Panza y Gil Blas de Sántillana. Como corolario pueden entrar también eii la colección de dichos tipos el Don Páez de Musset; el Don Burgos bandido protagonista de un baile de gran espectáculo, y Gaztibelzá, l hotnme á la carabine de una canción de Víctor Hugo. La mayoría de los extranjeros creen que aquí nos pasamos la vida dando serenatas, bailando el bolero, amando junto a una reja comiendo naranjas y tomando el i sol etabozaídos en la pañosa. En recibir encomios: con. gratitud. I y auto en darles, no menores en pago, voy a emplearme ahora. La persona que los da a l a nación española- dice Valera- y a quien yo los devuelvo dándole las gracias por España, es el dóctoí; Fastenrath, poeta y literato de Colonia, que lleva ya