Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 30 DE NOVIEMBRE DE 1952. leños la puntuación en un alaalde de juego, sereno, preciso y hábil, que si en la iniciación ie las jugadas era lento, se hacía mas rápida cuando se jugaba cerca de la canasta- Ouey defendían los extranjeros. Acertaron crt- eooafínlonientos ios madrileños, bien dirjgídos por Boiras, a convertir en puntos 881 todos los tinos libres, y por eso la puntuación creció a su favor, y quedó, al final, en un seguro tanteo de 62- 54, que muestra claramente la merecida victoria de los componentes del Real Madrid, que no obstante pudieron haber conseguido fuese mayor. El equipo norteamericano, que cuenta con jugadores muy buenos y de elevada- estatura, es inferior al de los Piratas da Lafcenheat que participó en el torneo de las Botías de Oro del Real Madrid. Su juego carece de variación, lo mismo en el ataque que en la defensa, y si en esta última fase ofrecen dificultades a sus rivales es por la venlaja de estatura. En lo que sí dieron una lección es en esa habilidad para encestar, tíeade lejos y con una sola mano, habilidad que resaltó más porque es, precisamente, lo que para nuestros jugadores resulta seria dificultad y un importante handicap Por Los Halcones actuaron y marcaron puntos: Hemblin (11) Paufield (9) May (14) Ktebelhard (5) Alien (8) Orwaski (3) y Guoh (4) y por el Real Madrid: Borras (12) Galfnidez (27) Bea (14) Garrido (7) Pinedo (2) y Bonet. Actuaron como arbitros los señores Del Río y Ardevínez, y antes el equipo juvenil del Real Madrid derrotó por 42- 24 al del Colegio de Huérfanos de la Armada. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 71 ESTRENO EN EU TEATRO ESPAÑOL DE EL ABANICO DE GOLDONI, ADAPTADA AL CASTELLANO POR RAFAEIJ SÁNCHEZ MAZAS El crítico musical del periódico times rinde un cálido homenaje a la figura artística del guitarrista español Tárrega CARTELERA MADRILEÑA DE ESPECTÁCULOS Rafael Sánchez Mazas, escritor admirable y tan versado en humanidades y en humanismos como ajeno a esas barracas donde se chalanean al barato las reputaciones literarias, nos ha ofrecido una versión de El abanico de Goldoni, que t i e n e a mi juicio, el merecimiento, de haber colmado muchas lagunas de la comedia original. Goldoni no era lo que se llama un hombre de letras, un literato. Poseía el don de la observación m e t ódica. Contemplaba la vida con bondadosa sonrisa. Aborrecía el tono declamatorio. Se deleitaba, e sp e c i almente, en la reproducción del lenguaje popular. Era enemigo de la pedantería rígida y de la falsa pudibundez. S á n c h e z M a z a s que posee igualmente esas condiciones, y es también espontáneo, alegre e inclinado a los modos y giros populares, tiene, como literato, u n profunda sabiduría y ana larga experiencia. L a s ha puesto ahora, en su a d a p t a c ion de II Ventajeo ai servicio de la comedia italiana y del público moderno. No hay que olvidar que Goldoni nace y se educa en la commedia dell arte y con muy buen sentido lo subrayaba ayer Marqueríe en Informaciones Y aunque Jesús Valdés INFORMACIONES MUSICALES, DE TEATRO Y CINEMATOGRÁFICAS 1 Real Federación Española de Fútbol ESPAÑA- ARGENTINA Chamartín- 7 diciembre 1952 La Federación Española de Fútbol reitera de una manera terminante que para el partido de referencia no acepta peticiones particulares o privadas de reserva de localidades, habiendo distribuido el billetaje completo, bien por expendición propia, en Madrid, o a través de los miembros de la organización en provincias, de forma tal que asegure la asistencia a dicho encuentro del mayor número posible de aficionados habituales- a l s partidos que durante todo el año se celebran. Por lo que respecta a Madrid, y siguiendo las normas ya hechas públicas, las localidades se- expehderán a partir del día 1. en las taquillas del estadio de Chamartín y en las de Ja calle- de Beneficencia, de diez a una y de dos y media a seis de la tarde, con este orden de numeración: Socios del R. Madrid Día 1. diciembre: Infantiles: taquilla 1, 1 al 1.000. Femeninos: taquilla 2, 1 al 1.000. Masculinos: taquilla 3, 1 al 1.200; taquilla 4, 1.201 al 2.400; taquilla 5, 2.401 al 3.600; taquilla 6, 3.601 al 4,800. Día 2 diciembre: Canje, taquilla 1. Femeninos, taquilla 2, 1.001 al 2.000. Masculinos: taquilla 3, 4.801 al 6.100; taquilla 4, 6.101 al- 7.400; taquilla 5, 7.401 al 8.700; taquilla 6, 8.701 al 10.000. Día 3 diciembre: Canje, taquilla 1. Masculinos: taquilla 2, 10.001 al 12.000; taquilla 3, 12.001 al 14.000; taquilla 4, 14.001 al 16.000; taquilla 5, 16.001 al 18.000; taquilla, 6, 18.001 al 20.000. Día 4 diciembre: Canje, taquilla 1. Infantiles, 1.001 al 5.961, y femeninos, 2.001 al 3.000, taquilla 2. Masculinos: taquilla 3, 20.001 al 22.500; taquilla 4, 22.501 al 25.000; taquilla 5, 25.001 al 27.500; taquilla 6, 27.501 ai 30.000. Socios del At. Madrid. -Día 1. diciembre: Taquilla 1, del 1 al 1.200; taquilla 2, del 1.201 al 2.400; taquilla 3, del 2.401 al 3.600; taquilla 4, del 3.601 al 4.800. Día 2 diciembre: Taquilla 1, canje; taquilla 2, del 4.801 al 6.000; taquilla 3, del 6.001 al 7.200; taquilla 4, del 7.201 al 8.400. Día 3 diciembre: Taquilla 1, canje; taquilla 2, del 8.401 a 9.600; taquilla 3, del 9.601 al 10.800; taquilla 4, del 10.801 al 12.000. Día 4 diciembre: Taquilla 1, canje; taquilla 2, del 12.001 al 16.000; taquilla 3, del 16.001 al 22.000; taquilla 4, del 22.001 al 24.000; taquilla 5. del 24.001 al 26.000; taquilla 6, del 26.001 al 28.000. Madrid, 28 de noviembre jfle. tico de ese espectácu- zas y Alfredo Mario de su t i e m p o quería la commedia deU arte estuvo muchos años avivando su inspiración, y su reforma del teatro italiano surge, flamante e irisada, como la. piel nueva sobre el organismo viejo de un ofidio. Sánchez Mazas ha dado a la obra original- -cuyo contexto y euyog personajes respeta- -un aire más moderno, más literario, más coherente, sin alejarse de su carácter popular, y 7 p Ma- M O R Í L E S (RUZ (ONDE poniendo precisamente el acento en lo popular, en lo coloquial. Creo que la obra, deliciosa en la lectura, gana escénicamente a través del lenguaje de Sánchez Mazas. La razón es potísima. Un público de ahora encontraría El Ventaglio de 1760 demasiado inconexo e ingenuo. Goldoni arrastraba la tradición que quería demoler, y aun así, aun eon las jocundas enlaces de Sánchez Mazas, este juego, este retozo, este enredar y travesear en torno al abanico de il. signor Evaristo y a sus amores con la signora Cándida y a los de Giannina (Niñeta) con el zapaterito Crespino este ir y venir de hospederos, criados, granujillas, boticarios ¡y qué admirable, por cierto, el Timoteo que nos brindó el veterano actor Paco Hernández! estas ínfulas del Conde tronado y esta pasión senil del Barón del Cerro, y todo el bullicio- -cristalino, candoroso, amable, intrascendente- -que llena ej escenario, nos parecen, a ratos, tan leves, tan superficiales- -parecidos a muchas comedias de nuestros clasicos- -que no nos conformamos totalmente con su liviandad de forma. Quisiéramos ver un poco más adentro de la anécdota. Quizá sea un vicio nuestro. Vicio de hombres muy sabidos. Y eso que Alfredo Maxqueríe se ha adelantado a nuestras objeciones con una deliciosa hermenéutica escénica. Que considero paralela y adicional a la literaria de Rafael Sánchez Mazas. En primer lugar, ha llenado de color y de colorines el escenario. Luego, ha impreso a todas sus escenas un través burlón, entonándolas como las tintas ds un lienzo. Del principio al fin, corre un ritmo amable y dieciochesco. -Las figuras parecen iluminadas, y forman un grupo orquéstico, como decían los griegos; lúdico. Y, desde que el telón se levanta, salen y se presentan como siluetas escorzadas de una caja de música, de un. retablo movible, de un viejo reloj sinfónico. Como el reloj de la Catedral de Estrasburgo. Goldoni no hubiera hecho otra cosa. AI final de la acotación primera de su obra advierte a los, actores que den un tecnpo all auditorio di esaminare un poco la scena Alfredo Marqueríe ha aprovechado ese tiempo de silencio para dar, en un soplo de pantomima musical, el diapasón de toda la comedia. No dudo en considerarle tomo un excelente director de escena. Ha disciplinado, además, a la compañía del Español para un género que no estaba habituada a incorporar. ¡Y aquí nos toca hablar de los intérpretes. Bien, bien, lo que se dice bien, en este género, para mi gusto, Paco Hernández, en un tipo secundario. Pero toda la compañía del Español puso ayer empeño en hacer resaltar las bellezas d El abanico y su carácter específico. Su juego. Su chacota. Su armonía. Su volubilidad. Su inconsecuencia. Lo que tiene de ballet y burlería. En ese sentido, admirable María Jesús Valdés; admirable por su dicción clara y por su alegre flexibilidad de movimientos. Y admirables también Carmen Lozano, que so merece una alabanza particular, y Adela Carbone y Julia Delgado Caro. José María geoane, Gaspar Campos, Luis Orduna, Alberto Bové, José Capilla, todos, en fin, los actores del Español nos dieron una sensación de remozamiento. De frescura y ductilidad. Las ilustraciones de Manuel Parada (que, con Sánchez Mazas y con el director Alfredo Marqueríe, recogió los aplausos del público) el boceto escenográfico de Fernando Rivera, realizado por Bedondela, I coreografía de María. Esparza y los flguriHtii fln M- initfl famfra funron también nax