Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. ii SABABO 29 DE NOVIEMBRE DE. 1852. EDICIÓN) DE LA MAÑANA. PAG. 31 SEESTREESTÁ NOCHE EN EL ESPAÑOL Autocrítica del traductor cíe la obrá 5 Rafael Sánchez Mazas Esta noche se estrenará en el teatro Español la comeáia de Goldoui El abanico, cuyo traductor. IX Rafael Sánchez Mazas, nos dice: APOTEOSIS DE CARL SCHURICHT AL FRENTE DE A NACIONAL, EN EL PALACIO DE LA MÚSICA Homenaje a íemán en el Infanta Isabel, con motivo de la cien represenjtación de su comedia Paño de lágrimas EN EL REINA VICTORIA SE ESTRENO ANOCHE LA COMEDIA DE LÓPEZ RUBIO- EL REMEDIO EN LA- MEMORIA Si imaginamos una gran actriz, una Sarali Bernhardt, por ejemplo, que no lia tenida, en el discurso de su vida, experiencias humanas auténticas, porque todas ellas han sido teatrales; que no lia conocido siquiera la pasión amorosa ingobernable, n i l a pura emoción maternal, aunque madre sea de una niña, a la que tiene descuidada... Si imaginamos una mujer cuyos sentimientos son falaces y que para sentirlos, lo mismo que para, expresarlos, ha de recurrir a su rico repertorio de comedianta, más que como remedio de la memoria contra los reveses del amor propio, como un recurso mecánico, porque ella es recipiente vacío que los Tina Gaseó, Carlos autores dramát i c o s? asaravilla, Victoria se encargan fie sa. tu- Rodríguez, Juan Corrar de emociones hu- tés y J o s é López Rubio manas gara transmitirlas a los auditorios... Si imaginamos una mujer de tal suerte deformada por su arte que llega, a convertirse en dechado de afectación y duplicidad, cuyas reacciones se producen automáticamente, movidas por el resorte de la memoria del histrión... Si, en suma, imaginamos que ese tipo de mujer actúa, en su vida íntima, por razones externas de vanagloria y que así ha logrado acallar sus instintos, sacrificándolos a su profesión... ¿tenaremos un tipo dramático? No, porque no es humano y no nos producirá emoción, ni ternura, ni simpatía humanas. Tendremos, en todo caso, un tipo cómico, perfilado como caricatura mordaz; un tipo como la vieja actris de Golombe de Anouüh (trasunto, al parecer, de la misma Sarah) ególatra, abstracto e intelectualmente hinchado; un tipo cuya intimidad entrañable se nos oculta expresamente para encarecer la naturaleza superpuesta, el pliego profesional hecho naturaleza. Pero supongamos qué ese tipo existe y que ¡a vida del teatro es particularmente járo- picia a su germinación ¿Puede ser tratado, dramáticamente como eje de n conflicto humano? Anouüh no lo pensó así. Encareció, sobre todo, la caricatura. Infundió a su pomposa actriz un sesgo cómico, al margen de la realidad, acentuando la sátira. Dejándolo, en fin, en esa zona dubitativa de las posibilidades. donde todo es admisible menos el drama legítimo; donde no nos es dado averiguar si los rasgos excepcionales del personaje son caprichosos o verdaderos, Imánanos o bastardos, imaginados con fines cáusticos o abultados con el designio de provocar la: risa y corregir, por el absurdo, yicios reales, costumbres profesionales, tendencias y no dechadosí Cuando me pidieron la traducción de El abanico la tarea me pareció muy grata y fácil. En cambio, creí muy difícil íá representación dé la obra, por sus múltiples y complejos aspectos. Ahora todo, felizmente, ha venido a contradecir mis previsiones, porque todos, a mi entender, han superado en mucho el: nivel de. mi traducción: Marque ríe, con una dirección de escena realmente excepcional; la comnañía. del Español, que ha, logrado, con- disciplina y entusiasmo ejemplares, una rara armonía, una verdadera creación de gran conjunto y de gran movimiento; parada, con la fresca burla y la elegancia de sus ilustraciones musicales; María Esparza, con su genio coreográfico; Rivero y Redondela, con su escenografía, donde el gusto y la habilidad han. vencido las complicadas y hasta engorrosas exigencias del libro; Comba y Encarnación; can. la invención y la costea de les brillantes figurines; Rú! m ¡arate, en íjn, con su competente disposición luminotécniea. La singular sorpresa que dará María Jesús Valdés al hacer maraviUcsamemte un papel novísimo en su repertorio, o la alta calidad de actores como José María Seoane o Gaspar Campos- -que con María Jesús acaba de compartir el Premio Nacional de Teatro- en ningún punto dejan de ser secundadas, con perfección igual, por toda la compañía del Español, hasta, en los papeles más breves, porque en niñeara caso la brevedad ha significado artística inferioridad en esta comedia, concebida orquestada por Goldoni como un gran cuadro multiforme y vivo, de excepcional movilidad, todavía con aire de comedia al itmrproviso y, sin embargo, articulada con la más rigurosa precisión. Quizá sea ésta la obra maestra de Goldoni como ejercicio técnico magistral de la escena. Este inmortal autor de El abanico y de La posadera condujo a Voltaire hasta a hacer un elogio del Papado, cuando dijo que Carlos. Goldoni había hecho renacer. Jp ¡s tiempos, felices de Terencio y de- Plauto, y: los; todavía más felices de León X y de Clemente, VII Divirtió extraordinariamente esta obra a Venecia y a París. Pero bien, 1 sé. por. -Qtr parte, que 1 gust. os, a veces, ícambiant c o n l s tiempos con los páíses. -Raf ael; SÁNCHEZ MAZAS. La Gloria de la última comedia de José López Rubio (gue anoche alcanzó en el Reina Victoria un éxito positivo y halagador) está, a nuestro juicio, concebida como personaje verdadero y humano, centro de un Pub 1 i c a drama, y, si no nos conmueve, es porque esta s eno percibimos, ni podemos percibir, su realidad y su humanidad, aunque, allí estén bien apuntados los elementos dramáticos: un antiguo amante de Gloria que se enaen su habitual sección mora de la hija de ésta, Luz Marías y que, Vivir para ver: pese a la diferencia de edad, consigue que ESPAÑA UNA Y DIVERSA ella también se enamore, con el arrebato de Por Pedro Eaín Entra. lgo. sus dieciocho años; un alarde de celos (falso, naturalmente, porque Gloria vive siempre en actriz brete de amor propio, que ella confunde fugazmente con el resurgimiento del amor pasado. En todo esto hay elementos dramáticos suficientes. Faltan sólo los psrsoBajes, los caracteres. Xa obra no íiene más que uno, el de la actriz, y no es dramático, sino jocoso. Me daba la impresión de que, animado por influencias extrañas- -Ja de Ánouilh es evidente, incluso én osadías casuales como aquella qué, en un TEATRO DE CÁMARA EN teARCELONA 10 CALIDADES PARA ESPECTÁCULOS momento de enajenación, hace decir. a la Barcelona 28. El Teatro de Cámara, deJ madre, dirigiéndose á su hija, y, mintiendo teatralmente, que su novio és su padre Barcelona, ha ofrecido un nuevo estreno: me daba la impresión de que las influencias Deseo balo los olmos de Eugene O Neill. extrañas han intervenido mucho én la comSo trata de un drama de ambiente rural y TELEF. 35 70 75 posición de esta obra. Aun cuando no se dé pasiones fuertes. Algunos críticos han elo- SERRANO, 31 cuenta el propio autor. Tampoco Gloria giado la obra y otros notan falta de ensase da cuenta de sus osadías, fruto de su yos, traducción deficiente y una interpretanaturaleza histriónica. ción poco átinada. Cifra. Pero el arte de José Lógez Rubio tisné VA A SER CONSTRUIDO ÍJN NUEVO un sortilegio particular: nos prende en la TEATRO EN UÑARES acción y en el diálogo. Sus recursos de comediógrafo son múltiples y su mañera de Linares 28. Unos tres millones de pesecomponer, ingeniosa, suave y persuasiva. Es tais se van a invehir, en la construcción del nuevo teatro San Ildefonso; Las obras de el más intelectual, el más fino- de niwstros scritíarés Jó v. enés; de teatro. En el derribo están, ya casi ultimadas. primer acto- de El remedio en. la- memoDesde el año 1854, en que el antiguo ediria la exposición está, a nuestro juicio, un Todos los días, tarde y noche, ficio fue construido, sólo dos reparaciones poco dilatada, como, si se. deleitara en la 6 e realizaron en él, una en 1905, y la segunGRAN ÉXITO DE: gracia dé- su diálogo, que es garboso, fluido y da, en 1920. El teatro ha sido vendido ahoagudo. Cuando la comedía se dibuja, al fiya, y el actual dueño, ha comenzado inmenal de ese mismo acto, y, en el segundo, el tiiatamente el derribo para la construcción interés, sabiamente graduado, sube sin cedel nuevo coliseo, en cuyas obras encontrasar, y así, hasta llegar ai desenlace amable. rán trabajo (durante dos años un buen nú- El: público rió: amacho, y de muy buena gana, mero de obreros. En la población existe otro La vida de una familia como si las pa- ías ingeniosidades accesorias del diálogo, y teatro, el Olimpia, pero este año nd ha redes fueran de cristal. aplaudió con espontaneidad y entusiasmo al abierto, sus j autor, que saia ¿ál: inalias. y) ece 9, jje f í él es- T EY C