Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIEECOLES 2 2 D E OCTUBRE S E 1952. EDICJON D E I A MAÑANA, PAG. 2 EOlTORIÁL P E E Í N S A ESPAÑOLA SUSCRIPCIÓN DE A B C: MADRID Y PROVINCIAS. TRES MESES. 58.50. REDAQ CION Y ADMINISTRACiON: SERRANO. 61. MADRID. APARTADO NTJMEBO. 43. TELEFONO 2 S 19 J 9 laureadp operando sobre Corbalán: (Teruel) el 26 de mayo de 1938. Mucho antes de que a los tres les llegara la hora que, siendo postrera seria hora de plenitud y apoteosis, la celebridad de los hermanos Miralles había desbordado el área nacional. En efecto, periódicos de Londres se asombraban de que a 5 de agosto de 1932, los hermanos Miralles nevaran ya catorce mises en una cárcel de la España republi- CRECIENTES DIFICULTADES DE LAS POTENCIAS BLANCAS Lo qtie está ocurriendo en Indochina y Kenya es un elocuente ejemplo de las crecientes dificultades que experimentan en todas partes las potencias europeas que tienen posesiones más allá de los mares. Al mismo tiempo explica en parte los motivos por los cuales Rusia no se decide a lanzarse a la aventura bélica. ¿Para qué habría de hacerlo, si otros pueblos se encargan de debilitar la dejensa de sus adversarios? La guerra fría favorece de un- modo extraordinario los designios de Moscú, mientras que la querrá con disparos podría conducir a Rusia al mismo final que al Tercer Reich. La Unión Soviética está mejor preparada Para la guerra fría que para la otra, mientras que los altados no disponen en ninguna parte de masas que estén dispuestas a sacrificarse por ellos. ¿Por qué no tienen los ingleses suficientes amigos entre las propios indígenas de Kenya, con voluntad y capacidad para emprender la lucha contra los terroristas del Mau- Mau, sin necesidad de que Inglaterra envía tropas? ¿Por que no bastan en Indochina las fuerzas de! Emperador de Annam, Bao- Dai? ¿Por qué acogen los norteamericanos con profundo escepticismo el plan de aqitellos republicanos, según los cuales les surcoreanos se encargaran de la defensa de su país, ¡o que permitirá a los estadounidenses retirarse de la lejana península? ¿Por qué han de ver los elementos razonables en el proyecto algo demasiMto hermoso para que sea icrdad? ¿Porgué motivo hemos de pensar involuntariamente en la promesa de Mac Arthur: para XdviJiidrs, en vuestros hogares Xnriie lia sabido explicar por que no cuentan los aliados en ningún país- -ni siqttierá Alemania- -con huestes dispuestas a lanzarse a la calle o al monte. En este terreno, Rusia se halla en si itación más ventajosa. Y si sólo fuese en este- terreno cana a resultas de un sumario que aun tardó muchas meses en. resolverse. Plural, numeroso y sugestivamente miceláneo, distinto es el cuadro de honor inmolado po r el régimen que cautivó a España un 14 de abril. Hubo muchos españoles dignos de los hermanos Miralles y émulos de tan alto ejemplo y vocación. Ningún compatriota comprendió sin embargo, antes que ellos, la necesidad de sufrir y á preciso era morir para salvar a la Patria, ni ninguno tampoco desafió con más constancia y lucidez el supremo sacrificio. DÍAS MEJORES Al publicar, con evidente oportunidad, un avance de las cosechas cerealistas, el Servicio de Estadística del ministerio de Agricultura ha deparado una sorpresa agradable a los economistas y a cuantos observan de continuo el curso evolutivo de las producciones da nuestros campos, para deducir las perspectivas que se presentan en orden a los abastecimientos de artículos esenciales para el país. Si en la relación, social la conocida frase de tanto tienes, tanto vales carece de nioral y revela un absoluto desprecio por la ética, aplicada, en cambio, a la vida económica de los pueblos, alcanza un sentido real y profundo. Cada nación no pasa de ser, en el materialista concierto o desconcierto mundial de nuestros días, lo que su dependencia o su independencia le permitan que sea en aquel aspecto. Claro es que esta deducción no entraña desconocimiento de la existencia de pueblos- ntre ellos el nuestro- capaces de no abdicar sus principio? éticos a cambio de un plato de lentejas. En ocasiones se lo retiran- -se lo retiraron- -después de hacerles el interesado ofrecimiento, pero los oferentes se quedaron con la humilde leguminosa, y los otros se sostuvieron firmes y dignos en su pobreza. Y en paz. ¡Ya llegaran mejores días! venía a ser, en aquellas circunstancias difíciles, la expresión de consuelo y de esperanza, al propio tiempo que se incidía en el empeño de arrancar a la tierra propia lo preciso para que la vida del país y el rendimiento de sus hijos en el afanoso quehacer diario estuviesen garantizados con una alimentación racional, ya que nadie ignora ¡que le resulta muy difícil á un Estado no hipotecar la supervivencia si aquella sustentadora base radica fuera de sus fronteras. Nos hallamos, en efecto, en mejores días. Periódicamente lo hemos intuido y dicho, sirviéndonos de nuestros particulares me- i dios de información, por considerar que el país reclamaba una orientación constante ¡acerca de lo que el futuro inmediato pudiera tenerle reservado. A la vista los datos estadísticos del ministerio de Agricultura, muy poco es lo que hemos de modificar nuestros pronos- ticos. Habíamos indicado que la producción; triguera resultaría algo inferior a la pasada, en tanto que las de centeno, cebada, maíz y arroz superarían a las de 1951, y esto es lo que viene a confirmar la estimación ofi- cial de las cosechas, excepto en lo que se refiere al centeno, ya que le asigna 96.600; quintales menos que en la campaña ant: rior. No descartamos, sin embargo, la posi- bilidad de qvu. -las estimaciones definitiv- que se publicarán más adelante, harán avanj! zar también la producción de dicho cereal hasta rebaser el índice anterior. Sobre las recientes y justificadatnenta optimistas declaraciones de los ministros de Agricultura v Comercio. íaEend as í lal producciones agrícolas, acaba de proyectar- se la luz de las cifras, que ilumina el caminar del país por un año de distancia. Y tic revela ni la menor sombra de obstáculo, LOS HERMANOS MIRALLES La viril elocuencia del ministro de Trabajo, delegado nacional de ex combatientes, acaba de recordar en el Alto de los Leones, a un enjambre de héroes que, habiendo voluntariamente formado la vanguardia del Alzamiento, taponaron con sus cuerpos- -son palabras del Sr. Girón- -el túnel dé Somosiérra por fidelidad a su Patria y a la milenaria institución que fue medula y eje de nuestra historia Difícil seria enunciar con términos más evocadores y gráficos todo el alcance- -militar, patriótico, histórico -de. una hazaña que en su propia predestinación, en su propia inmolación portaba las virtudes- -tenacidad, abnegación, disciplina, arrojo- -que impusieron la victoria y habrían de hacer, de ella, a la corta o a la larga, una solución por así decir forzosa, fatal, ineludible. Aquella página genitriz de la España nacional, aquel primer vagido doloroso y entrañable de un parto feliz tuvo un patronímico cfue el Estado se apresuró a publicar, señalániolo a la admiración de todos los españoles y que el Municipio de Madrid perpetuó también, grabándolo en lápidas que dan nombre a una importante arteria urbana. Nacidos y muertos ayer, si bien para alcanzar vida inmortal, semejan los hermanos Miralles personajes de tragedia legeirdaria. Habría que retroceder al fabuloso mundo de Sófocles e identificar crispadas y radiantes criaturas de ficción en el vértice que forman los ritmos convergentes del ideal cívico y i temor religioso, divino para comprender dignamente toda la emoción de esta epopeya familiar. Tres hijos de una misma progenie fueron los elegidos. vastagos los tres de una acomodada familia de la clase media a, la que ninguna peripecia de carácter particular o doméstico empujaba al riesgo o siquiera a la acción. Les tres mozos, los tres seductores, bien plantados, los tres vecinos de un Madrid propicio a no defraudar la sed de alegría de la juventud. El caso era tanto más ejemplar cuanto que ninguno de los tres esperó el toque a rebato, la llamada a sorr itén para exclamar ¡presentes! pues perseguidos por la República por supuestos delitos políticos, los hermanos Miralles habían estado, antes del 18 de julio, ¡tres años y ocho días! en la cárcel. Se llaman Luis, Carlos y Manuel, é hijos de un siglo cuyo rrtriJ Isno no verían, han nacido respectivamente él 8 de enero de 1909, el 39 de agosto do igio y el 16 de abril de 191 a. Carlos, que en compañía del primogénito sé apostó en el túnel de. Somosierra, cayó, con otros voluntarios, el 22 de julio, cuarta jornada del Movimiento, y obtuvo pots mortem la primera Medalla Militar concedida en la guerra civil. Sucmnbió Luis, semanas después, el 26 de septiembre, en los mismos parajes, atacando la posición de Gascones, y fue condecorado también a título postumo. Quedaba otro hermano en edad de empuñar las amias, v Manuel, voluntario desde el nrincipw- de fe caro aña. reció v fu PRUEBE Y LO U S R 1 SIEMPRE Oí VENTA EN fAÍMAClAS Y. D OGUÍ CASA SUNTUOSA HERMOSÜXA, í vimo ÁTICO