Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, MIÉRCOLES 22 DE OCTUBRE DF 1952. NUMERO 70 CÉNTIMOS GRAN GUERRERO, EL TENIENTE GENERAL YAGUE, MUERTO AYER EN BURGOS, HABÍA TRIUNFADO TAMBIÉN EN LAS LIDES CIVILES DE ESPAÑA Sufrió tres heridas en Marruecos, liberó Oviedo en la revolución del 34 y mandó el Cuerpo de Ejército Marroquí durante la Cruzada SEMBLANZA DE UN SOLDADO QUE SUPO DEJAR NUMEROSAS FUNDACIONES DE BENEFICENCIA, CULTURA, VIVIENDA Y OBRAS PUBLICAS EN LA SEDE DE SU ULTIMO MANDO Solía subir a climas olímpicos, arengan- se en cartas a compañeros y superiores y do con dureza y padón, sin dejar de ser en denuestos imprudentes que llegan, desde nunca hercúleo (el Hércules de los duros luego, a oídos de las autoridades del Frentrabajos) este teniente general del Ejérci- te Popular. Entre los promotores y autoto español. Era D. Juan Yagüe alto, cor- res del Movimiento, cada uno concibe y pulento, jocundo, dinámico, locuaz y tenía labora según su idiosincrasia. Entre los la voz de trueno. Este Porthos, de enor- propios discípulos del Señor no hubo ninme corazón y con brillantes entorchados, guno susceptible de ser tomado por otro. se idealizaba, además, de sienes arriba, Yagüe recibe y despacha emisarios, aprepor el airón de su cabellera emblanqueci- mia y se enardece, tratando de apresurar da. Nacido hace cincuenta y siete años en con impaciencia el despliegue de las fuerel frío y austero paisaje de San Leonardo, zas conjuradas. Otros, en cambio, esperan allá por la provincia de Soria, ingresa muy con flema inteligente y serenidad impasijoven, llevado por una impetuosa vocación, ble la conjunción de circunstancias y eleen la Academia de Infantería, a pesar de mentos que harán seguro o probable el que, reciente la catástrofe colonial, la ca- éxito. Para Yagüe, el mecanismo del Alzaírera de las Armas no promete a la juven- miento consiste (era, repetimos, no un Aratud de principios de siglo gloria y mucho mis, sino un Porthos) en cargar a fondo menos peculios. Conoce y trata a Franco a la bayoneta. Memorables son su desemen el Alcázar de Toledo, de donde, en julio barco y su campaña a través de Mérida, de 1910, sale luciendo en la bocamanga, Badajoz, Sierra de Guadalupe, Navalmoral, tomo un segundo y más gloíioso bozo de Oropesa, Talavera, Maqueda, hasta constiVirilidad, la estrella solitaria de alférez. Pri- tuir el ala izquierda del avance a Madrid, mer teniente en 1912, dos años más tarde por la Casa de Campo. Ha sido una expeaparece en tierra de moros destinado al regi- dición fulgurante, casi a marchas forzadas, miento de Infantería de Sevilla, que guar- a lo largo de la cual siente repentinamennece Tetuán. Empieza ahora y aquí una te cómo un extraño mal le escarba pecho larga carrera africanista, que tanto el como y garganta, privándolMde aliento y derrumtodos sus camaradas. desde el más alto al bando en cualquier cima de vivac su osamás oscuro, no cesarán nunca de añorar. tura fornida. Son los síntomas reveladores Destinado a Regulares dé Melilla, asciende de una enfermedad, con la cual luchará insucesivamente a capitán y comandante por j cesantemente durante muchos años, endeméritos de guerra. Su valor, su simpatía y rezándose y volviendo a caer. El había sido su, en el doble sentido de la palabra, hu- quien, al llegar a Cáceres, nombró y mostró manidad se hacen proverbiales entre las a la multitud clamorosa, extendiendo su tropas. Herido tres veces, vuelve a la Pen- diesíra hacia Franco, al Generalísimo de los ínsula en 1924. pero cuatro años después re- Ejércitos nacionales. En julio de 1937. asgresa para, teniente coronel ya, abrevar su cendido a coronel, figura en el primer sed de acción en la prostera campaña de una Cuerpo de Ejército que vigila a la capital, guerra, cuyos primeros disparos habían so- y cuatro meses después, promovido a brinado en igog. Cuando estalla la rebelión de gadier, participa en las acciones ofensivas Asturias (1934) Yagüe manda la segunda y defensivas de estos alrededores, si bien a bandera de la Legión, pero se reDone de los pocos meses se le concede el mando del marchas y cabalgadas descansando en su Cuerpo de Ejército Marroquí, con el cual pueblo natal. A las órdenes de Franco, que interviene en las campañas de Aragón, Lees a la sazón jefe del Estado Mayor Central, vante y Cataluña. Habiendo cooperado a la se persona en Gijón a bordo de un autogiro, vuela sobre Oviedo, que lian secuestrado los rojos, y libera á la ciudad al frente de una columna formada por regulares y le. gion. ios. Señalado por el índice sanguinario y vengativo de la facción marxista, el advenimiento del Gobierno del Frente Populai le sorprende al mando de la bandePASTA DENTÍFRICA ra de la primera Legión. Empieza paraj ÚNICA EN El MUNDO) Yagüe una nueva vida, una segunda carre- o base de Seles de Lo To ¡ra, un 2 actividad que, no siendo específica- j mente la suya, le absorbe, exalta y apasio- i na. E teniente coronel conspira, trama, Fortifico Urde, desde crepúsculo a crepúsculo, la caílas encías da de una situación de Poder que amenaza trituran a su Patria. Conspira (es ua decir) Blonqueo lo a su manera, o sea ensordeciendo con su dentodur larince ootente. gesticulando, desahogándo- DiAKiO ILUSTRADO AÑO CUADRAGESI M O Q U 1 N T Q NUMERO 14.550 EN ESTE NUMERO El principe Adalberto de Batiera, primer embajador en Madrid que nombra Alemania después de su resurgimiento, tras la derrota de 1945, hace sus primeras declaraciones, dedicadas al pueblo español, para el corresponsal de A B C en Bonn, Ángel Losada En ellas anuncia la- fecha de su presentación de credenciales y los proyectos forjados para lograr ¡a restauración de las relaciones comerciales y cultura... les hispanogermanas (Bág. 2 f. PAGINA EDITORIAL: Entre los patriotas que taponaron con sus cuerpos el túnel de Somosicrra estaban los hermanos Miralles, Luis y Carlos, quienes con Manuel comprendieron antes que nadie la necesidad de morir para salvar la Patria Es posible que las estimaciones definitivas mejoren aún las satisfactorias cifras adelantadas respecto a nuestras cosechas cerealistas toma de Barcelona, en donde entró el 26 de enero de 1939, cubriendo el frente desde San Pedro Mártir y el Tibidabo hasta Montjuich, se trashdó inmediatzmente al Sur, para liberar a los pueblos que en Ciudad Real, Jaén y Badajoz suspiraban por la llegada de las tropas nacionales. Ascendido a teniente general en noviembre de 1943. condecorado con las grandes cruces dé Alfonso el Sabio, Mérito Militar, Mérito Civil, el Yugo y las Flechas y nombrado procurador en Cortes- se distingue también en una era de paz. a la cual da, con el mismo ritmo que en la guerra (su ritmo) frutos de lúcida, acometedora y benéfica iniciativa. Liberada España de sus verdugos ideológicos y administrativos, Yagüe vuelve a impacientarse, arengando a menudo porque el país no acaba de convertirse en Arcadia. Ruge contra traficantes- y lcgreros, se exaspera por la falta de caridad con el prójimo y remueve Roma con Santiago para imponer por bando marcial la suma felicidad a todos los hogares de la nación. Deja a ¡as provincias de vieja Castilla, cuya Capitanía General, con sede en Burgcs, ejerció hasta sus último; día? fundaciones de beneficencia, cultura y vivienda, obras públicas de interés municipal y provincial y una espléndida y magnífica ciudad deportiva, la mejor, sin duda, del país y orgullo de la capital de la región. Gran guerrero, el genera! Yagüe triunfó también en las lides civiles. Españ? no sólo como Estado soberano, sino como comunidad de subditos que tienen origen, fe, tradiciones, costumbres, solar y destinos comunes, le aficionó hasta el tuétano. Pero su carácter, su recia individualidad, desbordaban el área de esta época y de este escenario. Antaño y allende. Yagüe habría atravesando los Andes, cabalgando o a pie, intentando, al frente de un pelutón dp hombres, agigantados y harapientos, ac. r la voz del trueno con su voz de mando. En pár inis in nrc. rcc iicmos atnpüd información de la muer -y honras fúnebres del ilustre militar.