Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CfNSO DE PUDÚCAG 10 CjES QECItMTES I los libros y iu cúteres, o través de fas notas de ¡nformocfófty lo er ieo de A 8 C í LOS SOFISMAS DEL SÉPTIMO LEO 2 NARDO POR ANTONIO REYES 1 Antonio Reyes, diserto escritor, con renombre que se ha extendido por América, y Europa, es venezolano. Ha cultivado el periodismo, la novela, la filosofía y la 1 historia, y ostenta el cargo de bibliotecario de la Academia de la Lengua Española de su país, por lo que, en consecuencia, es miembro correspondiente de la nuestra. Como hispanista, es notable, y así lo demuestra en su trabajo Influencia del árabe en la lengua castellana Otros títulos suyos son: Del racionalismo averroista al razonamiento luliano Caciques aborígenes venezolanos etc. El tomo presente, Los sofismas del séptimo Leonardo llega aquí de la mano de un colega ilustre, Wenceslao Fernández Flórez, que lo encomia, haciendo resaltar con su habitual agudeza los valores del empeño. Recojamos algunas de sus frases sobre el personaje del libro: El personaje diabólico- -puntualiza- -aparece en él como el más útil medio de hacemos recorrer velozmente el vastísimo panorama de la humanidad- pecadora esparcida en ej Tiempo y en el Espacio. Cómo el más útil ¿ero no como el único medio. Antonio, Beyes pudo haber compuesto un grueso volumen bien nutrido de ejemplos, de referencias y de meditaciones, entre las que creciese una hermenéutica cejijunta, ¡poderosa tentación para afrontar la cual no le faltarían posibilidades a un escritor tan leído y tan entendido como éste! Y es exacto, el autor no ha querido acumular capítulos formados de pesquisas eruditas. Ha preferido un procedimiento más personal y, por lo tanto, más vivaz. El problema de la empresa de Reyes es. el de si somos mejores o ¡peores que eri otros tiempos, en otras edades. Las conclusiones que saca son optimistas. Respecto a ello puede opinarse como se quiera, pero no son las conclusiones lo qué en este libro interesan, sino el libro en sí, y éste es magnífico por la riqueza de suscitaciones que provbea en el lector, por su originalidad de forma y por su profundidad, que corre parejas con su amenidad. Gmicay glosa VIDA DE- GAMBO por M. García Venero. -íLOS; GAÍ 8 S ANDAN SUELTO por Ángel Olivar. JESUCRISTO Y LA EUCARISTÍA POH EL P. JOSÉ A. DE LABURU Goza de una reconocida fama el padre jesuíta José A. de Laburu. Ha escrito numerosas obras de carácter religioso y de carácter científico, todas ellas encaminadas Mucho más de reportaje que de novela tiene esta narración del joven escritor á iluminar la mente dé los humanos y a Ángel Oliver, Los canes andan sueltos si damos a la invención todo su valor dirigir sus almas hacia el seno del Altísimo. El verbo del sacerdote como escritor es tan como la más importante nota diferencial entre una y otra cosa. Ángel Oliver inventa poco. Bien es verdad que no necesita- de mucha imaginación para componer convincente, exacto y recortado, como; el el terrible cuadro qué realmente ofrecía la Cartagena roja. Tiene razón el agudo que usa para sus notables conferencias. Él prologuista, José María Sánchez- Silva, cuando afirma que Los canes andan suelpresente libro contiene cuatro disertaciones. tos es, en cierto modo, una novela, periodística, Y cabe decir también que es Las tres primeras las pronunció en la cateuna novela neorrealista a la manera de las películas de esa técnica, que fían dral de Montevideo con ocasión de la sosus mejores efectos a la espontaneidad. lemne conmemoración del segundo centeÁngel Oliver nos cuéntalo que vió o le contaron otros a su vez, al hilo de una nario de la Archicofradia del Santísimo Safábula que contribuye a dar unidad al relato. Fábula que, en su calidad de precramento, y las mismas, con la cuarta jlas texto novelesco, no había menester del melodramático, episodio en que Remedios repitió en la iglesia del Salvador, de Buesacrifica su honra a Cipriano el rojo, para salvar la vida de su padre. Con el dranos Aires. ma y la tragedia de la situación vivida hay más que bastante para mantener el Advierte el autor que materia tan subliinterés del lector, estimulado además por una prosa directa, ceñid de notable me como la Eucaristía no puede compenfuerza expresiva. Si el tipo de Remedios a que acabamos de aludir nos parece un diarse en sus breves charlas, pero, sin em- tanto convencional, nos persuaden, en cambio, de su verdad humana- -o infrahubargo, en cada una délas que el P. Labumana, según los casos- -los otros personajes que, en segundo término, gesticulan y ru ofrece reunidas en este volumen ha se mueven a tono con sus distintas acciones y pasiones, en monstruosa pesadilla, en acertado a resaltar el punto básico, cuatro agrio sueño goyesco. en definitiva, del tema excelso. M. FERNANDEZ ALMAGRO e titula la conferencia primera: La De la Real Academia Española. promesa de la institución de la, Eucaristía 1 y las tres que siguen: La institución ásM Eucaristía La Eucaristía como pan de PERSPECTIVAS POR ANTONIO el que se. perfilanmúltiples tipos; de esta hora, con sus preocupaciones, sus afanes, sus pevida sobrenatural y Del santo sacrificio SOLANO queñas y grandes tragedias Las dotes de de la misa Se compone el libro Perspectivas de An- un observador muy sagaz es lo primero qué Libro edificante y de incuestionable ac- tonio Solano, de varios relatos que, son tam- se deternjiná n estas páginas que comentatualidad, sobre todo después de celebrado ¡el bién ensayos críticos úe la- vida, cotidiana, jo mos, y en ellas son implícitas otras condicioreciente Congreso de Barcelona, que todos sea: que poseen un marcado carácter cosí nes, asimismo éncomiables, como las de salos; c a t ó l i c o s d e b e n leer y m e d i t a r d e t e n i d a- tumbrista. Así el autor brinda un género e ¡ber matizar perfectamente la prosa, y dar su m e n t e vterátüra ue pudiéramos llamar Tmlxto, éri debido relieve, según la importancia, a cada ese ente multiforme, poderoso y a veces fantasmal que se llama Cataluña dice Gregrorio Marañón en las, primeras lineas de su atractivo prólogo al reciente libro de Maximiano García Venero, Vida de Cambó y no es extraño que Marañen aluda a Cataluña antes de referirse a Cambó, porque tan hermosa región ea no sólo la tierra natal del discutido político, sino también su razón de ser, en estricto sentido histórico. Puede afirmarse que Barcelona, más aún. que la región de que és; vigorosa cabeza, creó, el catalanismo, si bien le diesen cuerpo, sobre todo a los efectos electorales, las otras ciudades y comarcas de Cataluña. De la hegemonía ejercida por Barcelona, en virtud de su justificada y absorbente capitalidad, procede el aire de empresa de cultura, en variedad de direcciones, que y puntó en los días de la Renaixensa y que hubo de cobrar más ímpetu, a lo larga de las etapas cubiertas por la virtud creadora, de Cambó: alta empresa, por el anhelo; estrecha, por la localización. Que Cambó, nada provinciano. ni local, alentado por preocupaciones y afanes de raíz humanística, capitanease un movimiento político de tasado alcance geográfico, no constituye, la única paradoja de- su contradictoria y sugestiva personalidad, y si fuera esta la ocasión de desplazar nuestro comentario, por cuenta propia, hacia ese tema, subrayaríamos esa causa, entre otras, del evidente fracaso de Cambó. Fue mucho en la vida pública, con aptitud y ambición de serlo todo, y quedaron: reducidas sus enormes posibilidades al reflejo, en la Historia, nacional, de una inquieta oposición, excesivamente oportunista, que, mezclando ideas, intereses y equívocos, vino a disgregar antes que a unir, y. agravó la crisis abierta justamente por los años en que Cambó nacía á, la vida civil. Pero la exploración que a tal fin habríamos de realizar, esbozada queda en esta obra, de Maximiano García Venero, útil para seguir Cambó hasta el día mismo de su muerte, a través de toda índole de Maximiano García peripecias biográficas, y para conocer, al mismo tiempo, el Venero. desarrollo de la política general del país, en proceso que se corta al sobrevenir la dictadura del general Primo de Rivera, y la enfermedad que hizo de Cambó un prematuro jubilado de la política, pese a alguna, tentativa de reincorporación. Quedaba Cambó al margen en plena madurez, y, precisamente cuando sus todavía próximas campañas ministeriales en Hacienda y Fomento habían hechtí ver que el jefe regionalista se hallaba; al fin, en el camino del más direjeto servicio nacional. García Venero trenza bien la biografía y semblanza de Cambó con la. vida general en que se insertara, y ordena, con buen arta de escritor, el caudal de sus datos en uña narración muy periodística, por su viveza, por su amenidad, por su eficacia difusiva. Obra abierta al gran público, no ofrece las novedades que; pudieran proporcionarle documentos inéditos; ni el autor, por otra parte, insiste más de lo que conviene al ritmo rápido del relato en pasajes o episodios, que requieren alguna mayor atención. García Venero cuida; sobre todo, de Iá claridad e interés de la exposición y del equilibrio en que logra, mantener su juicio; aborda, un delicado tema, el de la religiosidad de Cambó; ilustra el conocimiento dé su carácter, en este y otros aspectos, con algunos rasgos que sorprenderán al lector, y acredita amplio conocimiento de la época, no obstante algún leve desliz; Evita García Venero el peligro de los recursos literarios a que otros biógrafos apelan inadecuadamente, pero acierta, en una de las contadas- veces que los utiliza, logrando esta gráfica interpretación: En Cambó se mezclaron el tipo balzaciano y el amador mediterráneo de la belleza... Algo hay en Cambó de Dux y cuando le vemos en el Catatonía por los mares de Italia y de Grecia, y afincándose en Abbazia, querríamos haber conocido su íntimo, no expresado pensamiento, sobre la Historia medieval de las Repúblicas mediterráneas. A lo veneciano y genovés veía él la vida catalana. Es uno de los personajes que pasan por los escenarios de Ben Johnson y de Shakespeare.