Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
C EM SO DE PUDIICÁCIOMES DECIENTES los libros y sus autores, a troves do las notos ae información y la crítico de A B C Crítica y glosa RETAZOS DE HISTORIA por Natalio Rivas. ANTEPASADOS por B, Díaz de Entresotos LA QUIEBRA DE LA RAZÓN DE ESTADO POR, GONZALO FERNAN, DEZ DE LA MORA Kn la colección de tómitos O crece o muere que dirige D. Florentino Pérez Embid, y que recogen las conferencias más importantes, leídas o pronunciadas en el Ateneo de Madrid, acaba, de aparecer la titulada La quiebra de la Razón de Estado dé Gonzalo Fernández, de la Mora, convertida, al editarse, en ensayo enjundioso, para reposada y meditada lectura. Comienza recordando ei ütor que los te- más de la Soberanía y, de la Razón de Estado están sobre los vértices de, dps disciplinas cuya evidente complejidad hace, superflua toda ponderación: las llamadas Teoría General del Estado y Teoría de la Comunidad Internacional y examina cómo la Razón de Estado es uiia de las- piezas clave en lo más elevado del ediflcio, construíido por las líormas Qué rigen a una nación, que detérmi- na la forma de convivencia entre los diverBOS pueblos. Las ideas, al convertirse en hechos políticos, y las convulsiones que provocan la quiebra de la Razón de Estado se estudian y analizan aquí mitiuciosaíriente, no sólo con el conocimiento profundo de un versado en las materias y disciplinas que aborda, como lo es el Sr. Fernández de la Mora, sino con la agudeza de un pensamiento original, de un certero sentido de enjuiciador. e ¡Siete Capítulos consta el trabajo. Se dedica el primero a la tensión política, y los que siguen: a la rebelión del Poder, y al postulado de la Soberanía para desembocaren el que lleva por título el del empeño que nos ocup, ai Los tres últimos capítulos se rotulan De Zenón a Vitoria Hacia la convivencia y La razón de humanidad APARATOS TOPOGRÁFICOS POR FIO GARCÍA ESCUDERO Editado por la Sección de Publicaciones de la Escuela Especial de Ingenieros de Montes aparece 1 libro Aparatos topográ ficos del que es autor D. Pío García Escu- m u e r t e Patético y pintoresco siglo XI X; a pesar de su proximidad, tan ignorado dero, ingeniero del ramo y profesor del cidice Natalio Rivas, que lo conoce afondo. Para que los demás lo conozcan también, tado centro docente. Se trata en el volumen, aporta- en sus libros el fruto de sus lecturas y del cuidado con que salva del olvido en cuya introducción se promete, otro seo ignorancia, documentos Valiosos y testimonios, personales. gundo, de los aparatos que se utilizan corrientemente en los trabajos de campo describiendo cuantos elementos los componen, Con la masa de recuerdos e historias de familia que Baldomcro Díaz de Entrelas condiciones que deben reunir y el modo sotos maneja en su reciente libro Antepasados podría, sin. duda, haber modelado de utilizarlos. Mas la descripción- -y de ello una interesante novela. Pefo bien se ve que el autor, celoso de la emotiva y humase previene al lector- -no, se fija en determina verdad de caracteres y situaciones llegados hasta él por la tradición inmediata, nados modelos con firmas de concretas cao por sus propios sentidos, ha evitado toda estilización, al dictado de la. simple lite sas constructoras, sino que es de carácter ratura. Utiliza, desde luego, los resortes ue le proporciona la visión literaria del general, así que siguiendo el texto, las figuasunto, para desarrollarlo en prosa muy cuidada y enriquecida, eu ocasiones, con ras, las fórmulas, se tendrá una preparación líricos efectos. Pero, en cuanto al fondo, se atiene fielmente a siis referencias y excompleta de la materia. periencias, por lo einíí logra retratos y ambientes de notable vibración histórica. Para los especialistas en topografía, y para Por reales, nos interesan los Antepasados de Díaz de Entresotos: fina contricuantos hayan de realizar trabajos en el bución ál estudio de la sociedad española contemporánea. No ciertamente porque campo con loa indicados aparatos, este lise trate de una de esas grandes familias a las que correspondiera primordial inbro, puesto al día, lo juzgamos de indispenfluencia, sino por y la, burguesía literal: don sable lectura. Francisco, hombresu tono ihiedio D. virtuc representativa depolítico, sonador; tí, Ánde empresa; Baldomero, intelectual, gel, sencillo; espíritu sin complicaciones... Galdosiana galería, con- noble abe de ANUARIO O F I C Í A L DE VALORES Episodios nacionales No en vano Días de Entresotos es poeta de entonada musa, DE LAS BOLSAS DE MADRID Y BAR- según hubo de acreditarlo en Versos de ayer y de hoy Mucho de ese aliento hace vivir, tierna y delicadamente, los tipoa de mujer que el autor trae a efías páginas, CELONA muy a tono coli la preocupación universal del tiempo pasado. La aparición del Anuario Oficial de Va M. FERNANDEZ ALMAGRO J lores de las Bolsas de Madrid y Barcelona ha sido excelentemente acogida, pues cons: B de la Real- Academia Española í tituye un indispensable elemento de consulta y estudio para todos cuantos, tienen ne EL TORNO Y LA FRESADORA Cámara de Comercio de París, Robert Nacesidad de estar al corriente de la marcha dréau, ha sido traducido de la cuarta edide los valores que se cotizan oficialmente en POR ROBERT NADREAU dichas Bolsas y de otros aspectos relaciona El torno- y la fresadora tratado escrito ción francesas por el ingeniero industrial Enrique Lorenz Meler. El nutrido trabajo, dos con los mencionados mercados y con la por el profesor de los Talleres- escuela dé la de c, erca de quinientas páginas, profusamfrivida financiera, económica y tributaria de te ilustradas con. reproducciones de piezas, nuestro país. dibujos, croquis, fórmulas y tablas aclarato Este Anuario, es editaido por Jos Colegios rias, está dirigido tanto a ios dperarit? s cade Agentes de Cambio y Bolsa de ambas plalificados como a los que se inician prófesio ias y dirigido por D. Carlos Caamaño. Y lai! nalmente. publicación del tomp XXX, correspondiente DEL EX JEFE CASA TOURjfápR Como máquinas- iherramientas modernas, al año 1952, ha merecido, muy justificadamente, generales elogios; lo que prueba, el Pastas finas de té, a 10 ptál. cuarto. Pasteles él tonto y la fresádprase van perfeccionanvariados, 10 ptas. docena. do constantemente; y esas: mejoras requieprestigio que ha alcanzado en seis lustros ren, como es lógico, una creciente, más afide vida editorial. TEL. 33 58 38 PALMA, NUM. 41 f L leer los artículos que componen éste sexto volumen del Anecdotarip histérico- contemporáneo por D. Natalio Rivas, bajo el título Batazos de historia nos es dado comprobar una vez más íue tan asidua tarea de divulgación histórica, en el libro y en la Prensa, no carece de unidad, pese a la amena fragmentación anecdótica. Bastaría, para, hacer visible la, unidad del caudaloso contenido de la serie, con una ordenación de los varios trabajos que ia, integran, por los temas que respectivamente desarrollan, y en esa reajustada perspectiva de conjuntó se advertiría que, sobre todo, en el aspecto biográfico se articulaban multitud ée datos y observaciones, reconstruyendo así vidas y caracteres de determinados- persona jes. r v f A. lo largo del Anecdoiario histórico- contemporáneo hallamos, en diversidad de rasgos y actitudes, figuras que en tBetázos fle historia ofrecen nuevos perfiles: Fernando VII, Isabel II, Espartero, O Donnell, Pastor Díaz, Salamanca, general Serrano, Castelar... en animado desfile que también incorpora a políticos y escritores de nuestros días: Manuel del Palacio, Leopoldo Alas, Sánchez- Guerra, lerroux, Alba... Más algunos otros que, ignorados del lector actual, adquieren el interés de curiosa novedad: la Ciega de Manzanares por ejemplo, consolada en su desvalimiento, por un raro don poético; o aquel Miguel Ecarte, laureado de San Fernando, fidelísimo a su general Córdo- va... Hay mucha ejemplaridad en las vidas que merecen la predilección del ilustre autor; sin que por eso se desatienda la otra vertiente de la realidad histórica, desigual o contradictoria como la vida humaría. Pero si tratásemos de buscar la nota, distintiva del volumen recientemente aparecido, en relación con los precedentes, quizá la halláramos en el predominio de lo heroico y caballeresco. Como Corresponde, en definitiva, al romanticismo- s- en él mejor sentido ds este vocablo- -que informa la época a la cual pertenecen muchos de los personajes y sucesos evocados. Natalio KÍiyas. Conmovedora viñeta romántica es, verbi- gratia la in- molación del teniente graduado de capitán del regimiento de la, Princesa Manuel Boria, que intervino en, la conjura encaminada a dar al traste coii la Regencia de Espartero y devolverla a doña María Cristina de Ñapóles. Muy expresivo del ambiente romancesco, en no pequeña parte, propio de las dos guerras civiles, es el nftsgo del general Serrano, al recibir la visita- de una gran señora carlista, por mo- tivos de caridad, mientras se libraba 1 ¡batalla de Somorrostro. Por cierto íue esta dama era la madre del bfadominesco Garlos Calderón, a quien se refiere otra de las bizarras anécdotas contadas por D. Natalio Rivas en el interesante libro cm aparición glosamos. Y documento acreditativo del romanticismo más desorbitado- -esta vez ya en franco extravío- esrla. declaración del pintor Esquivel en el álbum de Güellf y Renté, a propósito de su transitoria ceguera: Me faltaba la, luz, y ni la podía pintar, ni aun explicarla a mis amigos: mi frente sé abrasaba y deseaba la muerte. Mucho tiempo me costó el acostumbrarme a la idea del suicidio; pero al fin, pensando en él un día y otro; mo familiaricé con este pensamiento; un amigo me dio una pistola, la escondí en el salón... Uno de esos terribles amigos- -pensamos- -del tiempo romántico, como los que igualmente le hubieran apadrinado en un duelo a A PASTELERÍA