Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. JUEVES S DE J U N I O DE 19 S 2. EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAO. 18 Grandes aclamaciones acogiéroli las pá labras del Jefe del Estado. i El Generalísimo, acompañado de su esposa y personalidades de su séquito visitó las excavaciones que se llevan a cabo en el anfiteatro romano y recorrió el emplaza- miento del futuro parque del Milagro y balcón del Mediterráneo. TE DEUM EN LA CATEDRAL A las siete y diez de la tarde, Su Exce? lencia llegó al llano de la catedral, cuyo templo lucía los valiosos tapices que se exhiben únicamente durante la visita de los jefes de Estado o en las grandes sníemnjdades religiosas. Fue recibido en la puerta por el arzobispo de Tarragona, Dr. Benjamín de Arriba yi Castro, revestido con. mitra y capa pluvial, c uien dio a besar a Su Excelencia elLignum Crucis, ofreciéndole el. agua bendita el vicario general de la archidióc sis, doctor Vive. También le esperaba 1 cabildo cate- dralicio. El Caudillo, en unión de su esposa, entró en la catedral primada de Tarragona bajo palio portado por concejales del Ayuntamien- to. Al penetrar en el templo fue interpretado al órgano el himno nacional. Después se formó una procesión en la que abría marcha la cruz alzada de la catedral. El desfile llegó hasta el altar mayor, donde el Caudillo, acompañado de su esposa, ocupó un trono al lado del Evangelio, oficiándose seguidamente un solemne Te Deum. Después de visitar el templo catedralicio, el Caudillo abandonó el mismo, siendo ac ogido con las mismas muestras de adhesión, entusiasmo y simpatía que a su llegada. Seguidamente, acompañado de su esposa, ministros y restantes personalidades, se dirigió al campamento de instrucción Mas E n rich, del regimiento Ebro, número 56, de. guarnición en la plaza. Después de saludar a los jefes, oficiales- -i y suboficiales, que le cumplimentaron, el Caudillo presenció varios movimientos de armas efectuados por cinco compañías, y ejercicios diversos de aplicación militar, que merecieron la felicitación del Generajís. imo a los mandos instructores. Luego fueron arriadas las banderas. CENA E N E L C A M P A M E N T O M A S ENRICH A continuación fue ofrecida una cena al Jefe del Estado, a la (jue asistieron todos los miembros de su séquito, jefes y oficia- les y autoridades. Hizo el ofrecimiento el capitán general de la I V Región con unas palabras en las que agradeció al Caudillo su atención de presenciar este acto después de trece horas jde infatigable jornada. Añadió que volveremos a la España inmortal, porque teñemas un Caudillo que hará posible tal resurgir. Recordó que en. 1934 sentimos la pena de ver detenido al general Sanjurjo, del que hizo un encendido elogio. Señaló qué Franco y Mola estaban al frente enton- ees de. nuestro Movimiento, y cuando yo me enteré- -dice- mi afirmación fue: con ellos sigo yo al fin del mundo, si es preciso, como el último cadete o empuñando un fu- sil como un soldado A continuación pronunció un discurso el Generalísimo, que fue acogido con ovaciones. Alrededor de las diez y media, y entre ovaciones incesantes de todos los asistentes, él Jefe del Estado, acompañado de su séquito, emprendió el viaje de regreso a Barcelona. -Cifra. 1 Gracias á Vuestra Excelencia, Caudillo de España, el paso de los trenes directos Ma- fi drid- Barcelona por esta capital, anhelo ferviente de- la misma y de la provincia, se ha visto cumplido. -Tarragona, junio de 1952. FRANCO RECIBE LA MEDALLA DE ORO P E LA CIUDAD El Jefe del Estado, acompañado de su esposa, del ministro de Obras Públicas, del subsecretario del departamento y de otras personalidades de su séquito, llegó alrededor de las seis de la tarde, en uno de los automotores recientemente adquiridos por la Renfe. -A- través del recorrido, el ministro SU y el subsecretario de Obras Públicas fueron rnaroviHosos y bellos jardines informando al- Caudillo de los pormenores del trayecto entre Reus y Tarragona, últiReserve su mesa mo tramp- preciso para la consecución del al Teléfono 33 27 59 paso de los trenes directos Madrid- Barcelona por Tarragona, inaugurado hoy por el Jefe del Estado, El Generalísimo fue recibido en la estación de Tarragona por el ministro de Educación NJcional, Sr. Ruiz- Giménez, el Ayun- de 2 a 8 tons. Nacionales y extranjeros. Entrega inmediata. tamiento en Corporación y otras autoridades y jerarquías, así como por un numero- FINANZAUTO, S. A. sísimo público, que prorrumpió, en entusias- Madrid, Velázquez, 42- Sevilla: Cuesta tas vítores y gritos de Franco, Franco, Rosario, 38- Barcelona: Urgel, 112 VaFranco En una pancarta llevada por pro- lencia: José Antonio, 27- -ductores se leía: Los ferroviarios, a su Caudillo. ¡Viva Franco! Al hacer su entrada en la estación de Tarragona el Jefe del Estado, le fueron rendidos los honores de ordenanza, en tanto que eran disparadas salvas desde los buques de la Escuadra Legazpi y Magallanes. En medio de constantes ovaciones de la multitud, estacionada en Jas calles, el Jefe del Estado llegó a lá plaza de José Antonio, donde fue recibido por el Ayuntamiento en corporación. El Caudillo se trasladó al despacho del alcalde, donde firmó en el Libro de Oro de la- cmdad, en cuyas páginas, que inauguraba el jefe del Estado, estampó la siguiente inscripción: Mi mayor satisfacción es- servir el anhelo de los pueblos. Feliz- por haberos servido. ¡Arriba España! Francisco Franco. 4 de junio de 1952. A continuación, el alcalde de Tarragona impuso a Su Excelencia la primera, medalla de oro de la ciudad, pronunciando unas palabras, alusivas al acto. DISCURSO DEL GENERALÍSIMO El Jefe del Estado contestó con el siguiente discurso desde el- balcón principal del Ayuntamiento: ite Señor alcalde y tarraconenses todos aauí congregados: Sólo dos palabras para agraN. p es. el. pelo, es la caspa. qye decer vuestro entusiasmo y vuestra adhecon peinas y cepillos irritan sión. El régimen español no es un régimen aún más la piéí y no se calma de palabras, sino de heojios. Por eso venimos aquí a plasmar en realidad lo anhelael picor do durante setenta años por la, provincia de Tarragona. La Naturaleza os lo había dado todo: ese magnífico balcón sobre el Mediterráneo, ese puerto maravilloso de aguas tranquilas, esa campiña tan fértil y pródiga, -y los hombres habían añadido el ferrocarril, que pasíiba hacia Barcelona y disolverá la caspa, evitando hacia el corazón de España a pocas leguas de este lugar, siendo un anhelo de Tarraque se vuelva a formar, que gona hallarse enclavada en la línea genees lo que importa. ral de los ferrocarriles. Y muchas veces habrán venido aquí, a este mismo balcón, a prometéroslo. Pero pasaron setenta años sin Deja el pelo limpio, suave, brique lo hubierais conseguido hasta este mollante y con frecuencia ondulado mento. Así es como nosotros entendemos el buen gobierno, yendo a buscar el anhelo de Muchos médicos la usan los pueblos y de las ¡ciudades lo mismo que y recomiendan para de la campiña, para convertirlo luego en cuidar los cabellos una realidad tangible, en cemento, en piey combatir la peligrodra, en hierro, en realidad viva i? ie extiensa caspa y el picor da la riqueza y lleve el bienestar a todos. (Grandes aplausos; Si desía un folíelo gialis, Yo os aseguro que can la unión estrecha escriba a INTEA. Apunado S ¿Suniuodrr de los esuañoles, con fe en los destinos históricos de España y a través de las organizaciones naturales del Sindicato, la familia y el Municipio, que permiten al Gobierno español el diáSoío con tudíos, lográremos cumplir y convertir en realidad vuestras aspiraciones en tofi- o aquello que pcfmitan las posiMlidadesdB la Nación. ¡Arriba Esnaña! CASA SUNTUOSA. -HERMQ IIXA, 1? MAÑANA VIERNES NOCHE INAUGURA s -REMOLQUES- Mi PICA El PELO lOtlOMUFRE VERI REGRESO AL PALACIO DE PEDRALBES Barcelona 4. El Jefe del Estado ha líe- gado, a las doce de la. noche, al palacio de Pedralbes, acompañado de su esposa y de los ministros que con, él, realizaron el viaj a la provincia de Tarragona. -Cifra, VEiDO ÁTICO I