Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
nirt. r (if rts. stintíis niñeras y cti su. 1: rtap. vs ministeriales creo, cutre otra. cosas di. 1 frrnn trascendencia, la Escuela Cent? v las lesiónales de Agricultura; aprobó lo. -í planos para la construcción do ¡Palacio cíe Bibliotecas y Museos, en Recoietos, y otras notables obras de verdadera, impoi- tanda para ti prus. P o si como político fue extraordinaria la obra de Alonso Martínez, como jurisconsulto es superior, si cabe: además de su afinación como abordo en famosos pleitos nacionales, toma Darte como principal actor en dos j. ran. 1 s ÜJC- W Í histórico; miada el manifiesto de abdicación de Isabel II a favor de su hijo en 18 CJU, y años más- larde, como ministro de Gracia. y Justicia, le corresponde toma) -juramento ai joven. Monarca Alfonso XII. Aun q. uednn dos documentos l. an impar lanM í. en la vida civil y política dt: España, cuya redacción corresponde a. I ilusi. u buréales: la Constitución de! 7 ¡y t Ctj Ji; o Civil Redactó además la ley de Imprenta, estableció el juicio oral y úW k i v i s l o c r i m i n a l t. trú í; i ¡u r i -t l i Ut estneión del Metro de la plata de Alonso Martirio único recuerdo que Jriste a Madrid del Ilustre patriota, (Potos Reflejos. ALONSO MARTÍNEZ, EL CÓDIGO CIVIL Y LA CONSTITUCIÓN DEL 76 Í ONOCIDA es lo respuesta de Stheiidal, que, al ser preiiuntado sobre Ja predilección de sus lecturas, respondió sin U o, nía que leía a diario unos cuantos artículos del Código Ci ü. Entre nosotros es frecuente el menosprecio por la íria prosa t v Jos textos legales. -V, sin embargo, qué precisa, rotunda y clara, i. ¡íjue para el Código Civil vísente redactara en T 885 don Manuel Alonso Martínez. Deliberadamente hemos procurado ilustrar e! presente trato jo con dos fotografías bien cusparas: representa una la verdadera humanidad del por tantos conceptos ilustre patriota don Manuel Alonso Martínez, y 1 Otra, esa especie de municipal y popular supervivencia que- supone el que una plaza y una estación del Mein; lleven el nombre de tan ilustre político y jurisconsulto. Esta segunda foto la damos porque estamos seguros de que muchos, muchísimos madrileños de hoy (nos referimos, natui- íímente. a las gentes de la calle el nombre de Alonso Martiiuz En íes evoca la señera personalidad de aquel buréales ilustre- -rniu nistro de Fomento a los veintiocho años- que tan destacado papel representó en 5 a política y en la judicatura de nuestro siM U ¡XIX, sino una estación del Metro que tiene ilidas a Genova, Santa Bárbara, Almagro y los, bulevares. Y hecha esta acia- ración, para poner de acuerdo la Historia ¡e. t. i.o. A callejero urbano, evoquemos algunas de las principales fací- íus biográficas de esta extensa intensa personalidad, tan cont. ple. kt, que no cabe en uno ni en una docena de artículos periodística; Con Alonso Martínez se han cometido dos injusticias: la ár. no levantarle un monumento en Madrid y la de no incluir su bioyntfia en alguna de las colecciones dedicadas a exaltar hombres de! siylo pasado. Esos hombres con barbas a los que, mal que nos PCKS, debemos casi todo los afeitados y un tanto engreídos hijo de! stglo XX. Dos. aspectos, entre los varios que de su interesante biografía pueden tomarse, vamos a tratar aquí, siquiera sea en puro esque. ntií. que no hay lugar para más: el político y el jurídico. Del primero bastará decir que tras de ser diputado a los veintisiete años, íué ministro de Espartero al año siguiente, puesto que se sanó por un triunfo parlamentario sin precedentes, en la histórica sesión de las Cortes, del 4 de diciembre de 1854. Su discurso fue tan certero, que puso de acuerdo a tos diversos grupos parlamentarios sobre la supresión del llamado impuesto de puertas Sobre aquel triunfo de un talento cimentó el joven Alonso Mu linea; la. más brillante, rápida y sólida carrera política- n juvvák: ya estaba bien cimentada en la Universidad- -que í hayo conocido en la política española. Fue repetidas veces mi- cio. no. s- de lo criminal y lo civil, creó labo itoiios de Medicina lew. il en Madrid, Barci 1o n; Sevilla. y llevó ¡x cabo oirás importantes obras y reformas. Ciertamente que quien consagró su vida y su excepcional talento a; engrandecer a su Patria merecía, na m perpetuar su memoria, a ¡no más dtc la vulgar placa municipal en una esquina y una populachera estación fiel Metra Juan Antonio CABEZAS JWanuei Alonso Martínez.