Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
C E N S O O t P UBI I RECIENTES Los libros y sus autores, a través de las notas de infor mación y la crítica de A; B C ISABEL, LA REINA CATÓLICA POR LUIS DE ARMIÑAN Coincidiendo con las conmemoraciones dedicadas ceste año a los Reyes Católicos, ha visto la luz el libro de Luis de Armiñán: Isabel, la Reina Católica Los trabajos de este escritor diserto, y agudo periodista, apar, recen con la suficiente frecuencia en las páginas de A B C y sus obras; se hallan lo, bastante difundidas para que no tengamos qué detenernos ahora en informar, acerca de las- excelencias de su- estilo y sobre la probidad literaria de las empresas que aborda. Nos circunscribiremos, pues, al presente volumen, q u e contiene, una biografía de la impar Soberana, resuelta en estam p a s llenas de color y devida, donde la poesía y la historia fidelísima se cohcilian y se m u e stran- estrecham e n t e compenetradas. Con un completó acopió de los textos autorizados, de ¿a s crónicas de la época y los ensayos de historiadores e investí- gador es. más modernos, el autor ha escrito su v o l u m e n Luis de Armiñán hilvanando los m o mentos más representativos, sirviendo la relación en una cadena digámoslo asi- -de lienzos con movimiento, como si las figuras diferentes, de gran valor pictórico, cobrasen vida, y recuperasen, igual que cuando, por la tierra andaban, la pa: labra. í Dé esta: manera, nos brinda Armiñán, no sólo el retrato de. la gran Reina, sino el reflejo veraz de su tiempo. De la forjadora de la unidad de España, de la impulsora del- descubrimiento de América, de la que velaba por la humanización y equidad de las leyes para el bienestar de su vasallos, conocemos los rasgos físicos el carácter, su bondad, su tesón y su esfuerzo, y, én fin, todas sus dotes extraordinarias; y presenciamos 1- ¡porque la lectura nos suministra, la clara visión- -sus pasos, que han dejado huellas imperecederas. Momento culminante de la Historia de nuestro país es el de Isabel y Fernando. Con ellos se produjo un incomparable plantel Je personajes cimeros, cuyos hechos memorables perduran. De todos tenemos noticia y expresión trepidante en este tomo, que por su sencillez narrativa, por la magnitud del tema y p o r su; trascendencia poética, cautiva de la primera página a la Última. ZÜMALACAREEGUI por José María Azcona- c... Y LLEQO LA VIDA por Enrique Alfonso PARECE Zumalacárregui de José María Azcona, a las pocas semanas de haber fallecido su autor. Se ensombrece, pues, el feliz suceso de esta obra con el duelo causado por la pérdida de un investigador muy experto en el conocimiento histórico de las guerras civiles y luchas políticas de nuestro siglo XIX: ese. siglo XIX que va ofreciendo una atracción cada día más acusada para la crítica histórica actual como observa el conde de Rodezno en atinado prólogo a la obra que comentamos. Si la interpretación elaborada por el liberalismo a la sazón imperante- -cabe: advertir tanibiéh -ho satisface a todos, lo indicado es que el tradicionalismo recupere el tiempo perdido en cuanto a sus propios hechos, y razones, elaborando, a su vez, la Historia que mira a su canino. Para, que esta vertiente quede situada á buena y autorizada luz, se ha hecho no po co en éstoa últimos años, empezando por el propio conde de Rodezno y con notable participación de José María Azcona, autor de aquella preciosa biografía del novelesco ciudadano Clara- Rosa publicada én 1935. Investigador escrupulosísimo, bibliófilo y bibliógrafo de suma atención al detalle, dueño de su tiempo, como un caballero a la antigua, en su casa de Tafalia, José María Azcona podía haber llevado a cabo la biografía de Zumalacárregui, pero no quiso pasar dejas fuentes históricas por el momento. Lástima que por interposición de la muerte no haya sido él mismo quien las beneficie o explote. Pero al copioso repertorio bibliográfico oué da, contenido a la obra, habrá de. acudir, ineludiblemente, el futuro- biógrafo de Zumalacárregui. Metódicamente distribuye Azcona el contenido de estas fuentes históricas -subtítulo de la obra- ntre las impresas y las inéditas, más una tercera sección dedicada a la iconografía del héroe carlista, de la que se insertan distintos grabados, que vienen a confirmar, naturalmente, él retrato literario, tan lleno de vida, que nos dejó Galdós en uno de sus Episodios Nacionales Por cierto que José María Azcona no juzga esta fuente literaria desde un punto de vista congruente. Azcona reprocha a Galdós que no opine sobre Zumalacárregui. Pero precisamente ahí radica uñó de los méritos del novelista: dejar que el personaje hable por sí sólo, y esto lo consigue Galdós con una objetividad y un arte realmente ejemplares. Las fuentes impresas nos hacen ver que, pese a su extraordinaria numero, esta aún por escribir, si bien no faltan útiles intentos, la Biografía de Zumalacárregui Sumo interés ofrecen las fuentes inéditas siendo de encomiar la tenacidad y orientación del autor en la busca de manuscritos aún. no utilizados. Es el Archivo de Navarra el más importante de todos los que Azcona hubo de explorar ¿y en él se conserva el de la Real Junta Gubernativa de este Reino, con extraordinaria- riqueza dé documentación. Solamente los libros de actas bastarían para demostrar la necesidad de una investigación a fondo si hemos de conocer el carlismo por dentro. En esos legajos, como en tantos otros, duermen sucesos, pormenores y referencias qué completan y dan nueva expresión a la fisonomía del controvertido siglo. Él camino está señalado por el libro de José María Azcona, quien de esta suerte presta un enorme servicio, no ya a la biografía del gran capitán fie don Carlos María Isidro, sino también a esta primera guerra civil en su conjunto e, incluso, a la política general, sobre un abigarrado fondo- -típico contraste romántico- -de cruzados y aventureros. Para renovar el auge delun tanto decaído, género biográfico, nada mejor que la renovación, a. su vez, de la nómina constituida por los. personajes! dignos do ser. evo- cados. Muchas biografías están ya hechas hasta él agotamiento del tema, en tanto que otras esperan su plena realización. Un joven escritor, Enrique Alfonso, ha sabido elegir, entre tantas vidas dignas. de ser rescatadas del olvido, la del famoso botánico y médico Francisco Javier de Balmis, que dio la vuelta al mundo, a principios del siglo XJX, con el fin de llevar a todos los dominios de la Monarquía española y a los de diversas naciones el inestimable don de la vacuna empresa en que se alió el espíritu de las grandes expediciones que alumbraron al Nuevo Mundo con ese otro espíritu la- ilustración, rao menos fértir en- su línea. La difusión de la vacuna por un español denodado y tenaz. que así reencarnaba en nuevas formas el alma de los conquistadores, no es ciertamente ignorada, pero sí malí conocida, a pesar de la natural noticia histórica y de la resonancia literaria en una de las más nobles odas de Quintana, poet? que acertó a mezclar, con arte, -el procer mármol y la deleznable escayola. Pues bien: Enrique Alfonso ha manejado el expediente conservado en el Archivo de Indias y otros documentos más o menos relacionados con el asunto, no todos publicados con anterioridad, y fruto de- su buen juicio his r tórico es esta animada biografía de Balmis, por la que cruzan la sombra del inventor Jenner y otras figuras de aquel tiempo, reconstruyéndose un ambiente de muy entonadas preocupaciones científicas y filantrópicas. Biografía con m, ucho de libro de viajes que Enrique Alfonso ha novelado Alfonso a trechos, sin quebranto del rigor narrativo. Quizá prefiriésemos menos atavió literario, pero el gran público necesita de la amenidad a todas ¡costa. Enrique Alfonso la logra en esté 1 libro, e c bezado; con atractivo prólogo. del doctor Jiménez Díaz. A No ha querido Luís de Armiñán imponerse una tarea de erudito, sino de narrador, de biógrafo, y por ello ha consagrado su bien cortada pluma al servicio de incrementar la divulgación de Isabel, para mostrar sus ex- célsas dotes, su delicada alma femenina, asi como su temple y reciedumbre de artífice de la gloria- de su patria, y de la felicidad dé sus vasallos. No es, por tanto, Isabel, la Reina Cato- lica de Luis de Armiñán, un libro más sobre: la maravillosa figura, sino un volumen lleno de originalidad, debida a la amena exposición de cuanto én él se recoge, y a sü lírico acento, sin desmerecimiento de las auténticas esencias históricas que lo inte- pran. -M. P. F. DESARROLLO DEL PLAN GENERAL DE RECONSTRUCCIÓN DE LA RENFE Con el título de Red Nacional de Ferrocarriles Españoles, desarrolló de su plan general de reconstrucción se nos ofrece una relación completísima, comprendida en un extenso y meditado índice, de cuanto abarcan tan vitales actividades para Jas comunicaciones. Cada Una e ellas está expuesta con gran clariaad, y el conjunto constituye una serie do documentados capítulos, a través de los cuales ¡vamos obteniendo las vi- siónes. tiarciales aue habrán de integrar el panorama general como resultado. Pero u n o por uno, esos apartados son por sí solos exf ponentes del esfuerzo que, con extraordiriaf rio tino, se. viene efectuando en el campó ferroviario. Se analiza primero cuanto concierne J a la reconstrucción- de 1 vía, con l a enumej- ración, descripción y ar cación, dé s mf los teriáles necesarios. Luei... sej pasa a ex; se. aborda lo relativo a la electricidad, Él lector v a conociendo los planes general ¿y restringido de electrificación, ekpansión d é servicios, construcción de líneas aéreas ¡y, rtíás tarde, la señalización y enclayamien tos; También ocupa u n lugar considerable eñí. la exposición lo correspondiente a ex- glcjtación y m e j o r a s de personal. Ñ Q u i e r e decirse con esto qué el trabajo muy completo y se- nos brinda. como un: ex-