Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B, -C. DOMINGO móíi Ágacino, almirante y vicealmirante, respectivamente, de la Armada; Federico Curt, D. Guillermo Conesa, D. Antonio Soler y. su hermano D. José María Guitián, y por parte del novio, el capitán de navio don Mariano Romero, el teniente coronel, auditor de la Armada D. Gabriel Quevedo del Corral, el también teniente coronel audi tor D. Alfonso de los Santos, el secretario del de Educación Nacional, D. Luis de Arancibia; D. Luis Benítez Mínguez y sus hermanos D. Raimundo- y D. Manuel Torres. Los invitados fueron obsequiados con un lunch, y, después los novios han salido para diversas capitales. BODA ORTIZ- CASTAÑO En San Jerónimo el Real, y bendecido por el padre capuchino fray Estanislao de Algi- mia, se ha. celebrado el enlace de la señorita María. Eugenia Castaño López- Mesas con el secretario. de Embajada. ID. Pedro Ortiz AVmengol. Apadrinaron a los contrayentes doía Ana. María Armengol, tía del novio, y don Enrique Castaño Gallostra, padre de la desposada- Firmaron como testigos, por parte del, no vio, D. Francisco Soler, D, Manuel Gómez Acebo, D. José Luis López Schuirímer, á oá Jaime ÍSerra, IX Miguel Cachot y D. Andrés Ortiz Armengol, y por parte de la novia, D. José Manuel Muñoz de Miguel, D. Mario Alonso, el conde de las Navas, í) José Ló- pez- Mesas, D. José María iCastaño Gallostra, D. José Gallostra Uchermann y D. Enrique Castaño López- Mesas. -Los asistentes fueron obsequiados con un lunch- cock- tail, y los novios salieron para el norte de Italia y Francia. Su Santidad el Papa envió por telegrama la bendición apostólica al nuevo matritríonio. ENLACES RONCERO- SAIZ Y SALAZAR- RONCERO En la iglesia de la Concepción se han celebrado las bodas de las señoritas Encarnación Saiz Saiz y María del Pilar Roncero Calatayud con D. Luis Roncero y D. Mario Salazar, respectivamente. Actuaron de madrinas las madres de los novios, doña Encarnación Calatayud de Ron cero y doña Adela Soto, viuda de Salazar, y fueron padrinos D. Luis Saiz Fernández y D. Luis. Roncero Organero. Firmaron como testigos, el general don Delfino Alvarez Entrena, D. Rafael Martínez- Illescas, D. Salvador Sanfulgenció, don Carlos Bueren, D. Emilio Díaz Enrich, don Gregorio Roncero, D. José Bu. chs y Q. Rafael- Salazar Soto. Ostentó la representación del Juzgado D. Luis Gómez de Aranda y Serrano, magistrado del Trabajo. Terminada la ceremonia religiosa, los invitados fueron obsequiados scon un lunch. PETICIÓN DE MANO Por los señores de Rodríguez y Morales de Setien (D, Antonio) y para su hijo el oficial de la Marina 1 Mercante D. Fertiarido, ha sido pedida a la señora viuda de Saulnier la mano de su hija María Teresa. La boda ha sido fijada para fecha próxima. NATALICIOS Ha dado a luz un niño la esposa de don Francisco Villaespesa, doña Carmen López de Maturana. Al recién nacido se le impon- ¿drá el nombre de Francisco, en recuerdo del poeta, abuelo del recién nacido. La señora de. Gómez del Valle, de soltera M- arimén Rodríguez Camuñas, ha dado a luz su primera. hija. A la niña, nieta del director general de. Seguridad, se le impondrá el liOmbre de María del Carmen. VIAJE Después de una corta estancia en Madrid ha salido para Roma la duquesa dé. Dusmet Smours, nacida María Inés Carmona, hija del fallecido mariscal portugués. 3 DE J U N I O DE 1951. EDICIÓN BE LA MAÑANA. PAG. 29 LAS OPERACIONES ESPECÍALES DEDICADAS A FOMENTAR NU. EST 1 ClONES INCREMENTAN LAEn un año duplicó la entrada de dólares la primera, denominada M- 1 V referente a la metalurgia guip ¡uzcpana LA SEMANA BURSÁTIL MADRILEÑA SE- CARACTERIZO POR; EL PREDOMINIO DEL PAPEL LOS CAMBIOS ENVBAJA Se negociaran 45,41 millones de pesetas seminales, contra 46,95 y 32,39 ea l a s dos p r e c e d e n t e s En un mismo día han visto la lúa en el Boletín Oficial del Estado tres órdenes ministeriales creadoras de nuevas operaciones especiales para el fomento de la exportación. La llamada M- 3, para incrementar la exportación de la industria de transformación metálica, de la provincia de Madrid; laT- S, para fomento de la. exportación de artículos de seda natural y artificial, y, por ultimó, la. operación A- C, para desenvolvimiento y exportación de la industria de pro- SU COSO de verano moñona, JLJI llevar a su casa de verano en la pía yá, el campo o la Sierra la? cosas de valor que usa usted en Madrid tendría; los riesgos y consecuencias qué implica siempre un traslado: pérdidas irrecuperables, roturas, etc. Pues bien: para ayudarle a resolver este problema, el ANEXO de GALERÍAS inicia mañana, luneSj unas interesantísimas OFERTAS ESPECIALES que le permiten adquirir ahora á precios económicos lo que. usted ya a necesitar allí. Por ejemplo, todo lo de menaje, loza y cristal, vajillas, cristalerías, juegos de té y café, juegos de licores, cubiertos, floreros, lámparas, portátiles, exténsibies, pantallas de cretona, faroles para porches y estradas, planchas, artículos de cpcina y de baño... Y mantelerías, colchas, mantas, juegos de cama, sábanas, cretonas para decorar... ¡Venga mañana a verlo todo y examine bien los precios! Planta baja, i. a, 2. a y 3. a En la 4. juguetes v artículos; para deporte. ducción de caucho. Estas dos últimas ofre- ceri la particularidad con respecto a las anteriores operaciones detesta clase, de que no se concretan a una provincia o región de, terminada, sino que abarcan todo el terri- torio nacional. Son esta clase de operaciones una transacción entre el intervencionismo y la libertad o- si se quiere, una muestra de Un bien entendido intervencionismo. Dentro de un régimen de fijación de, cupos de primeras materias, y de cambio monetario internacional rígidamente intervenido, esta técnica puede parecer una transigencia o un régimen de prudente favor para las industrias afectadas. Y si se parte del liberalismo integral, representa un intervencionismo bien meditado. De cualquier modo, y en la actúa coyunHfra económica española, esta clase de operaciones ha dado un resultado brillante, en el sentido de animar nuestras exportaciones, con el consiguiente ingresó de divisas e incremento de la producción en las indus trias que de ellas se han beneficiado. Se cimentan en dos pilares fundamentales. El primero, dé régimen administrativo interno y nacional; las primeras materias nacionales se. distribuyen con sujeción a cupos que, determinan los organismos estatales interventores; la creación, u organisación- de una operación especial da, lugar a una cierta preferencia para la obtención y ampliación de los cupos de materias primas necesa rías, que tjene su justificación jurídica en el interés nacional de que al dedicarse el producto a la exportación se convierte en manantial de divisas. La segunda- es de orden de política económica y monetaria, y hace referencia al cambio internacional de divisas, que tiene, una importancia capital, en la fijación del preció de venia en los mer cados internacionales. La única prueba experimental que de. ellas tenemos es, la primera que se ideó para los metalúrgicos guipuscoanos, la ope ración. G, luego M- i, que ofrece, junto c s resultados muy alentadores, datos suniameit te interesantes. El tipo de cambio estable cido. primeramente a 19,71 pesetas por dó lar pasa sucesivamente, para la exportadon, a 24.09 y 32.85 pesetas por- dólar; los cambios para la. importación, o. sea para las divisas que la ley de cada. operación autorisa a reservar para importación de. pri- meras materias y maquinaria, se fijan más altos y pasan del primitivo de 19,71 pesetas a 28,379, y en octubre de 1950 se ndop- i ta el de Bolsa libre de 39,74- Como es lógico, a cada devaluación del cambio corresponde un aumento de las exportaciones, que han subido de siete a veinticuatro millones de pesetas mensuales, y- en dólares, de 356.000 a 756.000. El número dé exporta dores pasa en un año de 67 a 148. Vienen a demostrar estos datos que un intervencionismo ponderado puede conseguir ventajas. Es evidente, que, el cambio de 19,71 besetas por dólar. era excesivamente alto pa- a la peseta y, por lo tanto, nuestros produc os habían de resultar forzosamente caros. Para, vender barato cor una moneda alta serié preciso rebajar el coste de producción, lo que exigiría una baja- salarios, os. a imposible- de afrontar en Ua actual óirT: