Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 17 DE F E B R E R O DE 1961. EDICIÓN DE LA MASANA. PAG. 29 Á B C en Boma EL INSTITUTO SUECO, OBRA ENTRAÑABLE DE GUSTAVO r IÑFOiRMACIONES Y NOTICIAS TEATRALES YGIN EMATOGR AFICAS Sé repuso Juanita Reina reapareció, en el Calderón, con la fantasía lírica Rosa ¡Roma 16. (Crónica de nuestro corresponsal. Existe en Roma una f nodación cultural espinosa i que se llama Svenska Institutet que consAnoche, en, el teatro, dé lata, por la com- petir cosas sabidas. Naturalmente, la incli. tituye uno de los máximos amores del actual Rey de Suecía, Gustavo Adolía IV. Nació, pañía titular, se estrenó la comedia, dra- nación ligera, el sutil porcentaje polémico en 1940 en Via Hornero, en las margenes mática, en tres actos, el tercero en de Criminal de guerra revela que el aufloridas de la espléndida Villa Borghese, dos cuadros, original 1 de Joaquín Calvo So- torv serenamente, toma partido, y es algo más que un notario. ¡Gran dignidad la gracias a la munificencia de quinientas mil tela, Criminal dejruede hurtarse al riesgo de generalizar la dia: coronas, que lleva el nombre de Fundación rra El publico siguió triba y quedarse en ese difícil equilibrio sin Knut y Alice Wallen y a la gracia del fa- con e x t r a ordinaria dar por entero la, razón, ni quitarla tanimoso arquitecto sueco Ivar Tengbom. El atención e interés el poco, del toda, a ninguno de los personajes! edificio, bello y armonioso, concuerda per- desarrollo de la obra y Pero hay bastantes más cosas que esas en f ectaménte con el paisaje romano y con las aplaudió clamorosa Criitinal de guerra Hay una hermosa copiedras ilustres de la más ilustre ciudad mente en los finales de medm dulcemente contenida en un cauce conocida. Iba a ser inaugurado pocos días acto. El autor saludó, en todos ellos, entre los dramático que no apura las situaciones, siantes de la entrada en guerra de Italia, y no que se contiene en sus propias posibiliel entonces príncipe heredero Gustavo Adol- intérpretes, y al finadades. El autor renuncia a gritar porque fo pensaba haber presidido la solemnidad. lizar la representación, sus personajes tienen ese sordo y angustioso, Aquella gran (ilusión de su vida no pudo rea- ante las aclamaciones doler de las almas egregias. es un placer lizarla hasta nueve años después, en no- del público, dirigió la ver cómo puras y desnudas insinuaciones viembre de 1949, que pudo, por fin, venir a palabra a los espectavais suscitando en el espectador, con su liItalia a inaugurar su Instituto. Porque d o r e s agradeciendo, gerísimo peso, los más delicados y nobles para él, el Instituto, sueco por antonomasia con emoción, los aplaureflejos. Concretamente: los problemas amoes el de Roma, el Instituto de Arqueología sos. rosos- -casi puro fondo del paisaje- -están La representación clásica, donde h vinculado su corazón y sólo aludidos, tienen un mínimo valor en que coronan de prestigios históricos las al- f u e justa, entonada, el tiempo de la comedia, y, sin embargo, tas opas verdes de los famosos pinos de la impecable. A m p a r o recargan con singular eficacia dramática el Mar, tí encajó digna Villa de Paulina Bonaparte. efecto general. Alguien escribió un día que si Gustavo Adolfo hubiese debido renunciar al trono Este efecto nace del choque de los perde Suécia siempre hubiera encontrado una sonajes. Pero el autor no podía crearlos a cátedra para enseñar arqueología en mo- Rodríguez, s u difícil su antojo, adornándolos con tales o cuales chas Universidades del mundo. La arqueovirtudes. Al contrario: debía tomarlos, con Ana logía es su gran pasión; y a tanto llega, que frivolidad; Lolita María Morales, sus serenas su pecadora vitalidad, de la vida misma. pasadas; Crespo, su ingenua amaral Subir al solio, a los sesenta y nueve años gura; Luisa Cano y Alicia Altabella, matiza- Y su gran acierto ha sido superar la tende edad, no dudó un momento en nombrar ron bien sus breve? intervenciones. tación de dejarlos en simples reflejos rasu secretario privado, para las relaciones Rafael Rivelles desarrolló un buen curso ciales, arquetipos, si se quiere, para darles culturales con el exterior, a un arqueólogo, de actor: toda la buena antología de accio- -ese toque esencial que, individualizándolos Erik Sjoqvist, que fue Justamente durante nes y reacciones de su personaje Quedó sa- se lleva, tras ellos, nuestra interés y nuesocho años el director del Instituto Sueco biamente expresada; sin un grifo, sin le- tro emocionado sentir. Sin duda que mió de Roma. El entonces príncipe y su actual de los primeros aciertos de Criminal de sin descomponer un secretaria trabajaron juntos en las excava- vantar la i voz, espectador la última gesto, gúerna es conjugar el valor teatral que hizo llegar al infleciones de Cipro. Sjoqvist era ya famoso por xión de. sus variados sentimientos. Francis- Nene aquello que iguala a los personales las publicaciones que había editado sobre co Pierrá compuso su personaje con la en- con el que ofrece todo lo. que los separa. Jos objetos de la Edad de Bronce. Gustavo tereza que merecía; Mariano Asarla fue un Ahí estaba la comedia. Mas para llegar. a Adolfo había seguido estudios regulares so- prodigio de bondad y cpmi en $i ípj Diego elfo fue preciso que el autor refutase a los bre Arqueología y Cultura antigua. Si siem- Hurtado, un ingenuo enamorado, y Luis de personajes, los abriese, casi dolorosamen- pre fue un trabajador infatigable, hoy el Rey Sola, un excelente defensor Axfeel Pica- te, y, en fin, nos entregase- -sin olvidar qu lo es doblemente. Este año ha plantado por zo no nos gustó. Anoche era u feo peca- trabaja un teína universal- -su más íntim sí solo tres mil árboles frutales en el Casti- do declamar. y soterrado sentir. llo Sofiero. Trabaja dieciocho horas diarias La ternura requiere mano suave. Y tod y se concede al año quince días de vacacioEl soto título de esta comedia nos entre- hubiese peligrado si el diálogo ceñido, nqnes, que consagra a la pesca del salmón. ga uno de los ráseos más característicos ble de idea y de expresión, alto de imágeCuando era príncipe heredero expedía sé- de la obra del Sr. Calvo Sotelo: su in- nes y limpio de concesiones menores. Crimanalmente a Roma, al Instituto Sueco, quietud por los temas actuales, su capaci- minal de guerra es una comedia primouna carta de cuatro o cinco páginas escri- dad de decisión frente a los problemas del rosamente hablada Con un ligerisimó éntas de su puño y letra. Ahora tiene que ser día; en fin, su pureza de escritor, que easi fasis, en algún momento, cuando el autor el secretario quien lo haga, pero el corazón le fuerza a levantar acta notarial de los se indigna de permanecer agazapado. Pero, de Gustavo Adolfo está siempre con su Ins- acontecimientos cercanos. Por todo el tea- siempre, con una altura y una dignidad, tituto, y para demostrarlo, en noviembre tro de Joaquín Calvo Sotelo entra, 1 traspa- tristemente desusadas. Es la gran comedia pasado estuvo de riguroso incógnito en Ro- sándolo con alegría, un aire limpio, contem- que Joaquín Calvo Sotelo nos debía. Y no ma, y pasó horas enteras con el director y poráneo, de primera mano Asi. el espec- la olvidaremos. -INTERINO. el personal de la Fundación. A esta es- tador adivina, tras las cuate paredes de JUANITA REINA REAPARECE EN EL pléndida Academia, que viene mantenida Criminal de guerra todo el rumor patético CALpERON con una limpieza y un orden típicamente del mundo. Y esta paveras gravitación ensuecos, acuden cada año sesenta y cinco vuelve la comedia entera y la celoca en un Después de artística jira por los escenabecarios para completar sus estudios en Ita- clima superiormente dramático. Xa primera volvió anoche lia, alojándose en las graciosas y floridas dificultad de Criminal de guerra era, evi- rios de España, en el Calderón a reaparecer con la fanestancias, pagando apenas la irrisoria can- dentemente, aleansar el punto dé. equili- Juanita Reina tasía lírica tidad de 1.400 liras al mes para gastos ge- brio entre la indiscutible aportación del el éxito de Rosa Espinosa que constituyó su anterior temporada nerales. Pero además, el Instituto está abier- propio espectador- -complicado a la fuera drid, y que brinda motivaciones- a laen Maexcepto a los estudiantes daneses, ñor; jos y fin- como seivhlstórico en él relato- y I qoe cional intérprete de la canción andaluza, landeses. La solidaridad entre los nórdicos el autor, particularmente, deseaba decir- para poner de relieve con nuevas facetas no es precisamente la misma que existe en- nos ihfr fttffwtrnwtft -ffiHiFiMtH 6ii w Tlíft fütttJNtiií las dotes extraordinarias y artísticas que tre los latinos. adornan a la magnífica intérprete del género folklórico. Tanto en la fantasía- -primeLos más insignes arqueólogos escandinara- parte del programa- -como en el resto de vos se forman en este Instituto de Roma, las canciones del maestro Quiroga, Paloma que es admirable incluso por su gran actide Alcalá Celos y El río loco Juanividad científica. Y el Rey de Suecia, para ta Reir fue superándose, tanto por la conmemorar su propio júbilo, ha enviado un modulación de su voz- -que ha ganado en telegrama, en perfecto latín, terminado con extensión y matices- -como por el gesto y estas palabras: Praeses Voster Illustris Gusexpresión correspondiente a una actriz duetavus Adolphus, Rex. El hubiera preferido ña de la escena, siendo premiada su labor poder venir a Roma, a la sede que tanto con encendidas ovaciones, que la obligaron quiere, y haber pronunciado su discurso en a bisar muchos de sus números. Cbmparla lengua clásica por excelencia. -Julián tieron con ella los aplausos, en sus rsspsc- CORTES CAVANILLAS. 1 ÁÍ no poden visitarlo personalmen- ESTRENO DE LA COMEDIA DRAMÁTICA CRIMINAL DE GUE- ¡RRA DE JOAgUIN CALVO SOTELQ te, le envía un telegrama en latín ADOLFO IV propia estimacfcm de Seisávente, en el coliseo de su nombre