Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Crítica y glosa DOÑA MARÍA DE ZAYAS Y SOTOMAYOR edición de Agustín G. de Amezúa. EL TIEMPO RECOBRADO por Ildefonso Manuel Gil CENSO DE P U B L I C A C I O N E S RECIENTES FILOSOFÍA Y VIDA POR D. JUÁ N ZARAGÜETA Uno de nuestros más prestigiosos cultivadores de las disciplinas teológicas y filosóficas, el ilustre sacerdote D. Juan Zaragüeta, catedrático dé la Universidad de Madrid, ha publicado el, primer tomo de una obra de capital importancia, titulada Filosofía y vida que constará de tres volúmenes. Este primero examina, por vía descriptiva, La vida mental Los otros dos, abordarán, respectivamente, los Problemas y. las Soluciones respectivamente, de suerte (lúe la obra, en su integridad, se proyecta sobre los temas todos de la Filosofía, con un criterio sistemático, matizado or puntos de vista personales, muy en armonía con el sentido vital a que tanta significación concede el pensamiento contemporáneo. El Sr. Zaragüeta, formado, como es sabido, en la Universidad de Lovairía, ha recogido de primera mano los métodos y conclusiones de la moderna Filosofía católica, y ha sabido enriquecerla con luces de su propia Minerva, en obras tan autorizadas conio El problema del alma ante la Psicología experimental Contribución del lenguaje f, la Filosofía de los valeres El concepto católico de la vida, según el cardenal Mercier y E 1 Cristianismo como doctrina de Vida y como Vida Filosofía y Vida se agreca al extenso repertorio de obrss publicadas por D. Juan Zaragüeta, ajustándose al plan üe que antes hacemos mención La vida mental cuyo ámbito abarca el primer tomo, se refiere a cuanto se suele entender b a j o la expresión V i d a consciente Sucesivamente estudia el autor la vida individual y la vida social, con gran desarrollo temático, adecuada asistencia de conocimientos jurídicos, psicológicos y sociológicos. Por ú 1 ti mo, el autor obtiene la síntesis de aquellos dos conceptos fundamentales, fijando, como última consecuencia- de la revisión lleJuan Zaragüeta vada a cabo, Ias categorías de la vida mental, concepto aristotélico que el autor completa con el de vivacidad que no ha de confundirse con las otras categorías de cantidad y de calidad. Su sólido y claro estilo abona la lectura de Filosofía y Vida EL VUELO DEL PLUS ULTRA POR JOSÉ GUTIERREZ- RAVE Al cumplirse el cuarto de siglo del his. tórico vuelo del glorioso Plus Ultra toda la Prensa ha subrayado la efemérides con. la debida amplitud, con la minuciosidad y lujo de detalles necesarios para evocar. -con el honor merecido, la memorable empresa, que abrió a los navegantes aéreos las rutas de América eri audaz salto sobre el Atlántico. Pero quedaba por hacer, por escribir y recoger en un lihro, el completo relato Tle- la hazaña, de manera que constituyese un gran reportaje puntual, y un documento para el futuro. Y esto es lo que ha realizado José Gutiérrez- Ravé, en su- libro El vuelo del Plus Ultra recientemente aparecido en una edición muy pulcra de la Colección A B C En las páginas del interesante trabajo se van enumerando y describiendo las distintas fases por las que atravesó la empresa, desde que se presentó la propuesta oficial, hasta el regreso, después del triunfo, a la Patria, con un capítulo adicional de pormenores complementarios sumamente curiosos e informativos, como los víveres que se emplearon, el costo del vuelo d, Palos a Buenos Aires, el resumen de la travesía y distintos fasgos del comandante de la nave, Ramón Franco. Punto por punto, etapa por etag el aü- Los libros y sus autores, a través de las notas de información y la critica de A B C B IEN puede aplicarse a doña Maria de Zayas y Sotomayoí la expresión clásicos Olvidados de tan frecuente uso, por desgracia, entre nosotros. Pero de hoy en adelante no servirá ciertamente de excusa a ese concreto caso de olvido la falta de edición propicia al interés o curiosidad del lector, ya que la Real Academia Española ha tenido la feliz iniciativa de incorporar a su Biblioteca selecta de clásicos esf ñoles las Novelas amorosas y ejemplares de doña María, en sus dos partes, confiando la edición a la erudita y aguda pluma de D. Agustín G. de. Amezúa, quien, para llevar a cabo su cometido, contaba de antemano con un extraordinario conocimiento de nuestra Literatura; no digamos, en particular, de nuestra novela, sino, además, del medio histórico en que ella hubo de producirse. Género eminentemente social, la novela necesita explicarse por razones de lugar y de tiempo, que no pueden por menos de acentuarse si se trata del género narrativo en España, impregnado de un realismo que doña María de Zayas lleva al extremo de justificar los asuntos qu desarrolla con el testimonio de lo ya acaecido, según lo aprenda en la vida o en los libros. De esta inclinación- -confiesa ella misma, con referencia a sus lecturas, en el prólogo a sus Novelas -nació la noticia; de la noticia, el buen gusto, y de todo, hacer versos, hasta escribir estas noyelas. Acertadamente, subraya Amezúa tales palabras, expresivas del proceso en que se manifiesta la estética novelística de doña María. Doña María de Zayas, madrileña, nació en 1590 y murió hacia 1670, sin que de su vida se pueda conjeturar otra cosa que frecuentaciones de la Corte, residencia de algún tiempo en Valladolid y Zaragoza, viaje a Italia. Del autodidactismo propio de la mujer que se instruye a su capricho y concede a la vida, de seguro, toda su virtud docente, nacieron estas Novelas muy vivaces y cargadas del acento de su. época: mucho más originales de lo que estiman críticos como el norteamericano Place, pues aun siendo evidente la Agustín G. de Amezúa influencia de Boccaccio, es no menos cierto que doña María reelabora muy personalmente sus asuntos, en peripecias y estilo, aparte la propia observación, que en tantas ocasiones la situaría ante modelos comunes. Doña María viene detrás de Cervantes, de Salas Barbadillo, de Castillo Solórzano, y a ese clásico arte de contar añade los matices de la sensibilidad, y aún diríamos, especificando el caso, de la malicia fejnenina. Serán tan, ejemplares como se quiera las novelas de doña María de Zayas, pero no por eso inocentes, ni mucho menos, y aunque la pintura de tanto enredo e intriga de amor conduzca a la depuración de nuestro espíritu por el desengaño o escarmiento, no cabe duda que el lector se entrega, antes; complacido qué aleccionado, al tentador juego de inquietantes, deseos, placenteras realidades y falaces ilusiones que esas narraciones recogen de la vida misma, mezclando lo truculento o maravilloso con lo cortesano y galante. Por desengaños cuenta expresamente doña María de Zayas los casos que nos relata en la parte segunda del Sarao y entretenimiento honesto y así el Sr. Amezúa se decide a titularla, para poderla distinguir, claramente de la primera, bien entendido que una y otra participan de las mismas características, ofreciendo un aire de familia inconfundible La intención moralizadora se sostiene en estas novelas de la segunda serie, Desengaños amorosos como también se confirman el dinamismo de la nerviosa acción, la fuerza de los arrebatados caracteres, los atisbos psicológicos, la entonada sencillez del lenguaje. Interesante figura ésta de doña María de Zayas, que D. Agustín G. de Amezúa aproxima a la sensibilidad del lector actual. Mujer de vivo ingenio, muy a la española, y de universal capacidad de observación; maestra de la novela corta en El prevenido engañado El jardín engañoso La fuerza del amor Mal presagio casar lejos La más infame venganza La perseguida triunfante escritora de mucho brío, pre- romáñtica y casi na- r turalista. El alma, se le va. cálida y vehemente, cuando hace exclamar a una de sus heroínas: ¡Qué mayor perdición que- enamorarse I Hecha de claridad y de misterio parece la poesía de Ildefonso Manuel Gil, utilizando nosotros, a los efectos de esta observación, uno de sus versos: claridad en la equilibrada forma y misterio en el fondo de sus temas, en significativa parte sugeridos po. r la preocupación de las generaciones, misterio entrañable de la vida: Sobre la tenue huella que mis pies hnn dejado, afirmarán sus huellas los pnsos- de mis hijos... Esa emoción, nue da unidad a los poemas, de procedencia varia, reimpresos en Huella del linaie se enriquece con otras, más o menos afines, en El tiempo recobrado nuevo libro de I defonso Manuel Gil, también de reciente aparición. Trátase, en el fondo, de! patético problema del tiempo. A Ildefonso Manuel Gil le preoéupa la continuidad del hombre al transmitir su vida. Pero ¿cómo no quedar uno misjuo... ...quisiera hincar raices como el árbol en la tierra del tiempo... Pero más que ese dramático anhelo unamuniano de persistencia, hay en Ildefonso Manuel Gil lírica efusión, en efecto, del tiempo que se recobra, para íntima depuración; ...Quiero mil arme en el limpio cristal dal sentimiento, ordenando meriiorias y esperanzas en la ambición sencilla de ser bueno. Más la indefectible ansia del amor: Hablar de mis recuerdos es quererte... No nos importe demasiado hallar alguna vez en este libro tópicos de la poesía actual, harto monótona en el conjunto de sus cultivadores. Siempre salva a Ildefonso Manuel Gil l nobleza de los motivos inspiradores y la transparencia de la expresión. M. FERNANDEZ ALMAGRO i