Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B 6. íttlüíKeOJL- tlS 6 1950. EDICIÓN DÉ LA. MAÑANA. PAG. 27 Bowl, Karl Wecker, así lo aseguraba con entusiasmo hace pocos días, después de ¡leí impresión que, le. produjo, escucharla. i -i ACTUACIÓN EN MADRID DEL V 1O LONCHELÍSTA FRANCÉS ANDRE NAVARRA, PRESENTADO. POR LA CULTURAL La Orquesta Ibérica interpretó én el Ateneo un programa en el que se incluían olvidadas páginas del pasado musical de España CONCIERTOS DE LA ORQUESTA NACIONAL Y DE LA DE CÁMARA, Y- RECITAL DEL CICLO, BEETHOVEN A CARGO DEL CUARTETO DE MADRIGALISTAS ESPAÑOLES En el Conservatorio Nacional de Música de Lisboa ha quedado abierta la matrícula para un curso especial de guitarra estañóla La Cultural trajo al gran violonchelista ponen la admirable Orquesta demostraron francés André Navarra, profesor del Con- una vez más lo que son capaces de- realizar sepuatorio de París, que está hoy en la línea si como hasta ahora no les falte el aliento de. los grandes maestros de: su instrumen- y el apoyo a que son. acreedores. Una sa- to. La técnica sorprendente, la penetración Udá fuera de, nuestras fronteras de la Ormusical y profundidad emotiva, dan a sus questa Ibérica, suscitaría un interés exejecuciones fuerza convincente, y seducto- traordinario. El director del Hollywood ra. La manera de, ordenar su programa delata el propósito de. superar el criterio tan corriente, que, hace del puro, virtuosismo motivo esencial de interés. Cuando Navarra quiere, hacer valer los derechos del virtuoso, y exhibir las posibilidades de: su instrumento, elije una obra como la S. onata de Kodaly, en la cual los diferentes aspectos de. la técnica no absorGracias a una nota bibliográfica del Journal of Education acerca ben el. interés y se justifican en función de. de una nueva edición de las aventuras del Ingenioso Hidalgo la calidad estrictamente, musical. La fantasía domina en esa Sonata que, desarrollaLondres 3. (Crónicaí cíé nuesíro corres- más tosco hombre de labranzas, en la da con libertad, pone en juego las más diaponsal. Hace tres o cuatro años- -el co- gloriosa Caballería. bólicas combinaciones técnicas, violentanrresponsal lo escribió én su día- Don ÜN QUIJOTE DE SUBAFRICA Quijote filé traducido a! castellano- Del do a veces el genio del instrumento en busSe llama Roy Campbell, ruso. Eran varios capítulos agregados a elias veces y durante largo ha vivido muca del colorido propio de. la música húngatiempo en Esuna biografía de Magallanes, fie origen paña, -y se apoya en un bastón para alira. Las inflexiones melismáticas, lánguidas moscovita, y estaban allí para crear at- vio fie un balazo, en una pierna. Durante. e. impetuosas, mezcladas a la rítmica c mósfera La. obra, en los folklore eslavo, constituyen el mat rial de. anadinos cervantinos, fconjunto, coa es- nuestra gnerra civil traficó con muías con. aé vertida al de fresno y se batió esta Sonata que, el arco dominador, de pañol y publicada- en Bísenos- Aires por una vara Franco. Gareilaso, a tiros del André Navarra hace, brotar en fogosa, y ma- los servicios de- propaganda soviética; y lado deHa traducido casi todoademás de arriero. gistral interpretación. En contraste, con ella, así apareció de nuevo por la llanura maa- de la Cruz al inglés, noche a San Juan noche, én los Tre. canti de. Pizetti, bañados en. Un chega, como un boomeramg filológico, las ventas castellanas. Y hace unos días B. Alonso Quijano el Bueno, de regreso nos contaba sus disparatadas aventuras sentimiento, un poco, schumanianó, nos. sede la estepa. por el mundo desde la tribuna del Instituto ducen por, el delicado lirismo, de, su expresión, fA- A este éxito de D. Migael- -por tradu- fie España, y nos leía al final sus propios cido -tenemos que sumar el que le atri- versos y los del carmelitano, vertidos reAntes, las Variaciones de, Beethoven, buye el Journal of Education de Lon- cientemente a sa mística y su lengua versobre un tema de, La flauta encantada dres, revista qae, al dar cuanta de una náculas. La- traducción de San Juan de de Mózart, los Stucke im Volkton de nueva edición inglesa de las aventuras la Cruz por Soy. Campbell- está ahora en Schumann, y la Sonata de. Locatettij fuedel Ingenioso Hidalgo, titula la nota éomo las prensas. sigue: Cervantes por Don Quijote. Un CERVANTES EN LEICESTER, SQUARE ron otras tantas victorias para el gran che- pequeño desliz, sin duda, que lia inspiraLeicester Square, además de ser. letra lista- y para Alfredo. Rossi, pianista bien do innumerables sonrisas y algunas in- fiel famoso It s a loBg way ío Xipperaconocido y admirado en otras ocasiones en Porgue después de saber lo que es, como se sabe, el corazón del tealas que. su nombre, ha sido, asociado como, co- quietudes. Cervantes casi todo el mundo, ry en Inglaterra. Partiendo de Leicester opine de tro laborador, ejemplar. incluso el mundo soviético, ya es hora de Square en cualquier dirección, aparece un que nos digan de verdad lo que pensaba teatro a menos de cincuenta metros. En Don Quijote. El debe estar bien enterado. conjunto, cuarenta teatros, aproximadaLa- Orquesta Ibérica dio en el Ateneo lia edición, en una nueva traducción mente. Hay- cuatro- estatuas de bronce en una de, sus preciosas y sugestivas audicioOriginal y completa de J. M. Cohén, apa- torno a la plaza: Newíon, Hogarth, Rey- nes. Germán Lago, alma del singular concentro, rodearece en la famosa Colección Pingüino, hoíds y John Hunter. En elfie varios junto sabe obtener del timbre, caracterísqíie por primera, vez engorda un tomo do, de sin pequeño jardín ylas últimasbanedi- tico de, laúdes y guitarras los más felices hasta las 900 páginas en favor fie las cla- cos provincianos para leer se alza Cerciones de los vespertinos efectos de. color, con igual fortuna aplicases populares. vantes- en piedra blanca. dos a las páginas olvidadas del pasado mu ¿Cómo Cervantes? -suelen decirme LA HAZA ECUESTRE sical de. España que. a las concepciones de cuando descubro este secreto mío y cíe No sólo por Don Quijote sab InglateBach o a la música contemporánea. El arLondres- La guía dice- que es Shakesrra ue los españoles pertenecen a una peare... caísmo austero de. las Cantigas de- Al. raza a la jineta. En estos días en que Infonso el Sabio, a través de la apropiada arglaterra se envanece, con razón, de sus ¿Y- qué quiere usted que diga una monización del maestro García dé, la Patriunfos en los concursos internacionales guía inglesa? ¿Hay alguna inscripción en rra, daba paso a los discantes de la Pavade salto a caballo, no olvida a sus maes- el pedestal; algo, en fin, que nos anuncie na italiana de Cabezón, y a las Danzas tros. Estamos hoy- -declara el Times -que es W. S. del aragonés Gaspar Sanz, que en el, si -N a d a en la primera línea fie esté deporte, con- ¿No. se parece a Cervantes? ¿La barglo XVII anticipan los modos y procedilos españoles, los mejicanos y los franmientos expresivos del clavecín de, Scarlatceses. Pero la escuela de España, con mu- bita, la gola, el crársso, la nariz... -En efecto, es también él Cervan- ti y de nuestros. Mateo Albénis y Soler. chos siglos de solera y tan llena de misterio y matices, todavía enseña al tes- tópico. Luego el goyesco Bolero de Sor, y dos- -Y. ahora, vea usted esa mano. La izmundo. estampas descoloridas, típicas de. la músiquierda. ¿Qué le pasa a, esa mano, mi- Hasta Sancho Panza es jinete, además querido amigo? quita de salón de fines del XIX, como son de ser el primer despensero montado de la Gavota de. Tarraga, y la Balada de la Literatura. Ya obre un asno, pei- o es- -Naturalmente. -Rota! ¡La izquierda! Montes, sirvieron dé. puente, a los troz os de jinete. Don Quijote le. sienta en el rucio, No conozco ninguna, estatua de ShakesBarbieri, Caballero y Bretón, que compopeldaño de ítocinaníe, y le abré así la peare, y he visto muchas, qne haya estado nían la segunda parte del programa. ocasión para que ingrese, él también, el ea Lepante... -MIQÜELASENÁ. Lago y los 40 Profesores que cora- El séptimo concierto de, la Nacional ofre? cía ante, todo el interés de, volver a escu char la Sinfonía de. García Leos, que: ¡desde su estreno en abril del 49 no. habíamos vuelto a oír. No es frecuente, que. un. músico español aborde la composición de, una Sinfonía fruto exótico entre nosotros por, el contenido de valores espirituales a los que, esa forma responde. Leos acepta de, buen grado el patrón tradicional para construir su. Sinfonía convencido de, que. así conviene para el desarrollo de. sus ideas. Encariñado con los temas, el compositor se. complace en sacar todo el partido posible, echando mano de. los recursos a su alcance, para dar impulso a la acción sinfónica, reduciendo a unidad los diferentes aspectos en. que se desdobla. El carácter modal, de algunos temas se, prestaba a. los ambiguos, fugaces juegos ar-