Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, DÍA 8 DE SEPBRE. DE 1950. NUMERO SUELTO 50 C E N T S DIARIO ILUST R A D O D E ÍNF O R M A G I O N G E N E RA L 1 Es como si quisieran decirnos: Esto es lo que- se hace por. ahí y esto es lo. que no podéis hacer vosotros. Vosotros, modositos, prudéntitos y itrasaditos. OS a f tres artículos públi 1 cados en estas mismas columnas. Vayan por el orden- de su publicación. El primero, dos teatros subvencionados pueden perun ameno artículo de don Luis Araujo mitirse algún alarde; de presentación y, Costa, en el que se lamentaba de l a d e- luminotecnia. Los demás... Los pintores cadencia del chocolate. en otro tiempo, escenógrafos se quejan de que hoy no obligado desayuno de, casi todos los es- pintan más que interiores. E t p o u r cau- pañoles, cena frugaPpara estómagos deli- j se cpmo dicen- los franceses. Todo, -ancados y siempre de- grata presencia en aga- tes que. ver un cielo pintado en papel, qué sajos vespertinos a la antigua española. a los dos o tres viajes con el decorado Los franceses tienen el verbo amar para parece como libra de chocolate a cuartetodo. Lo mismo dicen j aime la France rones, y ésos bastidores y bambalinas para que faimé les asperges Los españolesí. figurar árboles, que como en selva trode estas cosas materiales y comestibles, pical, cruzan sus ramas á toda la altura decimos que nos gustan, no llegárnosla del escenario. Jaúnque se trate de un jaramarlas. Pero gustos o amores no resisdín urbano d u n a modesta villa. Y aun ten a la ingratitud, y él chocolate ha sido son preferibles stos frondosos árboles a ingrato con sus gustadores o sus amadolas horrendas bambalinas llamadas de aire, res. Yo, desde rni infancia y hasta estos pedazos de cielo azul, que proyectan su últimos años, me clésayunab a siempre con sombra unas sobre otras y todas ellas chocolate, pero llegó un día en que no sobre el cielo del foro. pudej) pr menos de exclamar: Pero jqué malo eres! Y no fue culpa mía, fu? cul? Hay quedefender las comedias a punta pa del. chocolate mi. desamor desde aquel de pluma, y si los actores nos ayudan con día. Por si fuera poco, a la baja calidad su inteligéneia y. buena. voluntad, eso hay del chocolate, ha Ido Unida a la cié sus adique agradecerles. En cuánto a decorados, tamentos habituales. ¿Dónde están ya aquea casita que llueve. Salitas y gabinetes de llas tostadas de pan francés o garibaldino 1, ó buen papel, con puertas y ventanas qué, aquellas alcachofas y barras de Vierta, ál abrirse y cerrarse, hacen rejemblar paaquellos picatostes chirriantes al tacto redes y techos, como si la acción ocurriey sabrosos al gusto, aquellos buñuelos huecos o aquéllos, otros de leve masa. que. ra en países propensos a terremotos. Y en cuanto a la piuría; -1i á dePrifshejárse con se 1 vendían, por las calles, érisartadós en precaución. En teatros de cámara ó de uña caña y parecían, a ia ¿yista como ajorcas de oro; dónde aquellas ensaimadas de. Vanguardia, nos ofrecen, de eúando; en fino: hojaldrado y aquellos bollos de lecuando, muestras de, lo qUé sé escribe en che, espolvoreados de azúcar cristalizada? el extranjero Como dicen en Don AlNo olvidemos las tortas de boquerones varo de Andalucía, tantas veces citadas por don Así en la cárcel sombría Juan Valera en algunas de sus novelas. mete una luz el sayón, Hoy, el engrudo y el cementó han susti: con la tirana intención tuido a las trabajadas masas de antaño, de que un punto, el, preso vea y ni el chocolate ni sus aditamentos pueden ser desayuno gustoso No es culpa el horror que le rodea nuestra, pues, la decadencia del chqcola- en la espantosa mansión. te, es culpa del chocolate. Y lo mismo le sucederá al pan cualquier día, y a muchas otras cosas con que hoy apencamos por necesidad, hasta que no podamos por menos de decir, Pero ¡qué malas sois! Y el disgus- to se sobreponga a la necesidad. Ys vamos con el segundo artículo. Este, de Felipe Sassone: El Telón, las Cortinas y la Luz Y perdona, querido Feli- pe, que no te anteponga el don ceremonioso. Tengo a g a l a que seas dé los pocos- que todavía me llaman Jacinto a secas; lo que a- uno ni a otro nos rejuvenece pér- o tales andan los tiempos, que es preferible haber nacido antes a, seguir viviendo; De acuerdo en todo con tu artículo. Mucho puede hacerse en el teatro, con el telón, las corfinas y la- luz. ¡Ay! con muchas otras, cosas pudiera hacerse. Pero to do es planear, maniobras marítimas, sin contar más que; con el estanque del Retiro, y Estanque muy estancado- son nuestros teatros, en cuantp a cond ricnes ma- nales Sólo los s. MíSGEI- AN EA EN LA ISLA DE FORIWOSA, por Eohea. El matrimonió Chang- Kai- CheK. ¡Ai finj solos! El teicer artículo es de don José María de Cossío, y- su título, El enemigo De acuerdo én todo. El verdadero eriethi- go es el socialismo, que si pretende op nerse al comunismo es como competidor comercial. Siempre se ha dicho: ¿Quién es tu- enemigo? El de tu oficio. Como dice muy bien el articulista, lo de menos es él procedimiento, lo importante es- el fin. De que se nps metan en casa pidiéndonos la llave a qué violenten la cerradura, no hay mucha diferencia: el resultado se- rá siempre atropellar el domicilio. Pero tan- temible como el socialismo es lo socializante. Lo que pretende oponer- se ál socialismo y- al comunismo ¿on sus mismos procedimientos. Lo socializante es la componenda, el pasteleo, en resumen, el miedo. Con pretexto de desarmar al comunismo, se extrema 1 protección a determinada clase social con detrimento y perjuicio de las. otras clases. Se sustituye un proletariado con otro proletariado, el de la modesta clase media. Se destruye el patrimonio familiar y con él la familia, y sólo subsisten dos aristocracias: la d é l a alta burocracia y la de- negociantes a espaldas de la ley, que. burlan al fisco mientras el- que trabaja por las buenas, á pie, y. lo que es peor, mal calzado, los ve pasar en sus haigas como los llamados en España! Mal llamados así, porque estos negociantes puede que escriban halla por haya, como algunos literatos, pero pronunciarlo, lo pronuncian bien. Ya no- son aquellos nuevos ritos, zafios y groseros de las comedias: viajan, tratan con gente de tpr d clases, y ya son los únicos que, a l úi das l áun que allegadiza, pueden allegar una cultura; Gran enemigo es el socialismo pero no lo es menor, el socializante Y hoy son pocos los Go- biernos que no caen en esta tendencia de la que son el más cía- rio ejemplo Inglaterra y. Francia. Si el comunismo es el socialismo. descarado, el socialismo es el ¿ccfmunismo hipócrita y Jo, socializante es la hipocresía y el- mie- do concertados. Con la hipocresía y- el miedo no se hizo nunca nada que valiera la pena ni de nientir ni de tener miedo. Por. eso- al combatir contra el comunismo falta- la fuerza moral eji casi todas las naciones. Las tínicas que pueden tenerla, -Elpañá y Portugal, son las que. se ven descontadas por compla- cencías con. el enemigo. Las demás, todas han coqueteado con él y alguna ve hoy caer a sus soldados muertos o heridos por las mismas armas que ella ha proporcionado o, por lóamenos, se han comprado con su dinero. Jacinto BEÑAVENTE