Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D I ARIO 1 L U ST: RAO O D E I N (3 m- MrA C I- O iN G ENERAL P U E D E EL BXAItE GONTÍ NUAR DIARIO ILUST K A D O DE N F 0 R M A C 1I O N G E N ERA L los leen, ni viajan los que aprove- nario y del Municipio, que así Ja trazara charían los viajes para su salud o para su el alarife a. la manera de. tC da ciudad hisentendimiento, ni se. diyierten los que se pana junto, a la iglesia que é. s ley divi. divertirían, ni bailan los que debían. bailar, na, y al Cabildo, que es la expresión de y T A Y muchos lugares de esparcimiento ni tienen autos los qué de verdad, los una ley humana. Luego- tuvo muros de cal í- -í nocturno én Madrid. Én cualquiera necesitan y, lo. rriá triste, ni hablan los y caaíp a guisa de fortaleza, y. sus nobles 1 1 de ellos puede tomarse un baño de que piensan ni los que hablan piensan Jo soldados, que alternaban la lucha, con Ic. s optimismo. Es caro él baño, pero la ilu- q u e d i c e n afanes del labrantío, recibieron, de Carsión- de creerse por. unas horas en el rnePero no- está rriar un baño de optimis- los V el galardón de. un escudo de armasJOT de los mundos no- se paga con nada. mo, n cualquiera de estos lugares de. es- para ía villa que, habiendo sido fundada e -L a concurrencia es numerosa siempre. Son parcimiento, en donde bailan señores calr el 23 de febrero de 155 -cuatro siglos- ya lugares que no necesitan reclamos; ni si- vos y con gafas, complicadas danzas mp- cumplidos- -merecía dos anos: más. tarde quiera anuncio Aliamos pueden competir dernas con primoroso tecjiicismo de pro- el título de rnuy leal y. muy honrada. Asoláronla en- la guerra de, Conquista y. con los mejores. del extranjero Buena l e s i ó n a l e s comida; esmerado servicio, excelentes húr No. es níalá precaución- rio; haber leído, quedó cerno un triste refugio, que Franfcis meros de variedades, brillantes orquestas y durante algunos días, periódicos ni haber co d i yillagrán hiciera despoblar. -F. ué, don el mejor atractivo para los madrileños, el escuchado la radio -Háy que ir a esos, García Hurtado de Mendoza quien, al mede encontrarse con muchas caras conoci- sitios despreocupado y. desentendido de diar. 1557, tres años después de a trágidas, y de esas caras, lo más agradable es todo. Sólo a í puede ser provechoso el ca muerte del conquistador, lavmándó re- el saber, que todas corresponden a per- baño de pptiníismo. Én el momento en. qfte construir con el nombre d Concépción sonas adineradas, qu no van a contarle sé distraiga uno 3 ela distracción, está uño del Nuevo Extremo. La visión del capitán a unó apuros ni rkrh lénerías. expuesto a, ver áparecér ele ante los ojos. extremeño, que la, soñara futura metróLa profusión de rnagníficos autos a el de do del profeta y verle trazar en; el poli del Pacífico, fue comprendida por el la entrada es ya garantía de satisfacción. aire- las. terribles. palabras que anunciában- nuevo gobernador de Chile. Pedro de Val- Por mucho que engañen las apariencias, la juina y el fin. de un poderoso Imperio. divia, que gustaba de, la fina prosa para, si contrario que a la entrada del infierno Más cercano y más vulgar el recuerdo, ensalzar las tierras por él conquistadas, dantestó, bien pudiera escribirse en éste: también podíamos- acordarnos; de un fi- había elogiado en su cortesp ondencia. Con Aquí no hay pobres ni tristes no sé nal de acto ert la zarzuela Pan y toros la Corona aquel rincón sureño- que va del mar hasta los Andes surcado por las aguas si pudiera decirse lo mismo: Ni pejdida ¿Qué ha sido? Vv claras, del Biobío y por esos ríos, el Lsja gente. -XJn soldado muerto. Puede el baile y el: Itata, -que adquirieron sabor histórico t Con ser. lugares de alsgría, lo nrimerp continuar. Mientras los: soldados mueran, que se advierte en; ellos, es la ausencia dé. lejos: y el baile esté á mano; ¡Música, en ÍES luchas de la conquistar jóvenes. En otro tiempo, la juventud era rnaestr 1 Y a bailar, señores de las calvas Concepción tuvo Ja- suerte del- mito de; ío aue atiimába éstas fiestasV y su falta: y las gafas. Después- de todo, lo bailado Penéldpe: destruida- ya en guerra o por; hubiera bastado para enirist cer cualquier se paga bien mientras se baila y puede que baile o reunión 4. e ociedad. Se mira en se pague más algún Jdía, pero no se lo qui- los terremotos, fue telar ambicioso en ma- nos de ías Ramujas que fueron poblándola tor v no ha, hre óue represente me- tan a adié. i, -r én 1 Ó, etapa. colonizadora. nos. dé los cua rénta años Én las mujeresya No es cosa de. con los St. rgiió siempre fuerte y renovada, y has- Cs más difícil puntualizar, pero también bailan. Acaso ellos, enfadarse que esténque sean los en abundan- mas. loa otoños qué las prima- lo cierto. Si nada se remedia con antici- ta abrigó ens- u seno a la Audiencia Real, para mayor prestigió. En 1939 volvió a v e r a s a lo malo, tal pueda remediarse, Con su calva y sus gafas, bailan graves parse cqn anticiparsevez lo bueno. Bailar. ¡ser destruida por. un seiseno, pero los puealgo a. señores estos bailes modernos que requie- despreocupados de cuanto acontece en el blos que alientan tradición y civismo, 1 se ren pericia de profesionales, y hay que mundo, bien pusdeser un, modo de anti- -sobreponen tercamente a la- Naturaleza y verles trenzando pasos difíciles, con me- ciparse a la paz dét mundo. Segismundo, aceptan su reto con serenidad espartana. w muy estudiados y hasta un asomo decía: Pues que la vida es tari, corta, so- Tierra: agrícola y minera, mirando al Oriente la- ne vada cadena andina y al Podé expresión picaresca como- cualquier- es- ñemos, alma, soñemos. bailan, trelia de. revista ¿Más, presumidos de. su pueden decir: Pues que laLos quetan cor- niente él mar de Núñez de Balboa- y de; vida es habilidad coreográfica los caballeros- que ta, bailemos, cuerpo, bailernc- s Todo es Hernando de Magallanes, busca en su prolas señoras, qyé, p. pr lo regular, más se cuestion de apreciaciones. Cada uno- esti- pio suelo -él don. mirifieo. de un gran fu- turo. En Lotá, abre galerías bajo el coéaenvanecen de su bailarín que de ellas mislo que él cree aue vale. mas. En cuestiones sin importaritia, siem- ma- su vida en ante la eternidad, sueña El iio. y extrae la negra. riqueza soterraña. que la el Su Universidad atrae á los jóvenes es- pre ha sido muy femenino el dejarse lle- que no estima var. Én otras más importantes, cuándo ya. baites v la estima tanto, baila. Allá se van tudiantes del Sur dé Chile, y en susauks sueños. se plantean nobles ideas, y; bajo los aus- ¿se trata de dejarse mantener, no suele ser picíos dé su, rectorado se édíian. libaos l o í i s m o Jacinto B E N A V E N T E sapientes y reyistas- de cultura. Estos bailes, que pudiéramos llamar se- Concepción es un centro de valores me- natoriales, son para reflexionar sobre ellcs, j rales y- materiales. Én noviembre, próxicomo se ñaL de unos tiempos en que las mo se inaugurarán las plantas siderú. rgi- materialidades económicas imperan én to. -s cas. de Húaohipato, futura ciudad- mine- das las manifestaciones sociales. 1 ra y fabri aldeana a Goncepción del Nué- x La juventud trabaja, estudia la juven- A pasado casi en silencio el Í V cen- vo Extremo. v. Hierro, carbón y espigas; tud no se divierte. La juventud no tiene tenario de la fundación d e una de foKtaleza, füégó- y pan de la tierra: dinero. Hoy son pocas las diversiones gralas, -ciudades más antiguas y tradiEn febref o al cornénzar el año, la, ciu- tuitas o de coste reducido. Hasta la contemplación de la Naturaleza, supone hoy cionales del mar Pacífico. Él conquistador dad cimentada, por Valdivia ha, celebrado gastos de vehículos y transportes. Y el. de Chile, el capitán extremeño don Pedro su fundación, Avocando un historial de 1 amor, desinteresado ya hp cuenta tampo- dé. Valdivia- -hierro de España en su figu- cuatro siglos. Antes de. terminar 1950, íunco- con los rincones cafeteriles. ni con los ra, y raíz de martirio en la. fecunda obra da en sus alrededores la Ciudad del Acepaseos, callejeros; ya nadie exhibe a íi pimentadorá- alzo los sillares dé la. ciu- ro, o sea del hierro, que es ¡arma de la gue- amada mal vestida. La Juventud hoy. es dad L a Concepción- aspirando, elevar allí, rra y her- rarnieritáen la paz. más 1 práctica y más soñadora, pero. de más en el valle de La, Mocha y al, arnparq de Así se cumple, entreabierta la esperanaltos y nobles sueños. No gusta de, ar. ras- la isla de, la Quirina, un ¿villa cristiah a. y za hacia él. futuro, la predicción del con- trarlos por ja realidad cuando la realidad: hacendpsa que sirviera de apoyo, para l a quisl: ador; de, ese noble capitán español, es mezquina. irradiación de su, em ¡3 resa civüizadorá. que, revestido también de hier- ro, dejó su Cerca. del puerto de Talcahuaiio, donde carne prendida en. los zarzales dé Aráucd, E Jrr aÍ! rd; e; lí) E ieñi, pp, que. todov hoy. se conservan los vestigios de la pri- aero siempre- vivo, su espíritu en esas ciu trpstrocacíó; por razones económicas. 1 Ni alos espectáculos pueden ir los que mitiva población de Penco, irguióse la pri- dades; chilenas que fundara, -con blasón de debieran ir, rii. él. teatro. tiene, su público. -mera: Co. ncerjción, alineando sus vivienda; águilas y. leones én sus, -escudos y con el ni lds tór. f s el suyo, ni. lósque téeh pueden de ¿aabe: dé pártelón empajado y de t e- título, inmarcesible de. leales y de honradas. comprar libros, -ni los- que pueden eom- -chumbres de cañas en tornó. -del campa- Edgardo GÁÉRÍDO MERINO H C p N C E P G I O N DEL- EXTREMO-