Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, DÍA 19 DE MAYO D, E 19 5 0 NUMERO SUELTO 50 CENTS. W y FESTEJOS MEMORABLES L esplendor, de la primavera y la festividad de San Isidro, coinci. dentes en el. rties. de mayo, ha. n he. cho de este mes. el preferido para la celé bración én Madrid de festejos. Én muchos años no creo qué haya- habido que ¡lamentar ningún ataque de meningitis eñ tre los pro motores de estos festejos. Les más dignos de recordación serán siempre los del año 1881, con motivo cTél segundo centéríario de la muerte de (Jal- derón de la Barca. La bueña voluntad de un ilustre hombre público de aquel tiempo, éL señor Romero Qrtiz, logró él mayor- lucimiento para aquellos festejos, Se adornaron, calles y, edificios. Delante de la Puerta de Alcalá se levantó un Monte Helicón, con sus fuentes de agua natural y sus figuras alegóricas; muy suficiente 1 para la admiración de chicos y paletos y muy suficiente, también- para, indignar a las personas de buen gusto. -La fachada del. teatro. Españcil, se- cubrió con unos lienzos en los que campeaban con grandes. letras los títulos de. las mejores, comedias españolas. En, el teatro Real, la compañía de don Rafael Calvo representaba La Vida, es Sueño y La Hija del Airé pjimera parte, refundida por don José Eehégaray. En el teatro Español, don Jo: sé Valero y don Antonio Vico, con don Mariano Fernández, representaban El Alcalde de Zalamea y; en el teatro de -Láraj María Tubáu, doña Balbina VaU verde, don Manuel Catalina y don. Julián Romea, sobrinódel gran don Julián, Ca sa con dos puertas Comparado con lo hecho después, en los centenarios- de Cer vantes, de Lop. é de. Vega: y dé Tirso de Molina, no puede decirse qué fuera poco. El centenario de Cervantes transcurrió sin que se representara una sola dé sus obras dramáticas, que no sabemos por qué razón, han sido siempre desdeñadas, cuando, a mi juicio, hay entre: ellas algunas que- puecien figurar, entré las mejores- del Tea- tro español. Basta con recordar Numan. cia Los Tratos de Argel y Pedro dé- Urdemal. es De T irso. de Molina, sólo El Vergonzoso en. Palacio la ínás. co. nocida y representada dé sus obras. De Lope, no recuerdo, si. se representó: más. -de Fuente Ovejuna Calderón fue más afortunado. Las dos cabalgatas, la cívica y la histórica y alegórica, fueron bastante lucidas, sobré todo la- última. Los trajes de época eran flamantes y no hubo, que lamentar, como en otras cabalgatas qiié hemos visto posteriormente, descuidos, imperdonables, de alparg atas. o botas de elásticos por re mate dé lujosos atuendos. Las carrozas, presientadas por el Círculo de la Unión T Mercantil, la. Sociedad de Escritores. y Artistas, el Ayuntamiento, el Ejército, y t algunos, otros, eran por lo general dé buen gusto. Y hay qué tener en cuenta, qué la cabalgata desfijó por, la tarde y a la luz i solar es más difícil que, cartones y telas; engañen a layista como a la luz. de antor. -chas- y bengalas, cuando las cabalgatas desfilan dé noche. De todas Jas naciones asistieron representantes, -dé Alemania en mayor. número. En un banquete dado en honor de. estos representantes, ocurrió ün incidente me morable. Don Marcelino Menéndez y Pe. T DI ARIO ILUS T R A D O D E INFO R MAC I O N Q E N E R A L í E layo, é n s u discurso al nal del banquete, éstos, a su. vez, no siempre desprecian al ponderar la cultura y arte latinos, en la cuantiosa recaudación que consiguen su. entusiasmo quiso anteponerlos a la ios de menor categoría. Somerset Maug- t barbarie germánica Fueron sus pala- ham dice que está, convencido de que bras. El revuelo que sé armó no es para Hugh Walpole habría renunciado a su po- dicho; los alemanes se levantaron y sa- pularidad con tal dé conseguir la estimas lieron en son de protesta: Los periódicos, clon de los intelectuales que se reían de en aquellos tiempos liberalescos casi to- él. Por el contrario, Charles Garvice, a... dos, comentaron por muchos días la in- quien llegó a conocer personalmente, y temperancia de. don Marcelino; que en qué vendió siete millones, de ejemplares honor a la. verdad, ¿obre inoportuno en entre criadas y modistillas, escribía sus liesta ocasión, fuer injusto; pues, a nadie bros con toda el alma, sin preocuparse de tanto como a los alemanes debe él. estu- los éxitos lite- rarios. dió de la latinidad y a nadie tenemos tanNadie es capaz- de escribir un best. to que agradece los españoles, el estudió seller proponiéndoselo. -No- es posible de las obras de Calderón, cuyo renombre fingir bajando yol. untariaméntex de cierta universal a nadie como a los alemanes hay categoría al nivel del gran público. No se que agradecerlo. puede imitar á un Ortega y Frías- y es- Con los fallos inevitables en- festejos cribir, calculando los efectos, otro El populares, los del centenario de Calderón Diablo en Palacio Los que cosechan han sido los mejor logrados. dé cuántos grandes éxitos populares, no son escritores yo he conocido. Y todo ello se debió a la que sabrían crear obras diferentes y mevoluntad, al tesón de una sola persona: el jores, sino autores que sienten lo que di- señor Romero. Ortfz. Y es que, para orga- cen y cuyo talento especial está formado nizar festejos, como para organizar algo para armonizar con. Iqs gustos del pueblo. en el mundo, hay qué- convencerse de que Lo que nos hace, reír irónicamente, lo que no hay nada corrió- el mando único. El nos parece lugar común, cursi, exageratoque está én encontrarle- un nombre que do, melodramático recargado, plebeyo, lo disimulé. Por- ejemplo: dictadura del chabacano, ramplón, a- él le parece sifice- proletariado. Con eso ya puede- parecer ro, interesante, original, conmovedor, y hasta democracia y se puede enviar y sos- sus personajes de cartón le preocuparán tener embajadores y cordialísimás. rela- tanto como Madame Bpvary á Flaubert. Cuenta el novelista. inglés qué hace 1 ciones. Jacinto BENAVENTE años decidieron él y Cel- -ajitor- de Miléstónes escribir juntos ün. nielo drama truculento; horripilante, terribilí- v simo; que les pusiera los pélaos de punta. NO SE PUEDE FINGIR Acumularon incidentes espeluznantes, penA misteriosa relación- -o despropor- sando éñ el efecto terrorífico que: habían ción- -centre el talento y el, mérito de producir en los espectadores, pero ellos literarios y- él éxito en las masas mismos se rieron de sus propias ocuTrenes uno de los- temas qué trata Somerset cias a mandíbula batiente. Así pasaron, Maügham en su último libro, Notas de en verdadera juerga, uña... quincena. El un escritor Los que ganan mucho dinero dramón estaba bien construido, -pero a pecon sus libros suelen envidiar a los cole- sar de. la fama de que gozaban los dos dra- gas admirados por Jos críticos serios, y maturgos no hubo; empresario qué lo es- trenase. Todos cuantos lo leyeron: opinaron lo mismo: Sé diría qué lo escribieron ustedes divirtiéndose y burlándose dé Ja gente. Esto había ocurrido, efectivamente, y Somerset Maúgham saca dé la aventura la conclusión de qué no es posible convencer a nadie sin estar convencí- do, y qué 1 autor popular. vende porque escribe con lá sangre de su corazón, y comparte sinceramente los gustos, las as- piraciones; los sentimientos, los prejuicios, los puntos de vista y las pasiones de los lectores a 1 Q que- se dirige. Les ofrece lo qué ellos annélari, porque esto es ló que él mismo piensa y desea. Debe; ha- ber comunicación, espiritual entre el es- critor y su público, sobre la base, de la. comunidad dé ideales. Él lector se da cuenta érí seguida, dé la falta de sinceridad y rechaza- una novela de tono popuv lar fingido. Los. qué no, poseen el- talento, inferior y especial que sé necesita para conquistar a las masas- tendrán que re- signarsé cori otro género dé éxitos, ga- nahdo menos. Por. su parte, los autores de best sellérs harán bien, en: contentarse con la adrniráción de sus numerosos lectores, como lo hacía Garvice, siri aspirar VENTA DE PISOS, por Eohea a la estimación del público selecto. Sin tratar, de invadir mutuáme, nte: ei cercado áj. e- ¿y, pop qué han pintado las paredes con, estos tonos tan chiltónes? no, puede haber perfecto, acuerdó entre- -E s que; erpropietario- de. la finca es los escritores dé diferentes géneros y ca- muy. áflbionado al poker y ha querido que L la escalera sea de color. tegoTÍas v Andrés REVESZ. á