Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ALGUNOS ATISBOS SOBRE LAS ESCRITURAS DELOS GRANDES MARINOS DON ALVARO DE BAZAN, MARQUES DE SANTA CRUZ Sus espaciadas, recias y claras letras revelan un carácter generoso, enérgico, decidido y activo, pero con un fondo de pesimismo y de vago terror del destino (un puntp fuertemente apoyado detrás de la firma) ¿Presentía que ie acechaba la muerte en plena gloria cuando empezaba a organizar! a Armada. Invencible? Dios lo sabe... COSME DE CHURRUCA Es documento insuficiente pá ra el análi- sis grafológico. Faltan muchas letras del alfabeto en esta firma y precisamente algunas de las más expresivas para el grafólogo. Únicamente puedo decir que, en conjunto, este grafismo parece denotar un carácter equilibrado, firme, leal, de juicio claro y de corazón generoso. le nú íKano y Selladas cwfeci Ss- iio de rn. s Atmas. de -sé ¿n. t, de mtíi cK icaÉ s y L A escritura, como el lenguaje, está en eterna evolución. Sin referirme a ¡as transformaciones desde su origen, sino sencillamente a las variaciones ocurridas desde hace pocos siglos. No hablamos hoy corno en tiempo de Cervantes; tampoco escribirnos hoy como en tiempo de Cervantes. Varia el tono general de la escritura, varía incluso la forma de algunas letras. Ahí están, por ejemplo, ante los ojos dei lector, las de clon Alvaro de Bazán: la B inicial de Basan es minúscula y está ligada a la partícula precedente; la seta no existe y la letra que la sustituye parece pedir la cedilla francesa para no decir bacán. Hemos de situarnos, pues, desde ese punto de vista para analizar estos autógrafos de otras épocas. Empecemos por el excelso de JORGE JUAN La claridad, la simplificación de las letras, sin el menor adorno superfluo, presentan al grafólogo, más al sabio que al marino conocidos son sus trabajos geodésicos, enlazados con su profesión, de la cual l CRISTÓBAL COLON En otros autógrafos escribía su patronímico así Xpo, seguido de ía palabra Ferens. a X, símbolo del nombre de Cristo; ferens, portador; es decir, Cristóforo (portador de Cristo Según la piadosa leyenda, San Cristóbal transportó al Niño Jesús, vadeando el rio) Lo que salta a la vista en este facsímil, creo que incluso ante los más profanos en graíología, es el aspecto original, curvo, de vigoroso relieve, estético, denso, de rápidas ligaduras, anormales en caligrafía. Dos rasgos, entre oblicuos y horizontales, defienden la firma arriba y abajo; no satisfecho con esta defensa, Colón acaba de encerrarla con un. rasgo casi vertical a la izquierda y otro horizontal a la derecha, lo que nos revela un carácter profundamente desconfiado, siempre a la defensiva. Por la espontánea y curva originalidad de las letras, se advierte que en ei temperamento intelectual del almirante predominaba, por encima de su rapidísima asimilación intelectual, el vuelo de una maravillosa imagi. nación. ¿No fueron ¡os geniales errores a que ésta je inducía una de las causas eficaces del descubrimiento geográfico más trascendental que han visto ni verán los siglos? El temperamento es emotivo y dado a la violencia. En donde cifra su orgullo supremo es en su cargo (las palabras el almirante son de mucho mayor calibre que las del texto) y ascienden ligeramente: ambición, ardor, dinamismo... La densidad de la escritura denota espíritu parsimonioso, que quizá raya en avaricia. MARQUES Di: LA ENSENADA Tampoco este facsímil es suficiente, pero sus pocas letras y sus rasgos son singularmente expresivos y compensan en parte la deficiencia, con su especial estructura y las grandes curvas de su rúbrica (se diría el IL- eño de la paleta de un pintor) En síntesis, se ve una viva y coloreada imaginación, pero a la cual la lógica tira de las vit- ndas para que no se desboque, gustos elegrinres y fastuosos, íntimo orgullo y una prudencia, a veces, rota por súbitos arrebatos de ira en que echaría a rodar escaleras abajo cosas y personas. MATILDE RAS p ee el rasgo de la intrepidez. Sólo la rúbrica es complicada: ningún científico finiiaría hoy así. pero era costumbre de su éj oca firmar con esos enmarañados signos notariales. de la Soviété de Grnplwlqoie de París (Reprod. V. Muro. FEDERICO GRAVINA Escritura en extremo tendida, como caballo que galopa, y de letras separadas: lo primero es el signo de una ardiente, de una apasionada sens büidad; lo segundo, de una fulgurante intuición. El héroe de Trafalgar rubrica con un zig zag rapidísimo, que termina en un arpón; rúbrica reveladora de iras centelleantes, consecuencia de su vehemente temperamento y de una tenacidad a toda prueba, que no. retrocede ni ante la visión de la muerte.